Irán: La Resistencia es su norte

SegundoPaso ConoSur- En el plano interno es evidente que la República Islámica de Irán está sometida a una política agresiva destinada a mermar su economía, desestabilizar sus instituciones, atacar sus instalaciones de defensa esenciales, generar una matriz narrativa contrarrevolucionaria. Todo ello exige una actitud, una conducta y una guía aún de mayor profundización de los valores que anima a esta revolución triunfante desde el año 1979. Y en ese camino, que duda, específicamente un Irán sometido a una política de máxima presión, desde el momento mismo el triunfo revolucionario se han tenido que hacer enormes esfuerzos para mantener en alto al país bajo el marco general de resistencia sin dejar de lado la necesidad de desarrollo.

La República Islámica de Irán sigue haciendo frente a las sanciones de Washington y los suyos, que según palabras del líder religioso Seyed Ali Jamenei pretende tomar a Irán como rehén y someterlo a sus designios.

Irán con relación a esos objetivos que lo enfrenta a los poderes hegemónicos desde el año 1979 cuando triunfa la revolución islámica demuestra una enorme resiliencia, capaz de superar los más difíciles trances, pensar y actuar con visión de futuro, ya sea a través de un férrea defensa de su soberanía, el desarrollo productivo a pesar de sanciones y bloqueos y sobre todo ampliando su abanico de relaciones como lo demuestra su incorporación a los BRICS a partir del 1 de enero del año 2024, como también la búsqueda de relaciones amistosas con rivales regionales, como es el caso de Arabia saudí con mediación de la república Popular de China. Una disputa posible de solucionar y que lo único que genera es hacerle el juego a Estados Unidos, la OTAN y regímenes como el nacionalsionista.

Irán ha dado muestras al mundo de una enorme capacidad d manejo político en sus dificultades internas y sobre todo una clara estrategia disuasoria en ocasiones, propositiva en otras y colaborativa en más en el plano de su política exterior. Su acercamiento con la monarquía saudí es un claro ejemplo que pueden ser muchas las diferencias con este régimen aliado de occidente, con bases militares extranjeras en su territorio, pero lo que significa el Golfo Pérsico, la necesidad de defender esta zona por la importancia geopolítica que tienen, implica avanzar en relaciones con aquellos que son estados ribereños y que lo serán permanentemente. Es una muestra de pragmatismo y principios en una combinación perfecta.

Seyed Ali Jamenei destacó en la reunión con las principales figuras del gobierno que “La política del actual gobierno de la República Islámica consistente en solventar disputas con los vecinos y establecer lazos numerosos y diversos con distintos países y continentes, incluidos Sudamérica, Asia Oriental y África, es una política muy positiva y acertada…La adhesión en poco tiempo a dos importantes pactos internacionales – BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghái - es un éxito positivo que refleja la situación de nuestro país, que hace que los fundadores de esos pactos deseen, en algunos casos con vehemencia, que Irán forme parte de ellos” (1)

En el plano de los BRICS la incorporación de Irán a este grupo de países –junto a Emiratos árabes Unidos, Arabia saudí, Argentina, Etiopia y Egipto representa un clarísimo y enorme avance en materia de la ampliación de la política multilateral, junto a los miembros fundadores de esta agrupación – Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica – que representan hoy el 37% del PIB mundial, superando incluso al libremercadista G7 y con un 46% d ela población mundial. Agreguemos esos factores económicos y demográficos, el potencial militar de un grupo de e países que son capaces de enfrentar no sólo el poderío militar de Estados Unidos sino también a sus socios Otanistas. La incorporación de Irán al BRICS es una bofetada al imperio, un puntapié bien dado a quienes han tratado de aislar a la nación persa y eso demuestra astucia, capacidad, liderazgo y sobre todo voluntad de triunfo.

En un encuentro con el Gabinete del presidente Ebrahim Raisi, Seyed Ali Jamenei explicitó la necesidad que el gobierno iraní se enfoque en dar satisfacción a aquellos puntos relevantes para el desarrollo del país y las necesidades de su sociedad. Enfocarse en el crecimiento, bajar los niveles de inflación, estar atento al tipo de cambio – con un dólar que bien sabemos es un arma, un instrumento de guerra de Estados Unidos – Ello en el marco de constantes menazas a las que está sometida Irán bajo una política de máxima presión. Es evidente que los elementos externos: dolarización de la economía, imposición del sistema financiero Swift, la política de sanciones, embargos y bloqueos que suele usar occidente, tienen enormes consecuencias sobre nuestros pueblos cuando atentan contra nuestro desarrollo, nuestra economía nuestros bienes exportables, cundo tratan de desestabilizarnos y nos atacan. Todos esos elementos aglutinados hoy en lo que se llaman las guerras hibridas que combinan guerra clásica, irregular, atentados, guerra electrónica, sabotajes, manejo manipulador y desinformativo, son elementos que hay que tener en cuenta y combatir.

En el plano interno es evidente que la República Islámica de Irán está sometida a una política agresiva destinada a mermar su economía, desestabilizar sus instituciones, atacar sus instalaciones de defensa esenciales, generar una matriz narrativa contrarrevolucionaria. Todo ello exige una actitud, una conducta y una guía aún de mayor profundización de los valores que anima a esta revolución triunfante desde el año 1979. Y en ese camino, que duda, específicamente un Irán sometido a una política de máxima presión, desde el momento mismo el triunfo revolucionario se han tenido que hacer enormes esfuerzos para mantener en alto al país bajo el marco general de resistencia sin dejar de lado la necesidad de desarrollo.

Y en ello qué duda cabe en Irán que sus hombres, mujeres, sus jóvenes son parte innegable de esta resistencia. Que soporta sanciones, bloqueos, embargos, que al decir del propio Seyed Ali Jamenei requiere un trabajo de neutralización y ahí están los elementos internos, en el plano militar que es la defensa de su soberanía, en el plano de la producción que es mantener los niveles y aumentar el trabajo productivo que rinda divisas al país y sobre todo establecer políticas concretas que bajen la inflación que es un cáncer que afecta el acceso a los bienes básicos de la población. Es un arma muy peligrosa y se debe combatir de tal manera de disminuir las brechas económicas, sociales que permita estabilizar una economía fluctuante en el aspecto del mercado. Reducir la influencia del tipo de cambio teniendo presente el arma arrojadiza que significa el dólar. Irán está en una batalla permanente por su desarrollo y sin duda vencerá.

Pablo Jofré Leal

Articulo para SegundoPaso ConoSur

Permitida su reproducción citando la fuente.

  1. https://es.irna.ir/news/85215508/La-pol%C3%ADtica-de-establecer-lazos-con-pa%C3%ADses-de-Sudam%C3%A9rica-es
Código para noticias 3186

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 1 =