publicado el: 29 noviembre 2022 - 04:50

Pablo Milanés: Versos para amar

AUTORA: JESSICA PERNÍA. ILUSTRACIÓN: ETTEN CARVALLO
Pablo Milanés: Versos para amar

Segundo Paso para Nuestra América.- Pablo Milanés resuena para toda la América Latina. Una América que lamenta su pérdida, pero que agradece su obra y su canto. Con la palabra, el son y la trova que fueron las armas empuñadas durante décadas por el Movimiento de la Nueva Trova, por Pablo como uno de sus mayores representantes y que sirvió --y sirve-- para denunciar las injusticias, para apostar por  la transformación, para reivindicar el amor profundo por la canción necesaria, las artes y la cultura nuestra americanas, Pablo vivirá por siempre en la memoria caribeña y la palabra hispanoamericana.

Mi verso es como un puñal

Que, por el puño, echa flor.

Mi verso es un surtidor

Que da un agua de coral.

El legado de la música cubana al acervo cultural de la humanidad es incalculable. La fusión de ritmos y expresiones producto de su devenir histórico, social, político y cultural trasciende las fronteras y es la base de muchos fenómenos musicales alrededor de Nuestramérica.

A inicios de la mítica década del 60 en Cuba, un joven recorría con su voz y guitarra barrios y calles llevando la canción cubana a otras aspiraciones armónicas. El feeling en su voz se derramaba como una cascada sonora, mientras el son en la guitarra remembraba compases de trova.

Pablo Milanés, nacido el 24 de febrero de 1943 en Bayamo, Cuba, contó con la fortaleza materna para garantizar sus estudios en la Habana. Hijo de un soldado y una modista (Ángel Milanés y Conchita Arias), recibió una formación musical en conservatorios de música, así como en letras, lo que fortaleció su talento innato.

Acompañando en un principio al acontecimiento revolucionario del siglo XX en Nuestramérica, la Revolución Cubana, entremezclando el bolero, el son, el jazz, el rock y la trova, la palabra transformadora y la belleza del romance, se fundieron en la labor de la Nueva Trova Cubana, un movimiento determinante en el espectro musical del continente, que insufló de épica y amor la lucha por otro mundo posible.

El afro característico de los sesenta y su apariencia desgarbada, contenían una de los más grandes talentos nacidos en la isla. Su compromiso como cubano se manifestó siempre, pese a las críticas de los últimos años acerca de la dirección de la revolución cubana.

La influencia del Primer Encuentro Internacional de la Canción de Protesta llevado a cabo en Varadero en 1967, estimuló su verbo para enarbolar banderas políticas desde el canto. Ya en el año 68 realiza su primer concierto con Silvio Rodríguez en la Casa de las Américas.

Esta experiencia sería la que daría forma el Movimiento Popular de la Canción Latinoamericana en 1972 y la creación de la mencionada Nueva Trova. En ese encuentro compartiría con representantes y exponentes de la cultura y música de otros países, en los que encontraba coincidencias de perspectiva política, entre ellos: Violeta Parra, Mercedes Sosa, Daniel Viglietti, Chico Buarque, Simone, Vinícius de Moraes, Milton Nascimento, Víctor Jara entre otros que acudieron al llamado de la Casa de las Américas.

Junto a Silvio Rodríguez, Noel Nicola, Amaury Gutiérrez, Vicente Feliú, y otros muchos representantes de la canción popular cubana y nuestroamericana, influenciaron por más de tres décadas los caminos del canto, de la creación y de la protesta en cada país de la región.

El alcance de su obra se traduce en mas de 40 discos como solista, entre los que destacan: Versos sencillos de José Martí, Carta a Nicolás Guillén, La vida no vale nada No me pidas, El guerrero, Aniversarios, Nueva visión, con Emiliano Salvador, El pregón de las flores, con Lilia Vera, Filin 1, Yo me quedo, Años 1, con Luis Peña, Ao vivo no Brasil (en vivo en Brasil), Querido Pablo, Comienzo y final de una verde mañana, Años 2, con Luis Peña y Cotán Buenos días, América, Trovadores, con Armando Garzón, Proposiciones, Filin 2, Filin 3, Identidad, Canto de la abuela, Filin 4, Filin 5, Años 3 con Luis Peña, Cotán y Compay Segundo, Canta boleros en Tropicana, Evolución. También existen múltiples colaboraciones con reconocidos músicos nuestroamericanos y contribuciones al cine.

Pablo Milanés resuena para toda la América Latina. Una América que lamenta su pérdida, pero que agradece su obra y su canto. Con la palabra, el son y la trova que fueron las armas empuñadas durante décadas por el Movimiento de la Nueva Trova, por Pablo como uno de sus mayores representantes y que sirvió --y sirve-- para denunciar las injusticias, para apostar por la transformación, para reivindicar el amor profundo por la canción necesaria, las artes y la cultura nuestra americanas, Pablo vivirá por siempre en la memoria caribeña y la palabra hispanoamericana.

Código para noticias 2845

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
6 + 7 =