publicado el: 3 noviembre 2020 - 17:06
Natalicio del Imam Sadiq (P)

Islamaldia - El décimo séptimo día del mes de Rabi´ al-Awwal, en año 83 de la hégira, una vez más la luz del Imamato se extendió sobre la humanidad, haciendo este día aún más especial, ya que este es el mismo día del natalicio del profeta de la misericordia, el profeta del islam, Muhammad (las bendiciones de Dios sean sobre él y su bendita familia).

Yaʿfar Ibn Muhámmad as-Sadiq (la paz de Dios sea con él), quien es el sexto Imam de los chiíes. Nació el 17 de Rabi´ al-Awwal, en la ciudad de Medina, el año 83 de la hégira. 

El Imam Yafar ibn Muhammad as-Sadiq (la paz de Dios sea con él), fue venerado tanto por los musulmanes sunitas como por los chiíes por su profunda erudición, piedad y logros académicos islámicos.

El Imam as-Sadiq es conocido como el iniciador del fiqh islámico, conocido como jurisprudencia Ya´farita. También destacado por su extenso conocimiento en diversos campos académicos, teniendo miles de estudiantes directos e indirectos; Tawhid al-Mufaddal, una compilación de sus enseñanzas refleja su extenso conocimiento, particularmente sobre las maravillas de la creación. Además, dada la sombría situación política durante 21 años bajo el gobierno del segundo califa abasí Mansur, apoyó los levantamientos chiíes y les aconsejó que aplicaran un enfoque adecuado para hacer frente a los opresores.

Para capacitar a sus estudiantes, el Imam as-Sadiq aprovechó al máximo la época en la que no había dictadura y crueldad porque los abasíes y los omeyas estaban en conflicto político entre sí por el poder.

Al hacerlo, el Imam al-Sadiq (P) siguió los pasos de su padre. La escuela establecida por Imam Baqir (la paz de Dios sea con él) fue ampliada por Imam as-Sadiq (la paz de Dios sea con él). Los estudiantes capacitados en esta escuela incluyen a Hisham ibn Hakam, Muhammad ibn Muslim, Aban ibn Taghlab, Hisham ibn Salim, Mu'min Taq, Mufaddal ibn 'Umar, Yabir ibn Hayyan, Mu'alli ibn Khanis, Mu'awiyyah ibn Ammar y Ali. ibn Yaqtin.

Algunos de estos estudiantes eran tan avanzados y estaban tan bien enseñados que eran los ejes de sus campos. Por ejemplo, Hisham ibn Hakam escribió treinta y un libros y Yabir ibn Hayyan fue autor de más de doscientos veinte libros sobre diversos temas, especialmente sobre temas racionales y naturales y la química, que entonces se llamaba alquimia. Es por eso que Yabir ibn Hayyan es conocido como "El padre de la química".

Los estudiantes del Imam as-Sadiq (la paz de Dios sea con él) no se limitaron a los chiíes; más bien, los sunitas también se beneficiaron de su conocimiento. Muchos líderes sunitas de renombre fueron directa o indirectamente estudiantes del Imam. El principal de estos líderes es Abu-Hanifah, quien estudió con el Imam durante dos años. Habló de estos dos años como la base de su conocimiento, diciendo: "Si no hubiera sido por esos dos años, Nu‘man (Abu-Hanifah) habría sido destruido".

El Imam As-Sadiq fue uno de los seres infalibles, excepcionales que fueron creados por Dios para ser modelos de excelencia moral. El carácter y la conducta de este ser de luz en diferentes etapas de sus vidas fue el de estándar de excelencia. Las virtudes particulares del Imam que fueron registradas por los historiadores incluyeron la hospitalidad, la caridad, la ayuda a los necesitados en secreto, el trato justo de los parientes pobres, el perdón, la paciencia y la fortaleza.

Una vez, un peregrino que visitaba la Mezquita del Profeta en Medina se quedó dormido. Al despertarse, registró apresuradamente sus pertenencias y encontró que faltaba su bolso que contenía mil dinares. Al mirar a su alrededor, vio que el Imam estaba rezando en un rincón de la mezquita.

Acusó al imam de haber tomado su bolso. El Imam preguntó sobre su contenido y le dijeron que contenía mil dinares. El Imam luego le pidió al hombre que lo siguiera a su casa, donde le dio al hombre la misma cantidad. Cuando el extraño regresó a la mezquita satisfecho, una vez más revisó su propiedad y encontró que su bolso estaba intacto en otro paquete.

Muy avergonzado de su conducta, regresó al Imam, se disculpó y le pidió que tomara su dinero devuelta. El Imam respondió con estas palabras: “Nunca recuperamos lo que una vez regalamos, pero si te sientes culpable por ello, dáselo a los pobres de la ciudad". El viajero dio todo el dinero en caridad a los pobres de Medina.

Esta es la luz de Ahlul Bait (la paz de Dios sea sobre ellos), que una vez más se extiende sobre este mundo para iluminar a la humanidad con su esplendor.

Ali Said M

Código para noticias 1131

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 0 =