publicado el: 28 agosto 2022 - 00:39

¿Por qué las Chicas se Niegan a Casarse?

Las Razones Más Comunes por las que las Chicas no se Casan
¿Por qué las Chicas se Niegan a Casarse?

Segundopaso - Existen razones por las cuales los jóvenes, especialmente las chicas, retrasan y evitan casarse. Algunas chicas no se casan debido a ciertas características de su personalidad y a que prefieren permanecer solteras. En este artículo, se han investigado algunas de las causas de por qué las jóvenes rechazan el matrimonio.

- Contar con estándares insuperables

Las chicas que no quieren casarse a menudo es porque han establecido criterios casi insuperables a la hora de elegir a su cónyuge. Dichos criterios en la elección de un futuro cónyuge pueden ser la razón de dicha soledad, y por ello sus exigencias no deben ser ajenas a la lógica.

- Demasiado amor por el trabajo

Un problema evidente en las sociedades actuales es que las jóvenes están tan inmersas en las relaciones laborales que no pueden imaginarse en una vida emocional, o imaginar su futuro junto con una persona.

- Relacionarse con los amigos les es suficiente

Algunas chicas no viven ni un momento sin sus amigos, y en este caso, el matrimonio significa una limitación. Estas chicas tienen diferentes grupos de amigos a su alrededor y la soledad no tiene sentido para ellas.

- Les esperan mejores puestos

A veces las chicas solteras piensan que una respuesta positiva a una opción implica una respuesta negativa al resto de las opciones, y por ello no se conforman con tomar una decisión. Tal vez piensan que siempre se les presentarán mejores oportunidades y que se merecen más de lo que se les ha ofrecido hasta ahora.

- Educación continua en niveles superiores

Uno de los principales obstáculos que se interponen en el camino del matrimonio para muchos jóvenes es la continuación de la educación superior. El hecho de que este problema se haya convertido básicamente en un obstáculo para los estudiantes, lo hace digno de consideración. No obstante, es posible abordar este tema adecuadamente con un poco de planificación y pensando en una solución.

El matrimonio es una necesidad vital del hombre a distintos niveles: tanto en el aspecto emocional como moral, sicológico como físico, y la capacidad intelectual y emocional florece a la sombra del matrimonio. La posición social y la personalidad de una persona se forman del todo con el matrimonio. Además, el sentido de responsabilidad y la obligación social crece en el ser humano después de crear una familia y aceptar el rol de pareja.

Dicho lo anterior, no es prudente que una persona se prive de todos estos beneficios y los evite con distintas excusas.

- Ausencia del pretendiente deseado

Los jóvenes y las jóvenes, al inicio de la pubertad y cierto tiempo después de esa etapa, tanto por la fuerza del instinto como por su pensamiento sin formar, buscan más saciar saciar el instinto y menos formar una familia y convivir, por ello rara vez piensan en las características de la otra parte.

Gradualmente, a medida que se alejan de la edad de la pubertad y se fortalecen las facultades mentales e intelectuales, tales cuestiones, junto con la respuesta a la necesidad sexual, comienzan a formar parte de los cálculos y la previsión humana. Cuanto más transcurren los años, este tema pasa a ocupar aún más la mente y el pensamiento.

También puede leer:  Revalorizar la Maternidad, Más Allá de los “Derechos”

Pero a veces, en edades más avanzadas, este asunto llega al borde de la obsesión, y poco a poco aspectos insignificantes pasan a ocupar un lugar esencial y, como resultado, conseguir un compañero de vida adecuado se convierte en un deseo inalcanzable o difícil de encontrar. Después del declive del instinto, la desaparición de las emociones y sentimientos juveniles puros, se siente una sensación de fracaso y depresión, y el tema de casarse se convierte en un deseo inalcanzable.

Cabe señalar que ninguna persona está exenta de defectos. El arte de vivir no consiste en que el marido y la mujer sean parecidos, que compartan la misma visión en todos los aspectos, al contrario, el arte de vivir consiste en aceptar con amor y solidaridad los defectos y las deficiencias de la otra parte.

Código para noticias 2704

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 5 =