Un Análisis de la Prórroga de Dos Meses del Alto el Fuego en Yemen

Segundopaso - El enviado de la ONU en Yemen, Hans Grundberg, anunció el jueves (2 de junio) que las partes implicadas en el conflicto yemení habían acordado en los mismos términos extender el alto el fuego por otros dos meses.

Las Naciones Unidas anunciaron el 2 de abril la mediación para un alto fuego de dos meses en Yemen, país devastado por la guerra. Los términos del alto el fuego fueron los siguientes: Las dos partes detendrán cualquier operación militar ofensiva aérea, terrestre y marítima dentro de Yemen y más allá de sus fronteras. Los saudíes permitirán la entrada a los puertos de la ciudad yemení de Al-Hudaidah a 18 barcos que transportarán derivados del petróleo; también recibirán dos vuelos comerciales a la semana al aeropuerto de Saná y desde allí a Jordania y Egipto. Los vuelos hacia y desde el aeropuerto de Saná han sido prácticamente cancelados desde 2015, incluso para la salida de enfermos.

El alto al fuego comenzó a las 7 am del 2 de abril y como era de esperar fue violado repetidamente por la coalición de agresión saudita. Según fuentes yemeníes, la coalición saudí violó el alto el fuego más de 6.170 veces en 60 días, incluidos vuelos de espionaje y reconocimiento sobre las provincias de Ma'rib, Taiz, al-Jawf, Hajjah, Saada y al-Bayda. Otra señal de que Arabia Saudita no se toma en serio avanzar hacia el fin de las tensiones es la falta de implementación total de la cláusula relacionada con la reapertura del aeropuerto de Saná. Numerosos sabotajes de los saudíes en el transcurso de estos vuelos y en la aceptación de pasaportes emitidos por el Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, a pesar del acuerdo inicial y la reducción de vuelos a Jordania demostrandoque Arabia Saudí no tiene intención de compartir con Ansar al- Islam el futuro poder político y la legitimidad de Yemen.

Arabia Saudita a principios del mes, menos de una semana pasada después del anuncio de un alto el fuego en Yemen, el presidente Abd al-Mansour Hadi expulsó a su dimisión y partidario, que se había convertido en un obstáculo para los objetivos sauditas, y fue eliminado por un consejo presidencial de destacados líderes políticos y militares cercanos a Riad y Abu Dhabi. Este consejo está presidido por Rashad Mohammad Al-Alimi y está integrado por otras siete personas, quienes son: Sultan Al-Arada, Tariq Saleh, Aidarus Abdulaziz al-Zoubaidi, Abdul Rahman Abu Zara'a, Abdullah Al-Alimi, Osman Majli y Faraj Al Bahsani.

Al comienzo del anuncio de la transferencia de poder de Mansour Hadi al consejo, muchos analistas y observadores políticos reconocieron que Riad había formado este heterogéneo consejo presidencial en Yemen para buscar poner fin a los enfrentamientos entre las facciones internas yemeníes y poner fin a sus derrotas en la guerra de años en suelo de este país. Pero la ineficiencia del consejo presidencial cercano a Riad y Abu Dhabi en Yemen mostró su naturaleza en los primeros días. En su primera declaración oficial desde que prestó juramento, Rashad Muhammad al-Alimi decepcionó a millones de yemeníes que esperaban que la formación de un consejo presidencial supusiera un avance para su mala situación económica. En un comunicado,

Por otro lado, el grupo "Consejo de Transición del Sur" encabezado por Aidarus Abdulaziz al-Zoubaidi quien también es miembro del Consejo Presidencial, al principio expresó su oposición a algunas decisiones de Rashad Al-Alimi, Presidente del Consejo Presidencial, calificando estas decisiones individuales y unilaterales. El Consejo de Transición del Sur, afiliado a los Emiratos Árabes Unidos, ha puesto en alerta a sus fuerzas, rechazando la decisión del presidente del Consejo Presidencial de Yemen de nombrar a algunas personas. Aidarus Abdulaziz al-Zoubaidi, miembro del Consejo Presidencial designado por Arabia Saudita, en la ceremonia de juramento, quien leyó el texto del juramento a los demás miembros, se negó deliberadamente a mencionar las palabras "República" y "Unidad" de Yemen, que se mencionan en el texto del juramento, una cuestión que algunos ven como el preludio de la desintegración de Yemen. Más tarde, Al-Zubaidi llegó a pedir al Consejo de Transición del Sur que usara la bandera del grupo en lugar de la bandera de la República de Yemen.

Algunas fuentes de noticias también informaron el 29 de mayo que el batallón afiliado a la Brigada 107 y afiliado al Partido Reformista Yemení respaldado por Arabia Saudita se apartó de su posición en el campo petrolero Yannah Hunt por orden de la coalición saudí-emiratí, la " Sexta Brigada de Amalek" la ha logrado. Mientras tanto, las fuerzas de al-Amalqa en el sur de Yemen anunciaron recientemente que habían tomado el control de los principales campos petroleros en la provincia de Shabwa, que, según fuentes locales. La medida parece complementar el plan de los Emiratos Árabes Unidos para controlar el gasoducto de gas natural licuado,que se extiende desde la fase 18 de la fase petrolera conocida como fase Yannah Hunt en la ciudad de Asilan hasta el puerto de Belhaf en la costa del Mar Arábigo. Esta fase es para licuefacción y extracción de gas.

Con este cambio, los Emiratos Árabes Unidos se han apoderado del campo petrolero más grande de Yemen, ya que seguramente dominará la instalación de gas de Belhaf por octavo año consecutivo. Esto parece estar en línea con la determinación de los estadounidenses y británicos para reproducir gas natural licuado y exportarlo a los mercados europeos como parte de los esfuerzos para compensar el gas ruso. Mientras tanto, Arabia Saudita está utilizando el alto el fuego para aumentar sus exportaciones de petróleo y estabilizar y fortalecer sus fuerzas mercenarias en el sur y el este de Yemen. En oposición, el Consejo Político Supremo de Yemen, presidido por Mehdi al-Mashat, dijo en una declaración en apoyo de las demandas de paz: “La decisión de prorrogar el cese al fuego por un nuevo período está sujeta al cumplimiento de todas las obligaciones del período anterior al cese al fuego y la compensación por los daños y perjuicios que resulten del incumplimiento de sus disposiciones en materia de vuelos o buques que transportan combustibles”. Refiriéndose al saqueo de los recursos del país por parte de la coalición agresora saudí-emiratí y sus mercenarios, el Consejo Político Supremo de Yemen dijo: "Saná está dedicando sus esfuerzos a garantizar los derechos plenos y completos del pueblo yemení, y si no lo logra a través de la paz, se apoderará de los derechos del pueblo por la fuerza.”

Los acontecimientos actuales muestran que las condiciones fuera de Yemen determinan el destino del alto el fuego. Dado el aumento de los precios del petróleo y las restricciones a las exportaciones de petróleo ruso, el flujo de petróleo del Golfo Pérsico es más importante para Estados Unidos y Occidente. En este sentido se puede valorar la inminente visita del presidente estadounidense, Joe Biden, a Arabia Saudí y el acuerdo de los ministros de petróleo de la OPEP Plus de aumentar la producción diaria de petróleo en 648.000 barriles en julio y agosto.

Sobre la base del resultado del alto el fuego de dos meses en Yemen, se puede decir que la nueva estructura de poder en forma de Consejo Presidencial, a pesar de las diferencias fundamentales entre los miembros, ha creado una alta capacidad de convergencia entre los opositores de Ansarullah. La introducción de planes como la división de Yemen es otra señal de los objetivos destructivos y la falta de gravedad de los saudíes para crear una paz duradera en Yemen. En consecuencia, y dada la falta de cumplimiento real de las demandas de Ansarullah por parte de Arabia Saudita, parece que esta ronda de alto el fuego, como otras etapas anteriores durante la guerra de Yemen, no se destruirá en un proceso a largo plazo y permanente

Si bien las Naciones Unidas reconoce que se ha producido la mayor crisis humanitaria en Yemen, las organizaciones de derechos humanos han hecho la vista gorda ante la catástrofe yemení debido al movimiento de dinero saudí. Los occidentales y las instituciones internacionales tampoco tienen esperanza de resolver la crisis en Yemen, porque hasta ahora no han mostrado bondad ante este tema y siempre han perseguido sus propios intereses durante los últimos 7 años. El alto al fuego puede ser un paso para poner fin a la guerra o un paso para extenderla. Una solución para la paz y la estabilidad en Yemen, el establecimiento de un alto el fuego y el cese inmediato de los ataques militares extranjeros, el envío inmediato e ininterrumpido de ayuda humanitaria al pueblo yemení, la reanudación del diálogo nacional yemení dirigido por el pueblo con la participación de representantes de todos los partidos políticos y grupos sociales y la formación de un gobierno integral de unidad nacional yemení.

Código para noticias 2491

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 15 =