Detrás de la Pantalla: El Reino de los Cielos

Segundopaso - “El reino de los cielos” (Cruzada, en Hispanoamérica, o Kingdom of Heaven, en su idioma original) es una película épica estadounidense de 2005, dirigida por Ridley Scott. La película está inspirada por los acontecimientos históricos de las Cruzadas y la vida de Balián de Ibelín. No se puede nombrar a Ridley Scott, sin hablar de sus obras y su punto de vista acerca de la historia, la religión y Dios.

Una cruz en la mano de los judíos

Ridley Scott es un director polifacético que ha demostrado su arte en distintas obras cinematográficas. Los aficionados al género de la ciencia ficción le conocen por la serie filmográfica de “Alien”. Aunque “El reino de los cielos” trata de las dos religiones con más seguidores en el mundo, vemos que este director se ha inspirado en el más puro materialismo y ateísmo al producir “Alien”, especialmente en la película “Prometheus”, que representa la existencia del ser humano en la tierra completamente desde la óptica del darwinismo y la especie humana surgiendo como resultado de la extinción de un ser extraterrestre en el proceso evolutivo. Es como si el director de la película no creyera para nada en un Único Dios. Ridley Scott, que es el creador de obras maestras en el mundo hollywoodense, como “Gladiador”, produjo “El reino de los cielos” fuera de este ambiente, porque los políticos sionistas cristianos de Hollywood no le permitieron presentar esta obra al mundo a través de Hollywood.

Sinopsis

La película empieza con una escena oscura y fría, con la presencia de dos sacerdotes y el cadáver de una mujer que se ha suicidado. “El reino de los cielos” cuenta la historia de un hombre llamado Balín, interpretado por Orlando Bloom, que pretende narrar los años oscuros y fríos de las Cruzadas. Godofredo, el padre de Balín, representado por el inteligente actor Liam Neeson, quien es el comandante de las cruzadas valientes, después de varias guerras y en busca de su hijo, vuelve a la ciudad de Ibelí para llevarlo también a Jerusalén y a las Cruzadas. Sin embargo, Balín rechaza la propuesta para pasar el resto de su vida en esta ciudad oscura, junto a su esposa muerta. Tras pelearse con uno de los sacerdotes extremistas y matarlo, Balín escapa y se une al ejército de su padre. Un grupo de los soldados de Ibelín, que busca a Balín para castigarlo, se enfrenta con la resistencia de Godofredo y sus compañeros, y la insistencia de Godofredo por apoyar a su hijo desemboca en un combate entre los guerreros y los soldados de la ciudad en el que Godofredo resulta herido. Después de varios días, el padre de Balín muere en su lecho. Antes de su muerte, Godofredo presenta a Balín como su sucesor y esto supone el inicio de su entrada a un mundo lleno de sangre y saqueo. Balín llega a Jerusalén, que ya estaba bajo el gobierno de Balduino IV. Balduino, gobernador de Jerusalén, sufre de lepra y en la película aparece con una máscara de hierro. Balduino es un gobernante moderado y pacifista que pretende respetar continuamente su pacto de coexistencia pacífica y la tregua con Saladino. No obstante, después del asalto llevado a cabo por dos caballeros del templo, llamados Guy de Lusignan y Reinaldo de Chatillon, a una caravana de musulmanes, se rompe prácticamente el tratado de paz entre los cristianos y los musulmanes. Esto motivó la expedición de Saladino contra Al Karak, a fin de castigar a esos dos caballeros.

Tras la batalla y la huida de los dos caballeros, Balduino, que ya está en su lecho de muerte, le pide a Saladino que se adhiera al acuerdo de paz, y por lo tanto, encarcela a Lusignan y Chatillon.

A continuación, en el filme, con la muerte de Balduino, Chatillon es liberado, se hace con el poder de Jerusalén, y empieza a matar y a saquear a los musulmanes. Mientras tanto, con la continuación de los asaltos a las caravanas de los musulmanes, la hermana de Saladino es violada y asesinada por Chatillon.

Después de este incidente amargo, Saladino expande con su inmenso ejército por Jerusalén. En esta guerra, venga la sangre de su hermana y pone fin a la invasión de este grupo cristiano extremista. Conviene decir que las escenas de la batalla de los Cuernos de Hattin fueron filmadas, en su totalidad, por Ridley Scott; sin embargo, en la versión final de la película se elimina esta parte, que duraba más de 45 minutos. Así explica Ridley el motivo por el que estas secuencias fueron eliminadas: “A lo largo de la producción de la película, el guion de “El reino de los cielos” cayó en manos de una persona enojada, y presionando a la empresa inversora, se eliminaron estas secuencias de la película. Las escenas de la guerra fueron censuradas, mientras que el final de la guerra estuvo acompañado por la victoria decisiva del ejército de los musulmanes, y Lugsignan y Reinaldo de Chantillon fueron capturados por Saladino”.

En las secuencias censuradas, Scott había reflejado el poder, el orden y la autoridad de los musulmanes. No obstante, parece ser que este discurso no fue del agrado del sistema hollywoodense y eso condujo a que la película sufriera cortes.

Mateo Fuladvand

Código para noticias 1220

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 7 =