Último esfuerzo de Israel para evadir sus problemas internos

Segundopaso - Recientemente, Tel Aviv, Abu Dabi y Manama han firmado un acuerdo para la normalización de las relaciones. El régimen israelí, con dicho acuerdo, pretende escapar de sus problemas internos, ganar legitimidad y mejorar su situación económica, pero dado que la situación económica de estos dos países árabes pasa por un mal momento y también su situación social, el régimen israelí va a fracasar en sus objetivos.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu; el ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Abdullah bin Zayed, y el ministro de Relaciones Exteriores de Baréin, Abdullatif bin Rashid Al Zayani, el 15 de septiembre de 2020, suscribieron un pacto para la normalización de las relaciones entre Tel Aviv, Abu Dabi y Manama en la Casa Blanca, en presencia del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La pregunta ahora es, ¿qué efecto tendrá el acuerdo EAU-Bahréin-Israel sobre los procesos sociales y económicos del régimen sionista?

Los territorios ocupados son, desde hace mucho tiempo, escenario de constantes protestas de los propios sionistas contra las malas condiciones de vida y el aumento del desempleo. La última encuesta realizada por el sitio web israelí I24NEWS demuestra que el 62 % de los manifestantes no están satisfechos con la gestión de la crisis económica durante el periodo de la pandemia del coronavirus.

En la encuesta de “La Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos” se menciona que, desde que el sector de la salud del régimen empezó la lucha a gran escala contra el coronavirus, la economía israelí ha empeorado y se ha ido deteriorando día tras día, al punto de que se puede afirmar que actualmente están experimentando el mayor desafío y crisis económica de los últimos 70 años.

Lo más destacable de la encuesta es que la mayoría de los encuestados (ya tengan buena o mala situación financiera) visualizan un futuro muy oscuro para la economía del régimen sionista y para su sociedad.

La Organización de Gestión de Servicios Sociales de Israel, en un informé, declaró que uno o dos miembros de cada familia israelí se encuentran desempleados o han perdido por completo su trabajo como consecuencia del brote del virus.

La revista económica TheMarker tituló así un informe publicado sobre la mala situación económica del régimen sionista: “El mundo no es estúpido, todos ven las fracasadas políticas económicas de Israel”.

Así pues, en tal coyuntura, es decir, la terrible situación económica y social de Israel, los líderes de este régimen firmaron un pacto de normalización de relaciones con los EAU y Baréin. Con la firma de este acuerdo, los líderes del régimen sionista tratan, en una especie de huida hacia adelante, de escapar de sus problemas internos, ganar legitimidad y mejorar su situación económica.

Pero, en realidad, los EAU y Bahréin, dos pequeños estados árabes, no se encuentran en unas condiciones económicas y sociales especialmente favorables.

Desde el 14 de febrero de 2011, el pueblo de Baréin se ha levantado contra el régimen de los Al Jalifa y, en protestas pacíficas, exige que dicho régimen autártico abandone el poder y se establezca un sistema político democrático

Y desde 2011, el régimen de los Al Jalifa, con la ayuda de milicias saudíes y emiratíes, y, además, con el apoyo de los Estados Unidos y de algunos países occidentales, ha reprimido brutalmente las protestas pacíficas y hasta el día de hoy ha detenido y encarcelado a miles de manifestantes.

Además, la situación económica en Baréin ha empeorado con el brote del coronavirus; las estadísticas publicadas recientemente por el Ministerio de Hacienda de Baréin indican que los ingresos del Gobierno en la primera mitad de 2020 han disminuido a 910 millones de dinares (2,4 mil millones de dólares), lo que significa un 29 % menos que en el mismo período del año pasado.

La disminución, por una parte, de los ingresos del gobierno de Baréin y la estabilización de sus gastos, por otra, ha aumentado el déficit presupuestario del país a 795 millones de dinares (2,1 mil millones de dólares), es decir, un 98 % más que en el mismo período del año pasado.

Debido al brote del coronavirus, la situación económica de los EAU no es tampoco halagüeña y su economía se deteriora con rapidez.

El 24 de septiembre, el Banco Central de los EAU, en un informe, redujo su pronóstico de crecimiento económico en 2020 al 5,2 por ciento.

Las desfavorables condiciones económicas de los EAU, así como las negativas condiciones sociales y económicas de Baréin, muestran que Israel va a fracasar en su intento de escapar de sus problemas internos, de ganar legitimidad y mejorar la situación económica.

Aunque Israel ha intentado ampliar la normalización de relaciones con otros países de la región, se ha enfrentado a la oposición de algunos de ellos, por ejemplo: Kuwait, Catar e Irak.

No obstante, solo el tiempo nos dirá si el acuerdo de normalización de las relaciones entre Abu Dabi, Manama y Tel Aviv es capaz o no de solventar los problemas internos del régimen israelí.

Palabras claves: acuerdo de Normalización, EAU, Baréin, déficit, ganar legitimidad

M. Taqizade/ RFM/ NI

Código para noticias 1100

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 0 =