Las Drogas y Su Prohibición en el Islam

Islamaldia - El islam considera el intelecto como la esencia que equilibra todos los comportamientos individuales y sociales del hombre; es debido a la importancia de proteger el intelecto y la razón que en el islam ha prohibido toda acción o comportamiento que conduzca a su deterioro. Pues todo lo que comprometa la integridad del alma y el intelecto, será considerado prohibido; independientemente de los efectos físicos.

En general, las drogas, en todas sus formas, tienen efectos abrumadores y siniestros; Es decir, inflige severo daño al cuerpo, el alma, el intelecto, la voluntad, la religión y las creencias del hombre, y lleva la vida de las familias y la sociedad a la oscuridad y la ruina. El aumento del tráfico y consumo de drogas en todas partes del mundo, da surgimiento a una gran preocupación. Por ello, su estudio científico y religioso es una necesidad de conciencia, creencia, moral y social. Por lo tanto, es necesario señalar primero los daños de las drogas en términos de intelecto y ciencia, luego abordar las razones de su prohibición en términos del Corán y las tradiciones.

Efectos del consumo de dogas:

Indudablemente, las drogas adormecen y destruyen el cuerpo y el alma, debilitan la voluntad y el celo y conducen a una muerte prematura. es evidente que el consumo de droga genera importante deterioro en la salud física, mental y espiritual en las personas, así como también episodios de violencia o delincuencia, alteración de la calidad de vida y graves trastornos sociales. Todos hemos visto claramente como jóvenes sanos han perdido su apariencia después de la adicción a las drogas y tienen extremidades marchitas, tez sombría y pálida y un físico delgado. Es como si su adicción lentamente les robara sus vidas, consumiendo su juventud y sus energías.

Efectos y riesgos del consumo de drogas desde el punto de vista científico:

las sustancias psicoactivas ejercen un efecto directo en las neuronas y células gliales, lo que puede provocar muerte cerebral y daño en la estructura y vascularización del cerebro. Las drogas generan daño cerebral por vía del daño vascular, en las células de soporte y directamente sobre las neuronas. El cerebro de un adicto se va muriendo rápidamente, disminuye su volumen y funciona cada vez de manera más precaria.

Estos efectos negativos también pueden extenderse al resto del organismo, generando daños en la piel, el sistema endocrino, cardiovascular, hepático y reproductor, entre otros. Las alteraciones pueden ser irreversibles y fatales. A modo de ejemplo, la marihuana produce un daño selectivo sobre el hipocampo que afecta la capacidad de concentración y la memoria, así como el sistema límbico, predisponiendo a los trastornos depresivos y de pánico. El alcohol produce daño hepático, que lleva a la cirrosis e insuficiencia hepática, así como produce un daño cortical global a nivel cerebral. La cocaína, por su parte, produce microinfartos vasculares en el cerebro y puede llevar a un infarto cardiaco.

Esta última se trata de una sustancia psicoestimulante que activa los receptores dopaminérgicos del cerebro. Actúa directamente en el circuito mesolímbico de la recompensa, generando euforia, taquicardia y una percepción de la realidad ampliada. A largo plazo el cerebro optimiza economizando la actividad cerebral, bajando los niveles de energía y euforia, y la persona se mantiene en un constante letargo depresivo del cual solo logra salir al volver a consumir. Esto lo hace cada vez en mayores cantidades, solo para dejar de sentirse mal. Por otra parte, el consumo de drogas lleva a un círculo vicioso, pues dichas sustancias generan adicción y urgencia por su uso, con un consiguiente síndrome de abstinencia.

La prohibición de las drogas en los versículos coránicos:

Dios Todopoderoso dice en el versículo 195 de la Sura la vaca: "…No se destruyan con sus propias manos…", la adicción a las drogas es uno de los mayores ejemplos de muerte y destrucción, que está prohibido en este noble versículo.

Según el gran sabio Allameh Tabatabai en el libro de exegesis del sagrado Corán, al-Mizan; el propósito de este versículo es prohibir cometer cualquier acto que cause la destrucción y la decadencia de los seres humanos

En el versículo 33 de la Sura Al-A'raf del sagrado Corán, Dios ha dicho: Diga: "Dios ha prohibido sólo las malas acciones, ya sean abiertas o encubiertas, y (también) el pecado y la opresión injusta". Este versículo incluye cualquier acción dañina que conduzca a la degeneración del hombre y le impida alcanzar buenas recompensas, y no hay duda de que las drogas son pecaminosas y por tanto prohibidas.

Drogas en las narraciones de los Infalibles (la paz de Dios sea con ellos).

Debemos señalar que las drogas, tal como las conocemos ahora no existían en la época de los Imames Infalibles (la paz de Dios sea con ellos), para estar directamente prohibidas en sus palabras.

El Sheikh Hurr Ameli, en uno de sus libros, declara: Se ha narrado que Dios no prohibió el embriagante por su nombre, pero lo prohibió por sus efectos y resultados, por lo que cualquier cosa que tenga los efectos del embriagante se considera como tal. Y está prohibido, y hoy se ha comprobado a través de la ciencia y la experiencia que los efectos dañinos y destructivos de las drogas sobre el individuo y la sociedad son mucho más severos y nocivos que el alcohol, por lo que tienen una regla similar.

Como modo de reflexión debemos preguntarnos: ¿acaso la desgracia en la que caen muchos jóvenes ingenuos y el gran daño que se le hace a la sociedad, no es una razón suficiente para la prohibición del consumo de droga?

Por Ali Said M

Código para noticias 1164

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 2 =