publicado el: 16 octubre 2020 - 16:37
Desde la Tierra de la Luz

Islamaldia - Desde hace catorce siglos, esta tierra ha sido el encuentro de quienes no tuvieron la oportunidad de visitarlos en el tiempo cuando ellos vivieron, y es que la grandeza y la posición de los que están enterrados aquí son tan destacadas y elevadas que estar presente en este lugar, hace que se sienta tranquilidad y espiritualidad.

Muchos grandes personajes y eruditos están enterrados en este cementerio, entre ellos, cuatro de los imames chiíes: el Imam Hasan, el Imam Sayyad, el Imam Baqer y el Imam Sadiq (la Paz de Dios sea con todos ellos).

Las puertas del cementerio de Baqí se abren todas las mañanas a los peregrinos que en esta vida mundanal buscan refugio en la tierra donde están enterrados unos hombres que hicieron todo lo que pudieron para convertir este mundo en un lugar mejor y también para guiar a la humanidad hacia un estado superior y así lograr la felicidad terrenal y celestial.

A poca distancia de la Mezquita al-Nabí, cuando se ingresa al cementerio de al-Baqí, se ve un espacio cubierto de tierra y piedra, es aquí mismo, donde están enterrados muchos de los hombres y mujeres que con sus pasos y esfuerzos protegieron el islam y las enseñanzas del Profeta (P).

Para quienes, por primera vez han viajado a peregrinar es difícil reconocer las tumbas de los Imames. Esto se debe a que hace unas décadas destruyeron el mausoleo de la descendencia del Último Profeta.

La primera tumba a la derecha, es la del Imam Hassan Muytaba, el segundo Imam, el hijo del Imam Ali y la Hazrat Fátima.

Él es quien según algunas narraciones ha sido martirizado en una fecha igual que su amado abuelo, el Profeta Muhammad, pero con 39 años de diferencia. Es por esta razón que el 28 de Safar, los musulmanes guardan luto por la partida del gran Profeta del Islam y del Imam Hasan.

En este día, algo que más que nada puede aliviar el dolor de los corazones y servir como consuelo para esta tristeza es peregrinar el sepulcro de estos hombres celestiales. Pero, no todos pueden viajar a Medina para visitar el cementerio de Baqí y la Mezquita de Nabí. Los que no logran esta oportunidad, sienten peso y dolor en sus corazones, y los que sí logran viajar allí, se sienten oprimidos por otro dolor: el sufrimiento de ver las tumbas de sus Imames y de los grandes personajes del mundo del islam sin ningún techo ni cubierto que demuestre que aquí están enterrados algunos de los mejores hombres que han existido en este mundo.

Código para noticias 1070

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 2 =