ALBA-TCP, Alianza Estratégica de Integración Latinoamericana y Caribeña

Segundo Paso para Nuestra América - En el mes de marzo del año 2006, en ocasión de la visita de Álvaro Uribe Vélez a Bolivia, Evo Morales dio a conocer el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) para oponerse al Tratado de Libre Comercio (TLC). Demos una mirada de lo que es el ALBA-TCP, los principios, acciones y logros de este modelo de hermandad y equidad entre nuestras naciones.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), nació de la ampliación del Convenio Integral de Cooperación entre Cuba y Venezuela, decisión que expresa la necesidad de la integración económica, política y social para solucionar los problemas comunes y enfrentar los desafíos de los países latinoamericanos.

La iniciativa de integración ALBA TCP está inspirada en la visión geoestratégica del Libertador Simón Bolívar cuando expresó: “…ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riqueza que por su libertad y gloria”. Es decir, fortalecer las economías de los países miembros de manera que no pierdan la soberanía ante las transnacionales, las potencias económicas y fortalezca el bloque de integración latinoamericano que impida la histórica pretensión y arrogancia del expansionismo imperialista.

¿Cuáles son sus principios fundamentales del ALBA-TCP?

  1. El comercio y la inversión no deben ser fines en sí mismos.
  2. Trato especial y diferenciado a los países.
  3. La complementariedad económica y la cooperación entre los países participantes, y la no competencia entre países y producciones.
  4. Cooperación y solidaridad que se exprese en planes especiales para los países menos desarrollados en la región.
  5. Creación del Fondo de Emergencia Social.
  6. Desarrollo integrador de las comunicaciones y el transporte entre los países latinoamericanos y caribeños.
  7. Acciones para propiciar la sostenibilidad del desarrollo mediante normas que protejan el medio ambiente.
  8. Integración energética entre los países de la región.
  9. Fomento de las inversiones de capitales latinoamericanos en la propia América Latina y el Caribe.
  10. Defensa de la cultura latinoamericana y caribeña y de la identidad de los pueblos de la región.
  11. Medidas para las normas de propiedad intelectual.
  12. Concertación de posiciones en la esfera multilateral y en los procesos de negociación de todo tipo con países y bloques de otras regiones.

Esta organización está basada en principios distintos a los mercantilistas, dejando a un lado los intereses egoístas de ganancia empresarial o beneficio nacional en perjuicio de otros pueblos. Además, fundamenta la visión de complementariedad económica con el objetivo de la transformación de las sociedades latinoamericanas, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias.

Como bien indica el documento fundacional (ALBA-TCP) “La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) es una plataforma de integración de los países de América Latina y el Caribe, que pone énfasis en la solidaridad, la complementariedad, la justicia y la cooperación, que tiene el propósito histórico fundamental de unir las capacidades y fortalezas de los países que la integran, en la perspectiva de producir las transformaciones estructurales y el sistema de relaciones necesarias para alcanzar el desarrollo integral requerido para la continuidad de nuestra existencia como naciones soberanas y justas. Es, además, una alianza política, económica, y social en defensa de la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos que la integran”.

Países que integran el ALBA-TCP

  1. Venezuela miembro fundador, 2004
  2. Cuba miembro fundador, 2004
  3. Bolivia, 2006
  4. Nicaragua, 2007
  5. Mancomunidad de Dominica, 2008
  6. Antigua y Barbuda, 2009
  7. Ecuador, 2009
  8. San Vicente Las Granadinas,  2009
  9. Santa Lucía, 2013

Este bloque integracionista está basado políticamente en el diálogo, la cooperación, la solidaridad, la complementariedad y busca fortalecer también la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), todo ello como mecanismo legítimo de concertación política regional, inspirado en el principio de unidad en la diversidad. De ahí su pertinencia.

Desde su misma fundación y debido a su naturaleza liberadora, la organización ha recibido la arremetida despiadada de Estados Unidos que, como se sabe, se ha opuesto siempre a la creación de formas de integración separadas del marco de la Organización de Estados Americanos (OEA). Cientos de millones de dólares han utilizado los imperialistas en el fomento de la subversión y a favor del fracaso de los gobiernos y las iniciativas socioeconómicas implementadas con éxito, como la Misión Milagro, Barrio Adentro, Yo sí puedo, entre otras, encaminadas a mejorar las condiciones de vida de las comunidades más pobres de nuestros pueblos en salud pública, educación, infraestructura y otros proyectos sociales y comunitarios.

Entre los planes del enemigo imperialista están las medidas coercitivas a las empresas y a los profesionales, el bloqueo económico-financiero, así como el chantaje a empresarios y políticos, entre otras maniobras paramilitares. Una estrategia equivocada que jamás alcanzará sus innobles propósitos ante la decisión de los pueblos de resistir y vencer.

Logros del ALBA-TCP

Entre los logros podemos resaltar la creación del Banco del Alba, institución financiera dedicada al desarrollo económico y social sostenible, desvinculada del papel perverso de la banca tradicional, y dirigida a reducir la pobreza y las asimetrías, fortalecer la integración, promover un intercambio económico justo, dinámico, armónico y equitativo entre los miembros.

En la actualidad, a pesar de las sanciones y la pandemia, dedica recursos a la cultura y la promoción del conocimiento científico. Estas constituyen el centro de las múltiples actividades formativas, de investigación, producción y divulgación que permiten proponer alternativas frente a los crecientes desafíos del desarrollo económico y social. Esta labor se ve materializada a través de seminarios internacionales de análisis económico de la compleja coyuntura actual, así como en la divulgación de las más recientes evoluciones doctrinarias, académicas y empíricas del nuevo pensamiento económico latinoamericano.

Algunas acciones exitosas y perspectivas del ALBA-TCP hacia la región y el resto del mundo

  • La activación del bloque de países ALBA-TCP, en la Asamblea Anual de la Organización de Estados Americanos, consiguió derogar la resolución que supuso la suspensión de Cuba como miembro de la OEA, en 1962.
  • Firme apoyo a la Cumbre Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra realizada en Cochabamba, Estado Plurinacional de Bolivia, en abril de 2010.
  • La Alianza acompaña al pueblo de Puerto Rico en su lucha por la independencia y la soberanía nacional.
  • La solidaridad con las luchas del pueblo palestino por alcanzar su plena soberanía.
  • Constitución de los capítulos de Movimientos Sociales.
  • El incremento del PIB de los nueve países que la conforman en un 23,9%, respecto al 2005.
  • Graduación de 21.075 médicos comunitarios integrales.
  • La recuperación inclusiva de las economías en pos del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.
  • Respaldó a la nominación del Contingente Médico Cubano Henry Reeve al Premio Nobel de la Paz.
  • Desarrollo de la zona económica complementaria ALBA-Petrocaribe.
  • La constitución del Fondo Humanitario propuesto por los líderes de la Alianza para mitigar los efectos de la pandemia de Covid-19.

PetroCaribe: los hidrocarburos como base económica de las nuevas relaciones de complementariedad.

La organización Petrocaribe nació el 29 de junio de 2005, tras el Acuerdo de Cooperación Energética suscrito por 14 países del Caribe, en el marco del Primer Encuentro Energético de Jefes de Estado y de Gobierno del Caribe sobre Petrocaribe, celebrado en la ciudad de Puerto La Cruz, Venezuela.

Nunca antes el proceso integracionista de América Latina había creado herramientas comprometidas con el desarrollo social como en la actualidad, utilizando los hidrocarburos como base económica de las nuevas relaciones de complementariedad, entre las dispares economías de la región.

El alcance estratégico de Petrocaribe desencadenó el ataque directo de los Estados Unidos por medio de un paquete sanciones y la apropiación de empresas y activos de Venezuela en ese país. Esto impide la exportación a Venezuela de productos necesarios para la elaboración de los productos petroquímicas y de refinación, afectando el consumo interno de Venezuela y el cumplimiento de las entregas de productos comprometidos con los países que forman parte de Petrocaribe.

Este organismo multilateral no solo sustituyó los anteriores acuerdos de suministro de hidrocarburos en la región, sino que fue más allá al coordinar de manera conjunta las estrategias de energía, petróleo y sus derivados (gas, electricidad), de manera eficiente y con asistencia tecnológica, capacitación, desarrollo de infraestructura energética, así como el aprovechamiento de fuentes alternas, tales como la energía eólica, solar y otras.

En ese entorno, los analistas destacan que se aprecia una evolución desde esquemas marcados sólo por aspectos comerciales –facilidades arancelarias, cuotas de productos y libre circulación de bienes y servicios- hacia estructuras donde ganan espacio los intereses de la población.

Este proyecto Petrocaribe está respaldado por las mayores reservas de hidrocarburos del mundo que contribuye a la integración energética en América Latina. Pero hoy muy disminuido por la coyuntura en la baja extracción y exportación de petróleo en Venezuela, sometido al férreo bloqueo de Estados Unidos y el sabotaje constante a la producción y sus derivados.

Por otro lado, los esquemas novedosos de pago lo convierten en una iniciativa política destinada a brindar facilidades financieras y estructurales que garantizan el suministro directo hacia los países del área, donde el mercado tradicional de los hidrocarburos afecta por la intermediación y la especulación.

Países firmantes del Acuerdo

Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, República Dominicana, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela firmaron el acuerdo multilateral Petrocaribe pero después se incorporaron otros países de la región.

Luis Lima

Código para noticias 1419

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 8 =