publicado el: 3 diciembre 2020 - 21:14
Los niños de la Covid-19

Segundopaso - El mundo se ve frío y desolado, la humanidad se enfrenta a un virus para el cual aún no se ha encontrado un remedio efectivo. Ancianos, mujeres y niños en todo el mundo se encuentran refugiados en sus hogares para no ser parte de los millones de víctimas de este mortal virus. Sin embargo, el hecho de estar encerrados dentro de cuatro paredes, en cualquier rincón del mundo, conlleva contraer otro tipo de riesgos y enfermedades físicas y mentales, las cuales son también agentes mortales para la humanidad.

Escuelas cerradas, parques vacíos, distanciamiento social, mascarillas de todas la formas y colores, tanques de oxígeno… es lo que se ve a diario en distintos países del mundo, definitivamente un mundo atípico en el cual vivimos en este 2020 y donde el mayor desafío para la humanidad es generar solidaridad, amor y gratitud entre sus componentes.

Los ancianos y niños han sido los más golpeados por esta pandemia. Por un lado, los ancianos son un grupo de riesgo ante la enfermedad y, por otro, los niños y adolescentes que por las medidas de seguridad implementadas se ven obligados a ver pasar los días en sus hogares. De esta manera, se ven coartados de sus actividades, mientras los padres se sienten confundidos sin una manera efectiva de ayudar a los menores del hogar.

El entorno social se ha visto afectado y es una de las mayores consecuencias que acarrea la Covid-19. Si bien este virus ha generado una de las peores crisis mundiales de esta generación, los gobiernos del mundo, a pesar de sus esfuerzos por mitigar la enfermedad con medidas como la cuarentena y el distanciamiento social, no han podido impedir la aparición de problemas ocultos que se han ido visibilizando dentro de muchos hogares del mundo. Uno de ellos es el estrés que va consumiendo a la humanidad y los niños son más propensos a contraer enfermedades mentales. Este sector de la población se ve aún mucho más vulnerable a la violencia psicología o sexual, por el factor añadido de que la educación se ha visto interrumpida aproximadamente durante un año en varios países del planeta.

En Segundo Paso realizaremos una breve descripción acerca de estos problemas que son un plus de la Covid-19 y que, en los países en vías de desarrollo y del tercer mundo está causando enormes estragos.

Problema educativo

Según datos emitidos por la Unicef, el 23 de marzo de 2020, en América Latina y el Caribe, alrededor de 154 millones de niños, niñas y adolescentes se encuentran actualmente sin acceso a la educación, ya que sus escuelas están cerradas y los gobiernos no encuentran una solución factible para reiniciar las clases. También se observa que la educación a distancia, es decir vía internet, se ha visto limitada por varios factores, entre ellos el escaso desarrollo tecnológico de los países, la insuficiente economía para adquirir un equipo móvil o una computadora, y la falta de un programa para el desarrollo de este modelo educativo.

Desarrollo limitado

A raíz de estas falencias fundamentales en la educación, se produce también una descompensación en el desarrollo del niño o del adolescente que se ve limitado en cuanto al acceso a algunos servicios básicos, como el de una alimentación adecuada y gratuita, el desarrollo temprano del cerebro. Además, en los sectores más desfavorecidos de los países en vías de desarrollo, el abandono de la educación, sin importar el peligro que implica contraer el virus, provoca el riesgo de caer en la explotación laboral infantil o casos muchos más graves como el abuso físico y sexual o el infanticidio.

Infancia frágil

La familia, un pilar fundamental de la sociedad, está en riesgo y, como resultado, los niños se vuelven seres aún más frágiles en su desarrollo, puesto que los progenitores son sus mayores benefactores y si ellos contraen el virus y fallecen, se quebranta este vínculo familiar.

Esta situación obliga a los niños a asumir responsabilidades que no están acorde a su edad, como el de buscar un trabajo para generar ingresos para la familia o cuidar de sus hermanos, ya que su madre debe ocuparse del sostén de la familia o, incluso, que se quede solo en casa desprotegido y deprimido por la soledad y la falta de cariño que se debe tener en el hogar, causando una serie de conflictos internos en la niñez.

Otro factor que influye es la tensión familiar que pueda surgir durante el confinamiento, pues tras la ola de desempleo, el estrés de los padres genera angustia o ansiedad en los niños. Los problemas familiares surgen por factores económicos o por el estrés generado por el aislamiento social y derivan en violencia doméstica o maltrato psicológico hacia los menores y, como consecuencia, dará lugar a un niño rebelde ante sus progenitores y la sociedad o sumido en una profunda depresión.

Salud infantil

La pandemia del coronavirus ha desvelado muchas falencias en el sector de la salud. Los gobiernos se han visto incapaces de garantizar la salud de la sociedad, con hospitales saturados por la pandemia, falta de medicamento y material de bioseguridad. En el caso de los niños, al ser uno de los grupos más vulnerables, se ha restringido de gran manera el acceso a las revisiones médicas y a tratamientos médicos o psicológicos de beneficio.

Estrés infantil

En algunos casos, la ansiedad es causada por actividades positivas que son para el disfrute y desarrollo de los niños y adolescentes. En este caso, el estrés es lo contrario, un efecto drástico provocado por cambios que puede sufrir y por los que contrae una serie de afecciones físicas y mentales. Las físicas pueden variar desde un simple dolor de cabeza, la falta de energía, mala memoria, hasta una diarrea crónica, fiebre y cansancio total.

En cuanto al factor psicológico, los niños pueden experimentar miedo por la situación, depresión, falta de confianza, rabia, hasta pueden desarrollar un comportamiento agresivo por la falta de espacio y la limitación de las actividades que realizaba con normalidad en su cotidianeidad.

La preocupación y la falta de experiencia pueden llevar a una crisis familiar, donde los niños son los que sufren los mayores daños de estos problemas que provoca la pandemia del coronavirus. Los menores del hogar son los más susceptibles a los cambios anímicos de la familia. Su función familiar debe ser de un rol que una a la familia y alegre la vida cotidiana de sus miembros, y no ser juez o árbitro mediador entre los padres durante un conflicto.

Propuesta de Segundo Paso para el futuro de nuestros niños

Segundo Paso propone una serie de medidas para mitigar estos problemas causados por la Covid- 19. Los padres deben organizar un horario de actividades para los niños en el hogar, para que puedan interactuar con ellos y, también, para que los niños puedan realizar actividades diferentes y su mente se mantenga ocupada.

Entre las actividades a realizar tenemos las siguientes:

· Primeramente, se debe mantener el aseo personal e implementar constante medidas de seguridad sanitaria

· Mantener ordenada su habitación

· Actividades de esparcimiento, ver películas, narrar cuentos

· Ejercicios físicos, como flexiones, salto de la cuerda, aeróbicos, etc

· Prácticas educativas, como lectura, ejercicios de ortografía, arte, dibujo.

· Crear un ambiente de esparcimiento

· Tareas ligeras del hogar, como regar plantas

· Ayudar en la limpieza del hogar

· Tiempo de estudio.

· Ayudar en la cocina.

· Juegos didácticos, como origami, el trompo, juegos de mesa

· Ayudar en reparaciones menores de objetos con los padres

Entre muchas otras actividades que pueden hacer distinto el día a día en el hogar, y en consideración también de la edad y el grado de participación y entendimiento del niño.

Revista Primer Paso Infantil

Una propuesta especial que hace Segundo Paso para todos los padres y niños en esta pandemia es la presentación de la revista Primer Paso Infantil, la cual tiene la intención de fortalecer el vínculo familiar en la sociedad y desarrollar la aptitud de los niños a partir de los tres años de edad.

Primer Paso Infantil pretende realizar publicaciones periódicas de un contenido exclusivo, para que los niños hispanohablantes, junto a sus progenitores, puedan adquirir nuevos valores y preceptos que contribuyan a la sociedad, fomentando la lectura y la educación de los pueblos.

Como objetivos fundamentales, la revista primer paso infantil busca colaborar en el tema educativo, ofreciendo contenido adecuado a la niñez y desarrollando habilidades físicas, mentales, sociales y espirituales.

Para el mejor entendimiento y desarrollo de los niños, Primer Paso Infantil proporciona en sus ediciones material de apoyo que fomente la lectura y la comprensión mediante cuentos, poemas y aventuras plasmados, de manera amena, en cada página hermosos dibujo e imágenes para la imaginación de los más pequeños.

La revista ofrece una serie de actividades prácticas que serán útiles en la vida diaria.

La revista Primer Paso Infantil cuenta con staff especializado que propone a todos los niños de habla hispana cuentos infantiles, temas de educación, historias, narraciones de muchas aventuras y sucesos que ocurrieron en el mundo, poemas infantiles, dibujos y consejos de salud y alimentación para los niños.

Primer Paso Infantil se presentará para toda Iberoamérica próximamente, por las redes sociales y a través de su página oficial www.revistaprimerpaso.com. También estará presente en todas las librerías y bibliotecas de Iberoamérica.

Los valores que promueve Primer Paso Infantil son la integridad familiar, respeto, amor, tolerancia, compromiso, humildad, gratitud y honestidad. Además, en cada publicación, espera sembrar la esperanza para cosechar un mejor mañana.

Roberto Vera Pardo

Código para noticias 1195

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 16 =