publicado el: 11 septiembre 2023 - 02:26
Bolivia: El MAS IPSP es mucho más que Evo Morales y probablemente sea mucho más que Luis Arce

Segundo Paso para Nuestra América.- La situación política en Bolivia después del rescate del hilo democrático y el triunfo del MAS IPSP sobre la dictadura de Jeanine Áñez, ha experimentado avances importantes tras una re composición institucional y social, pero al mismo tiempo, ha experimentado algunos altibajos en materia política, fundamentalmente, en torno al partido de gobierno. El conflicto político entre los liderazgos del MAS IPSP ha generado una polémica que ha servido de insumo para la mediática derechista, así como ha preocupado legítimamente a sus seguidores y a la izquierda regional. En esta entrevista a Marcelo Arequipa, doctor en Ciencias Políticas de la UAM de Madrid y docente de la Universidad Mayor de San Andrés en Bolivia, se analiza este conflicto como estrictamente coyuntural y no estructural, puesto que el profesor expone que luego de las elecciones del año 2020, el Movimiento al Socialismo es mucho más que Evo Morales y probablemente sea mucho más que Luis Arce.

Jessica Pernía por la Fundación Nuestra América Segundo Paso: ¿Cómo evalúa el panorama político boliviano luego del rescate del hilo democrático y el triunfo del MAS IPSP sobre la dictadura de Jeanine Áñez?

Marcelo Arequipa, Doctor en Ciencias Políticas: Se han hecho, como sociedad, grandes esfuerzos para que el hilo democrático que se ha retomado en Bolivia no vuelva a virar hacia esa ruptura o elementos socio políticos que derivaron en aquel golpe de Estado que hemos vivido en el año 2019. Y en este sentido, creo que en el imaginario de la gente, del común boliviano hoy día, está instalada, sin duda, la vocación democrática de que no podemos retornar a la violencia social, a la fractura de la institucionalidad y los principios democráticos que en ese momento vivimos como sociedad.

JP: Luego del triunfo del año 2020, se ha hecho cada vez más evidente un conflicto político entre la fracción del presidente Luis Arce y la fracción del ex presidente Evo Morales dentro del MAS IPSP, principal partido de la izquierda boliviana ¿Qué esta sucediendo en este sentido? ¿Cuál es el origen de este conflicto?

MA: El problema que hoy día se vive en la interna del Movimiento al Socialismo es un asunto fundamentalmente anclado en los liderazgos. No es una disputa que uno identifique como una discusión político-ideológica, es decir, de principios o del propio programa de acción del MAS IPSP. No tiene que ver con ese componente, sino más bien, creo que tiene que ver con un componente más en político-electoral.

Y en esa medida, la disputa está concentrada en la cúspide, es decir, en los liderazgos más fuertes dentro del Movimiento al Socialismo. No es una disputa que vaya, creo yo, a desencadenar en una explosión de lo que significa el movimiento como organización política, pero sí es un cisma importante que todavía tiene que recomponerse y que probablemente tiene mucho que ver con lo que pasó en 2019 en Bolivia, las debilidades y obstáculos de la dirigencia dentro del MAS IPSP; y con el hecho de cómo se recompone entonces, de ahora en adelante, la correlación de fuerzas dentro de este partido político.

JP: Las elecciones presidenciales se proyectan para el año 2025, y parece ser parte de las causas del conflicto entre sectores izquierdistas, sin embargo, esta división podría ser fatal para el objetivo de sostenerse a la izquierda en el poder ¿Cómo afecta al electorado y a los seguidores del MAS IPSP y del gobierno?

MA: Lo identifico más como un hecho que por ahora, digamos, es estrictamente coyuntural y no estructural, es decir, no es estructural en la base misma del MAS.

En la medida en que se pueda reconducir una decisión y unos acuerdos por la vía interna —y a través del diálogo— de lo que significa el MAS, y esto es muy importante, este asunto se pueda dilucidar.

Entonces, la verdad es que no creo que eso signifique un factor de quiebre o de desaparición del MAS, porque si hay algo que está claramente demostrado, es el hecho de que después de la elección del 2020, el Movimiento al Socialismo es mucho más que un liderazgo en específico, es decir, es mucho más que Evo Morales y probablemente sea mucho más que Luis Arce, también.

JP: Existe la posibilidad de que el Tribunal Electoral de Bolivia deba resolver el problema de la división del instrumento, si no se resuelve por vía de un congreso único y unas elecciones internas, entonces ¿Qué consecuencias tendría para la izquierda y para las elecciones del 2025? ¿Considera que otras fuerzas políticas podrían beneficiarse de la división del MAS?

MA: No creo, la verdad, porque la disputa dentro del MAS, en definitiva, no está en el Tribunal Supremo Electoral o en algún órgano del Estado Plurinacional de Bolivia. La disputa final está en la calle, en las organizaciones sociales que finalmente son las que componen el MAS.

JP: ¿Cómo cree que la situación política en Bolivia y la posible división del MAS IPSP podrían afectar la nueva oleada progresista en América Latina y la consolidación de una alternativa política a la derecha en la región? ¿Considera que Bolivia sigue siendo un actor geopolítico clave en este contexto? ¿Por qué?

MA: Creo que es muy importante el papel de Bolivia como actor geopolítico, porque sin duda los ojos de la región, o de alguna forma, digamos, el continente, en lo que significa la izquierda, están puestos en lo que pasa en Bolivia.

No es un factor menor, es algo determinante, es muy importante, igual que el retorno de Lula Da Silva al poder en Brasil. Entonces creo que eso, lo que suceda, puede terminar contagiando en la región, contagiar a lo que vaya a ocurrir en las fuerzas progresistas de izquierda en relación al futuro del Movimiento Socialismo, y lo que se vaya a definir como parte de lo que significa su propio futuro.

Código para noticias 3191

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 2 =