publicado el: 5 noviembre 2020 - 16:51
Latinoamérica con Lupa: ¿Trump o Biden?

Segundopaso - Las elecciones del pasado 3 de noviembre con el pasar de las horas toma mayor intensidad; los candidatos a la presidencia están al pendiente de cada voto que sale a la luz pública, pero más allá de ver quién saldrá elegido debemos ver qué impacto dejará la elección de uno de ellos en América Latina.

La cuenta regresiva continua en Estados Unidos, ambos candidatos con lupa en mano van viendo el desarrollo del conteo de votos en las elecciones llevadas a cabo este pasado 3 de noviembre, en las próximas horas se definirá quien tomara las riendas del País de barras y estrellas, que hasta ahora se ha visto envuelto en una crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus, manifestaciones en contra del racismo y la discriminación, como también en contra el uso desproporcionado de la fuerza pública, una economía estancada y devastada, y por ultimo una campaña política empantanada de insultos y denuncias tanto de republicanos y demócratas, siendo la sociedad civil la mayor afectada.

Cabe recordar que el sufragio de parte de algunos ciudadanos ya se había hecho con anterioridad en algunos estados, solicitando el sufragio por correo, aproximadamente unos 97 millones de estadounidenses hasta el día lunes emitieron su voto, con la esperanza de que se encuentre una salida al túnel en el cual se ve inmerso el país Yankee.

Tras la contienda electoral viendo este panorama interno el cual vive EEUU, debemos dar una mirada sobre cuál será el impacto de esta elección en América Latina, ambos candidatos tienen ya una historia en cuanto a la política exterior establecida en América Latina, Biden el exvicepresidente del gobierno de  Barack Obama en los ocho años de gestión se acercó mucho  en cuanto al tema migratorio de los pueblos de Centro América y el Caribe, a su vez coloco todo su esfuerzo por un acercamiento con Cuba, pero no se deja de lado que durante su gestión  existió una masiva deportación de migrantes.

Por el contrario, el candidato republicano y actual inquilino de la Casa Blanca, en sus cuatro años de gestión tuvo una política dura contra Venezuela, Nicaragua y Cuba, imponiendo sanciones a Nicolas Maduro y reconociendo al líder de derecha Juan Guaidó como su aliado, enfrió relaciones con Cuba, pateando el tablero diplomático y agrediendo de manera dolosa al Gobierno del Miguel Diaz Canel, pues tras esto no se logró reactivar la economía de la isla caribeña.

El sometimiento de los gobiernos de Centro América en cuanto a la política anti migratoria, es otra de las medidas de Trump en estos cuatro años de gestión. La amistad con una serie de intereses por debajo con gobiernos de Derecha en Sud América como la del Ex Presidente Macri en Argentina, donde al final le fallo el cálculo político pues su entrañable amigo no salió relegido y se tuvo que conformar con Jair Bolsonaro que más que un amigo es como su peón en Brasil.

Un hecho importante de su política contra América Latina fue la construcción del muro fronterizo con México, la firma de un nuevo tratado entre Canadá, México y Estados Unidos el famoso tratado llamado T-MEC. Trump no le dio la importancia requerida a América Latina, viajo una vez a la región para la reunión del G-20, llevada a cabo en la ciudad de Buenos Aires – Argentina, después delego a Mike Pompeo en una serie de reuniones poco fructíferas con la región, descuido de gran manera la política y relación íntima con Colombia y no cabe duda que hasta el momento para Washington, América Latina sigue siendo lo que ellos llaman el Patio Trasero.

Esto es un antecedente de lo que tenemos de ambos candidatos presidenciales, ahora veremos brevemente que se puede venir con Trump o Biden en estos futuros cuatro años de gobierno.

Por un lado todo indica que Trump seguirá con su política de doble rasero con la región,  seguirá con la construcción del muro fronterizo y su política anti migratoria, también se habla de mayor presencia militar en la región, esto para justificar la supuesta lucha contra el narcotráfico, pero la mayor lucha que tiene por debajo es que su archienemigo la República Popular de China no se acerque más a América Latina, por ello seguirá firme en las intenciones de someter al gobierno de Nicolas Maduro, continuara con la mano dura en Cuba y Nicaragua, y la política de imponer mayores tasas arancelarias a México.

Pero a contra parte deberá tomar medidas más flexibles en sus relaciones con países como Argentina con el gobierno de Alberto Fernández, en Bolivia con el candidato electo Luis Arce ambos de tendencia popular Izquierdista, sin dejar de lado lo que pueda pasar en cuanto a las reformas constitucionales que se avecinan en Chile tras el plebiscito que se llevó a cabo, también sus ojos deberán estar puestos en Perú y Ecuador donde se avecinan nuevas elecciones. A lo largo de su campaña Trump no ha mencionado claramente que propuestas tiene para América Latina, si bien los republicanos son más abiertos en cuanto al tema de una apertura de tratados comerciales, en el caso de Trump solo se espera que se mantenga a la defensiva en cuanto a temas comerciales y tecnológicos continuando su lucha contra el gigante Asiático.

Por su parte Joe Biden el candidato demócrata parece ser un candidato con más experiencia en cuanto a política internacional, por ello en distintas oportunidades hablo de reafirmar los lazos con América Latina, esto para evitar nuevamente cometer los errores de Donald Trump, pues su descuido produjo  el acercamiento de varios países latinoamericanos con China, tiene la idea de potenciar la cooperación bilateral para que de esta manera se logre detener la migración masiva, se dice que el candidato demócrata tiene la intención de entablar una relación más cordial con Cuba, Nicaragua y Venezuela, revisando el tema de sanciones impuestas, pero a su vez  se dice que no bajara el tono en cuanto al cambio de gobierno de Nicolas Maduro, posiblemente deje en la congeladora la Ley de Emergencia Nacional así deteniendo también la construcción del muro fronterizo en México, un asunto indispensable es la política migratoria, para ello tratara de reconsiderar la vigencia de asilo con fundamento, también tiene la intención de un acercamiento diplomático con Bolivia y Argentina, pues en los últimos días felicito al candidato electo de Bolivia Luis Arce vía Twitter, en cuanto a Brasil, Bolsonaro deberá tener mayor cuidado con Biden, pues el candidato demócrata no dudo en mencionar que podría sancionar a Brasil por su destrucción desconsiderada del amazonas.

En cualquier caso mientras la moneda gira en el aire durante estas próximas horas a la espera de proclamar al futuro ganador de los comisión atípicos de Estados Unidos, los gobiernos de América Latina deben tomar mayor independencia más allá de ver a qué lado pueda caer la moneda, ya que el pueblo es el que día a día exige mayor autodeterminación para así proclamar su soberanía y un próspero desarrollo, claro ejemplo de ello son las recientes elecciones en Bolivia, el plebiscito Chileno y los intentos de reestructuración económica de argentina, solo se espera que lleguen nuevos vientos de cambio y esperanza para un mejor mañana.

Roberto Vera Pardo

Código para noticias 1135

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 3 =