publicado el: 20 febrero 2020 - 15:27
LA MEZQUITA

En la actualidad, pocos países del mundo son los que no cuenten con una mezquita. En otras palabras, en cualquier país donde viva una comunidad de musulmanes (aunque pequeña) es muy factible que haya una o varias mezquitas.

Dado que el islam como modelo completo de vida en todos los campos políticos, culturales, sociales e individuales tiene un tipo de interacción y comunicación, la mezquita a lo largo de la historia del islam no sólo ha sido un lugar de culto, sino también ha sido considerada un punto central para los movimientos sociales de los musulmanes. En el islam los ritos religiosos más importantes, o se realizan o es más virtuoso realizarlos en forma colectiva y en un lugar específico.

La mezquita –como centro de reunión de la comunidad musulmana– siempre ha tenido una importancia y ha ocupado una posición especial. En la época del Profeta Muhammad (la Paz y las Bendiciones sean con él y su bendita familia), la mezquita era tanto lugar de culto para los musulmanes, como lugar para consultar y conversar, así como lugar para adquirir conocimientos. Entonces la oración –como pilar de la religión– y la mezquita –como lugar donde se instituye la oración– cuentan con una importancia insustituible.

Repetidas veces hemos escuchado de las palabras de los Infalibles lo aconsejable de asistir a la mezquita. Entre las recomendaciones del Mensajero de Dios fue la que hizo a Abu Zar: “¡Oh, Abu Zar!, benditos sean los dueños de las banderas el Día del Juicio, sosteniendo sus banderas con las manos se adelantan a la gente para entrar al Paraíso, ¡sé consciente que ellos son quienes se rebasan unos a otros en las madrugadas para entrar en las mezquitas”.

Entre las mezquitas «Masyid al-Haram» (la Mezquita Sagrada) en La Meca (Arabia Saudita) es la más grande y sagrada del mundo islámico, es ahí donde se encuentra ubicada la Kaaba y es la qiblah (dirección para orar) de los musulmanes. Además de los preceptos generales de las mezquitas, esta mezquita también cuenta con preceptos y leyes religiosas especiales.

La segunda mezquita sagrada del mundo islámico es «Masyid an-Nabi» (la Mezquita del Profeta), ubicada en la ciudad de Medina (Arabia Saudita). Esta mezquita fue construida el primer año después de la hégira por el mismo Mensajero del Islam con la ayuda de los inmigrantes y los Ansar durante los primeros días después de haber llegado a Medina. La tumba del Profeta del Islam, que se encontraba ubicada en su casa, después del desarrollo de la mezquita quedó dentro de ésta.

La tercera mezquita sagrada del mundo es «Masyid al-Aqsa» (Mezquita Más Lejana), se encuentra en Palestina. La mezquita de al-Aqsa ha sido mencionada en el Sagrado Corán en el primer verso de la Surah al-Isra', que se refiere a la Ascensión y al Viaje Nocturno del Profeta del Islam desde la Mezquita Sagrada hasta la Mezquita al-Aqsa.

Las estadísticas obtenidas hasta 2016 sobre el número de mezquitas muestra que hay alrededor de 4 millones de mezquitas en el mundo, pero algunas estadísticas han considerado este número entre 3 millones 600 mil y 3 millones 850 mil. Por supuesto, la expansión de las mezquitas en el mundo varía en los diversos países.

El incremento del número de mezquitas es también una noticia actual que se escucha de vez en cuando de aquí y allá. Como ejemplo, únicamente en los Estados Unidos de América el número de mezquitas y esto en una década incrementó un 74 por ciento. En 2001 en los Estados Unidos tan solo 1209 mezquitas fueron registradas mientras que en 2011 este número incrementó a 2 mil 106 mezquitas.

Las mezquitas, además de sus aspectos espirituales, devocionales y su importancia social, también han representado la historia, la cultura, el arte y la civilización de diferentes naciones. En cada país, pueden encontrarse una variedad de mezquitas con una arquitectura exclusiva, artes llamativas y deslumbrantes, que algunas de éstas cuentan con fama mundial y no sólo los musulmanes, sino que los no-musulmanes son atraídos para visitarlas.

La Mezquita Imam de Isfahán, la Mezquita del Sheij Lotf Alah de Isfahán, la Mezquita Nasir-ol-Molk o Mezquita Rosa de Shiraz, la Mezquita Shah Cheragh de Shiraz, la Gran Mezquita de Yazd, todas éstas en Irán, la Mezquita Rosa en las Filipinas, la Mezquita Santa Sofía en Turquía, Mezquita Putra en Malasia y otras, son también mezquitas que por su bella arquitectura y arte maravillosa acogen a turistas de diferentes países cada año.

Además, los santuarios de los Imames, así como de los hijos y descendientes de los Imames a menudo son construidos en forma de mezquitas y estos lugares además de ser santuarios que visitan los adeptos de Ahlul Bayit (la Paz y las Bendiciones sean con todos ellos), son considerados mezquitas muy bellas y repletas de un sentido de espiritualidad.

Entre las mezquitas más magníficas se encuentran los saltuarios sagrados del Imam Ali (la Paz sea con él) en Nayaf, del Imam Reza (la Paz sea con él) en Mashhad, del Imam Husain y Hazrat Abbas (la Paz sea con ellos dos) en Karbala y la honorable Masuma (la Paz sea con ella) en Qom, que además del aspecto espiritual de mezquita, también son santuarios de los Infalibles Imames los cuales albergan cada año a millones de peregrinos de ciudades y países lejanos y cercanos.

La “Mezquita del Bazar”, es el nombre que dan a las mezquitas construidas dentro de los bazares para el acceso rápido de los vendedores y compradores a las oraciones colectivas. Estas mezquitas también son muy concurridas en ocasiones religiosas como en el mes de Muharram.

Las mezquitas suelen constar de varias partes: el patio, el “Sahn” o patio de la mezquita donde se acostumbra celebrarse el culto, las ceremonias religiosas, los programas educativos y las conferencias; y el nicho. Las mezquitas en estos tiempos se utilizan para diversos eventos. En la actualidad además de las actividades religiosas, incluso los niños y adolescentes realizan sus actividades científicas y educativas en las mezquitas. Un ejemplo del desarrollo de las mezquitas es la existencia de una clínica, un centro educativo, un centro cultural e incluso un gran centro de productos alimenticios y una cocina para brindar servicios a la gente, es un modelo completo de lo que ha creado una mezquita dentro del movimiento social de los musulmanes.

Existen numerosas narraciones respecto a la importancia y virtudes de la práctica de la oración colectiva en la mezquita; como ejemplo, el Mensajero del Islam en un largo sermón dijo: “Aquél que asista a una de las mezquitas de Dios, por cada paso que da hasta el momento que regrese a su casa se le otorgan diez actos buenos y le son borrados diez pecados, y su nivel sube diez grados más”. (Zavab al-Amal, p.259)

Así también el Imam Ali (P) dijo: “Quien frecuente la mezquita alcanzará una de estas ocho cosas: un hermano creyente que lo beneficie por complacer a Dios; conocimiento bueno, agradable y nuevo; una aleya ‘mohkam’ (aleya que tienen un significado claro y sólido); una misericordia que esperaba; palabras que evitarán su extravío; escuchará una plática que le mostrará el camino para la guía o para abandonar el pecado por temor o vergüenza”. (Amali Saduq, 234)

Código para noticias 1006

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
6 + 3 =