Diálogo de Moisés con Dios. Parte I

Islam al día - Leer las historias de naciones anteriores siempre es instructivo para nosotros. El Corán, nuestro libro divino, a veces nos ha traído nuevos puntos usando la historia de naciones pasadas. Leer estas historias puede cambiar nuestras vidas. En este episodio, leemos la primera parte de la historia de un hombre que fue capaz de cambiar el mundo...

Fue un día difícil. Nunca había visto a mi hermano tan enojado. Estaba tan molesto que se desquitó conmigo. Me agarró de la barba, la tiraba y gritaba. Tenía derecho a reaccionar así… Aunque por supuesto, yo era inocente. Después de todo ese esfuerzo y sufrimiento que atravesamos… cometieron un grave error contra él. Es muy difícil para una persona, esforzarse toda su vida y ver al final, que todo se ha ido. Todas esas conspiraciones y hostilidad de las fuerzas gubernamentales no fueron suficientes, pero esta vez sus aliados lo hirieron.

Desde que tengo uso de razón trató de liberar a su pueblo de la opresión de los tiranos y gente arrogante. Quienes hoy lo enojaron tanto fueron las personas que vivían bajo la opresión de un faraón violento y sanguinario. Fue mi hermano quien los despertó y los guio.

La historia de nosotros y esta gente malagradecida se remonta a un pasado lejano.

Vivíamos en Egipto. El gobernante de esa nación era una persona cruel, absolutista y arrogante que oprimía a todos, especialmente a nosotros. Se consideraba dueño del mundo y esperaba que todos lo sirvieran como esclavos. La grandeza del país y su gran poder lo habían embriagado. Incluso se atrevió a llamarse “Señor”. La gente se engaña a veces. Nuestro gobernador se había estado ahogando en sus delirios durante mucho tiempo.

Era realmente brutal y tiránico. En su tiempo, algunos profetas le dijeron que nacería un niño de los Hijos de Israel que acabará con su gobierno. Él, que estaba enamorado de su poder y de su realeza sofocaba cualquier movimiento en su contra y ordenó que todo Hijo de Israel que naciera fuera asesinado inmediatamente. Incluso había puesto oficiales en los barrios para que impidiera el nacimiento de los niños.

Fue en esta situación que nació mi hermano. Curiosamente, mientras mi madre estaba embarazada de él, no mostró ningún signo de embarazo. Yo era pequeño en ese momento y no entendía el secreto de este extraño evento.

Cuando nació mi hermano, por un tiempo, mi madre lo escondió de los ojos de todos con dificultad y ansiedad, para que los oficiales no lo mataran. Pero después de un tiempo, uno de los funcionarios del gobierno escuchó el llanto de mi hermano y notó su existencia. Entró a la casa y nos miró con el ceño fruncido y enfadado. Cuando retiró la ropa que cubría a mi hermano, de repente su ceño se convirtió en una sonrisa y su aspereza se convirtió en suavidad. El corazón de mi hermano atrapó al oficial. Le dijo a mi madre, que no podía matar a este niño. De todos modos, ella tenía que sacarlo de ahí.

Fue muy duro para mi madre separarse de ese hermoso bebé. Ese oficial solo nos dio unas pocas horas. En esos momentos difíciles y dolorosos, llenos de dudas, aprensiones, ansiedad e ira, fue más difícil que nunca tomar una decisión. Mientras tanto, se le inspiró a mi madre que deje a su hijo en el río… Fue muy extraño. Después de eso, la angustia de mi madre disminuyó y con confianza envolvió a mi hermano y lo puso en una canasta y le dijo a Dios: “Te lo encomiendo”. Más tarde, mi madre me dijo que en ese momento fue como si una voz le dijera: "Te devolveremos a tu hijo. No te preocupes".

Tiró la canasta al río y el agua se la llevó. Mi hermana Shima echó a correr por la orilla para seguir la caja lo más lejos que pudiera. Mi madre le dijo que volviera, pero Shima siguió corriendo. Nos abrazamos y lloramos mucho.

Después de unas horas, mi hermana regresó presa del pánico. La noticia que trajo fue terrible. El río se había llevado la canasta al interior del palacio del gobernante. Para salvar la vida de nuestro bebé, lo dejamos en el río; ¡pero acabó en la boca del lobo sediento de sangre! Mi madre se desmayó después de escuchar esta noticia. Sufrimos esa noche. Nunca olvidaré la tristeza que se apoderó de nuestros corazones.

Unos días después, mi hermana llegó a casa emocionada. Gritó: "Madre, madre, Moisés está vivo". Mi madre estaba sorprendida. Mi hermana contó: "Hoy uno de mis amigos, que sirve en la corte y es uno de los sirvientes de la esposa del gobernante, pidió una niñera. Dijo que la dama adoptó recientemente un bebé, pero este no mama del pecho de ninguna mujer. Ahora ella está buscando una buena niñera”. Le pregunté quién le dio este bebé y respondió que el río. Hace unos días, cuando el gobernante y su esposa caminaban por el río, vieron una caja que se movía sobre el agua. Por curiosidad, la detuvieron y vieron que había un hermoso bebé. La esposa le pidió quedarse con ese bebé, para criarlo.

Mi hermana también dijo: "Cuando me di cuenta de que este recién nacido era nuestro bebé, me llené de alegría, pero no expresé nada y pregunté, ¿no hay una ley que dice que ningún bebé varón debe sobrevivir? Ese sirviente había dicho que escuchó que el rey, al principio estaba en contra de esto y dijo que deberían matarlo para que el reino no sufriera ningún daño. En ese momento la señora le dijo que lo criaría a su lado y lo haría de tal manera que sea uno de sus admiradores y amigos y no su enemigo. Quienquiera que sea, estaría bajo su entrenamiento. Y finalmente el rey accedió a que lo criara".

Mi madre se quedó sin palabras de la emoción. Ambos fueron juntos al palacio para que pudiera convertirse en la niñera de su propio hijo. Moisés, que nunca había sido amamantado por ninguna mujer, se aferró al pecho de su madre después de unos días de hambre y bebió hasta saciarse. Y se decidió que, de ahora en adelante, mi madre iría al palacio todos los días y amamantaría a quien era nuestro querido bebé.

Cuando llegó a casa, dijo: "Mira, hijo mío. Cuando Dios quiere hacer algo, ¡incluso el gobernante con todo ese poder no lo puede detener!"

Mi hermano creció en el palacio del Faraón. Comprendió con su piel y carne la opresión y dominación del sistema autocrático y sultanato de Egipto. Vio los asesinatos, los derramamientos de sangre, la violación de los derechos de los desposeídos y los pobres, y sintió todo el abuso de quienes estaban en el poder.

Un día, los agentes de la autocracia del faraón atacaron a un anciano con discapacidad para arrestarlo. Irónicamente, mi hermano vio la escena y se apresuró a ayudar al viejo. Al principio intentó separarlos, pero al ver la insistencia de los oficiales, se involucró. En medio de la pelea, sin querer le dio un puñetazo al oficial y murió.

Después de este incidente, se emitió una orden para arrestar a mi hermano. Para escapar de esta sentencia, decidió mudarse a Madyan, una ciudad entre Arabia y Egipto. Fue muy difícil para nosotros despedirnos de él, pero no tuvimos más remedio que orar para que se mantuviera sano y no lo mataran.

Mi hermano luego nos dijo que cuando entró a Madyan, se encontró con dos jóvenes que estaban tratando de sacar agua de un pozo y ningún hombre las ayudaba. Él que era muy fuerte, rápidamente se apresuró a ayudarlas y llevó los cubos de agua a la casa de su anciano padre.

El anciano era Shu’aib, el Profeta de Dios. Lo que lo atrajo de mi hermano fue su modestia y valentía. Cuando llevaba los cubos de agua a la casa de Shu’aib, las jóvenes avanzaron y el viento movió sus ropas y expuso sus cuerpos. Por su castidad, mi hermano les dijo que caminaran detrás de él y mostraran el camino solo cuando fuera necesario

Shu’aib casó a su hija mayor, Safura, con mi hermano, pero le pidió que viviera en Madyan durante diez años. Al cabo de este tiempo, consiguió permiso del señor Shu’aib para volver a Egipto y a nuestros brazos. Mi hermano y su familia dejaron la ciudad para venir a nosotros.

Cuando Moisés regresó, se perdió y no sabía en qué dirección ir. En el ambiente oscuro, estaba confundido sobre qué hacer. Al mismo tiempo, vio fuego en la distancia. Le dijo a su familia: “Quédense aquí, veo fuego a lo lejos. Me acercaré para preguntar el camino y preparar un fuego para calentarnos”.

Cuando se acercó, escuchó la llamada espiritual que dijo: "¡Moisés! Yo soy tu Señor, por lo tanto, por cortesía y humildad, quítate los zapatos, porque ahora estás caminando en la tierra pura y santa, ¡oh Moisés! te elegí para ser profeta y mensajero, y escucha lo que te revelo, en verdad Yo soy Dios y no hay Dios sino Yo, adórame y ora en memoria mía..."

El miedo y la ansiedad llenaron su existencia y su lengua estaba atada.

Volvió la llamada: "Oh Moisés, ¿qué tienes en tu mano derecha?" Mi hermano dijo: "Es mi bastón en el que me apoyo y lo uso para cortar las hojas de los árboles para mis ovejas".

La voz dijo: “¡Oh Moisés! Tíralo al suelo". Entonces lo hizo. Mi hermano contó que cuando dejó caer el bastón, de repente se convirtió en otro ser. Estaba muy asustado. En ese momento se le dijo: "¡Oh Moisés! Tómalo y no tengas miedo. Lo devolveremos a su forma original”. Cuando lo sostuvo en su mano, según la promesa de Dios, la criatura se había convertido en un bastón.

Entonces el Señor le asignó una misión a mi hermano y le dijo: “Ve hacia el Faraón con este milagro y transmítele mi mensaje y dile que ha sobrepasado sus límites en su rebelión contra Dios y búsqueda de poder. Si no se arrepiente y deja de oprimir a su pueblo, lo aplastaré”.

Mi hermano le respondió "¡Señor! Maté a uno de ellos hace mucho tiempo, tengo miedo de que me maten". Luego le pidió a Dios que hiciera esto con mi ayuda, ya que mi literatura y arte de expresión eran mejores que él. El Todopoderoso también dio permiso para esto y dijo: “Fortaleceremos tus pasos con la ayuda de tu hermano Aarón y te ayudaremos en esta misión. No te preocupes, no te harán daño, y definitivamente ganarás".

De esta manera, mi hermano alcanzó la posición de Profeta de Dios y recibió su primer Mensaje en esa noche oscura, en esa tierra santa y habló con Dios Todopoderoso, por eso mi hermano se hizo conocido como "Kalim Allah" o el conversador con Dios.

En esa noche, se le asignó invitar al faraón, el rey opresor y arrogante de Egipto, al monoteísmo, la piedad, la justicia y la bondad con su pueblo. Con este propósito, se movilizó más decididamente hacia Egipto....

Código para noticias 3085

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 1 =