Detrás de la Pantalla:  The Mauritanian "El Lado Oculto de la Democracia Estadounidense"

Segundopaso – Este 2021 Hollywood nos trae una serie de películas en todo ámbito, a pesar de la pandemia y de que algunas producciones no lograron estrenarse en la pantalla grande, se ve como una opción alterna las plataformas en línea donde, se encuentran gigantes como Netflix, Disney, Amazon, HBO, Discovery+, entre muchos otros, donde nuevas producciones apuestan a presentar sus nuevas cintas tratando de conquistar a los amantes del cine. Hoy en Detrás de la Pantalla hablaremos sobre lo que oculta Estados Unidos en el Centro de Detención de Guantánamo en Cuba, un sitio de tortura que esta fuera de la ley, todo esto plasmado en la película “The Mauritanian” una producción que habla de Mohamedou Ould Slahi (Rahim), quien es encarcelado y torturado por las fuerzas norteamericanas, vamos junto a ustedes a develar las capas ocultas que nos trae Hollywood.

Sinopsis

El mauritano Mohamedou Ould Slahi (Tahar Rahim), es capturado en Alemania por la Agencia Central de Inteligencia y es llevado al Centro de Detención de Guantánamo en Cuba, bajo el supuesto cargo de reclutar a los terroristas del 11 de septiembre, a pesar de que no tienen prueba alguna para comprobar tal acusación.

Empiezan a interrogar a Slahi quien afirma su inocencia, no conformes con ello el ejército de Estados Unidos con la venia del gobierno implementa técnicas de interrogatorio mejorado, las cuales son una serie de denigraciones, humillaciones y torturas que implementan contra Slahi, para que pueda admitir su culpa, hechos que son catalogados como secreto de estado. A lo largo de su encarcelamiento en Guantánamo, ya sin esperanza de libertad Slahi encuentra como aliados a la abogada defensora Nancy Hollander (Jodie Foster) y su asociada Teri Duncan (Woodley), que enfrentaran todo tipo de obstáculos interpuestos por el gobierno estadounidense para comprobar su inocencia.

Al otro lado de la moneda, se encuentra el Fiscal teniente coronel Stuart Couch (Benedict Cumberbatch), que cree firmemente en la justicia y trata que se implemente la pena máxima a Slahi, aun sin conocer los pormenores de su encarcelamiento, todo dará un brusco giro al descubrir pruebas que revelaran que le sucedió a Slahi a medida que se aproxima el juicio que definirá su situación.

Análisis de la Cinta

Dirigida por el escoces Kevin McDonald, quien es reconocido por la película El último Rey de Escocia en 2006, el thriller político State of Play de 2009 y por realizar documentales de personajes famosos como Bob Marley en 2012 o el drama postapocalíptico How I Live Now de 2013. Macdonald fue galardonado con la estatuilla de la academia a la mejor película documental por su cinta Asesinato de 11 atletas israelís en 1972. Este director el 2021 nos trae The Mauritanian, la cual está basada en las memorias de Mohamedou Ould Slahi quien escribió Diario de Guantánamo.

La película está protagonizada por reconocidos actores como Jodie Foster, Tahar Rahim, Shailene Woodley y Benedict Cumberbatch, la película con un costo de 14 millones de dólares a recibido cinco nominaciones en los premios de Cine de la Academia Británica incluyendo mejor película.

La película  se centra en la vida de Mohamedou Ould Slahi (Rahim), quien es capturado en Alemania por Agentes de la Central de Inteligencia (CIA) bajo el presunto cargo de ser el reclutador de los terroristas que perpetraron el atentado del 11 de Septiembre al World Trade Center en 2001, sin tener pruebas suficientes de ello, Slahi es trasladado a la prisión ubicada en Guantánamo – Cuba, donde en un inicio es tratado con las mínimas normas de derecho otorgadas a un prisionero, después de prestar su declaración en reiteradas ocasiones afirmando su inocencia, el ejercito de EEUU se cansa de no escuchar lo que en realidad quiere y pide la autorización para poder implementar las Técnicas de Interrogatorio Mejoradas, la cual es un programa de torturas y vejaciones a los prisioneros que son detenidos por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en centros clandestinos que están fuera de cualquier norma legal y así forzar a que se inculpe de los cargos.

Al verse aislado en una celda pequeña, Slahi aun no pierde la esperanza de poder salir en libertad, dentro del recinto empieza aprender el idioma ingles para poder comunicarse mejor con sus captores, tras el paso del tiempo Slahi se mantiene firme en su posición de inocente, aunque en los interrogatorios lo acusan de unirse al grupo terrorista de Al-Qaeda, al cual él responde que lo hizo cuando lucho contra los rusos y los EEUU eran los amigos de Afganistán.

A pesar de ello dudan de sus respuestas, y lo acusan de haber recibido a uno de los secuestradores de los Aviones que se estrellaron contra las Torres Gemelas en New York, en respuesta Slahi dice que él no lo conocía que solo llego una noche y no tuvo mayor contacto, que a su hogar llegan cientos de personas y se iban sin decir más, los captores no creen en su afirmación.

Hasta esta parte del film se hace notoria nuevamente la Islamofobia y como desean que siga abierta la herida producida por los atentados del 11 de septiembre, a su vez muestra el lado humano del detenido, viendo como era el comportamiento paciente y con esperanza de Slahi, con una magistral actuación de Tahir Rahim.

Retornando a la película, se ve la intervención del ejército de EEUU, el cual cambia las condiciones de trato al prisionero, comenzando por el cambio de celda, e implementan una serie de torturas que al inicio de la película no se dan a conocer. Tras a ver permanecido varios años en Guantánamo Slahi se va resignando y en ese momento es en el cual la abogada Nancy Hollander (Foster) y su asociada Teri Duncan (Woodley) se hacen cargo de su caso y visitan Guantánamo en el cual conversan con Slahi y le prometen investigar a fondo su caso y que es necesario demandar al Gobierno de los Estados Unidos, a lo cual Slahi acepta dicha petición y empieza a su vez a escribir todo lo que vivió hasta ese momento.

Por su parte el Fiscal teniente coronel Stuart Couch (Cumberbatch) por su gran capacidad, es designado por la parte demandante para el caso Slahi, el abogado al conocer de manera simple el caso, su fin principal es que lo condenen a muerte y así se haga justicia por las víctimas del Atentado a las Torres Gemelas.

En este segundo tramo de la película, Macdonald nos hace ver las dos caras de la moneda las cuales aun se viven en Estados Unidos, por una parte, movimientos que luchan por los derechos humanos representados en la actuación de Jodie Foster, que retorna la actuación como una abogada defensora de los DDHH y por el otro lado a Cumberbatch quien interpreta aun fiscal que sirve al ejercito estadounidense y solo busca que se haga justicia sin importar las consecuencias.

Vamos entrando al punto álgido de la trama y es tras una serie de peripecias las abogadas van investigando el caso sin encontrar algo relevante el cual reafirme la inocencia de Slahi, pero el gobierno estadounidense empieza a entorpecer las investigaciones al detectar que las abogadas van avanzando en el caso presentando una serie de recursos para poder indagar más sobre este caso. En un momento Duncan renuncia a seguir defendiendo a Slahi, ya que piensa que si fue quien recluto a los terroristas, por su parte la abogada Nancy Hollander sigue firme e indica que todos necesitan de una defensa ya sea culpable o no.

El punto álgido de la película surge cuando Nancy Hollander recrimina a Slahi por mentir en sus declaraciones ya que encuentra un documento en el cual afirma que, si recluto a los terroristas y no habla con la verdad, a lo cual le pide que cuente todo lo que paso en realidad para que se pueda esclarecer su caso, Slahi nervioso por ello y temeroso por lo que pueda pasar, confía en la abogada y empieza a describir lo que ocurrió en realidad.

El Fiscal Stuart también va investigando el caso y en su insistencia por encontrar la verdad y una prueba fehaciente muchos de sus compañeros se molestan con el e incluso le piden que deje de investigar y que solo cumpla con las órdenes encomendadas, a lo cual el persiste hasta encontrar una serie de pruebas que cambiaran su forma de ver el caso.

Tanto Nancy Hollander y el Fiscal Stuart, ambos por su propio lado descubren la serie de torturas implementadas, ahogamiento, uso de capuchas, sometimiento a ruido ensordecedor, privación de sueño, golpes, privación de alimentos, someterlo a la desnudez, sometimiento al frio extremo, violación sexual, amenaza contra sus familiares, entre muchos otros es lo que narra tanto Slahi en sus cartas enviadas a la abogada, como las pruebas que descubre el fiscal que son una serie de ordenes para implementar dichos actos de humillación al prisionero.

El fiscal Stuart se niega a defender el caso hablando con su superior de las pruebas que obtuvo, y este lo califica de traidor y se lo hace ver de esa manera públicamente. Al conocer la verdad en las cartas escritas por Slahi la abogada Hollander se conmueve del hecho y reafirma su convicción para ayudar a que Slahi salga de esa prisión, tomando un cariño especial por él.

Nuevamente la abogada Duncan se une al caso y juntamente con el fiscal Stuart quien actúa después de ser despedido con perfil bajo en el caso ayuda a las abogadas, van a juicio y en el piden la declaración de Slahi, quien por una video llamada desde Guantánamo reafirma su inocencia e indica que no hizo nada a Estado Unidos y que considere el juez a cargo su solicitud de libertad.

El fallo sale a favor del acusado, Slahi dentro de su celda recibe la notificación de libertad por la cual se encuentre inmensamente feliz, pero a pesar de ello el gobierno de Obama apela la decisión y permanece recluido varios años más, la decisión del juez de apelación reafirma el primer fallo y es puesto en libertad, con los ojos vendados y tapones en los oídos es trasladado y puesto en libertad, siendo recibido en Mauritania por sus familiares.

De una manera general el director muestra los sucesos por los cuales tuvo que pasar Slahi, los cuales causan a simple vista un gran impacto, a su vez se muestra el derrumbe de Slahi de ser un hombre con esperanza ha uno que teme por su familia pero que jamás renuncia a su fe, cabe destacar la magistral actuación de Foster y Cumberbatch que a pesar de poder mostrar más potencial en sus actuaciones, se contienen para resaltar al protagonista, por último se puede evidenciar simplemente el lado oculto de un país, que pregona la democracia y el supuesto Sueño Americano, el cual esta manchado de sangre inocente que clama libertad.

Develando las Capas Ocultas

The Mauritanian trata de abordar lo que acontece en el Centro de Detención de Guantánamo Cuba, si bien muestra el lado humano del prisionero, la realidad es distinta pues este lugar que esta fuera de regulación legal, ahoga todo lado humano que pueda tener un prisionero, a su vez se percibe el ensañamiento de los soldados estadounidenses una vez más contra los musulmanes, la Islamofobia se hace latente a lo largo del film.

Lo que es cierto es la implementación y el camuflaje de torturas bajo la administración de Busch bajo la alusión de Técnicas de Interrogatorio Mejorado, la cual es un menú de torturas que en el film muestran de manera general, pero que su uso en realidad es sistemático, algunos de estos métodos son la alimentación rectal, reanimación fluida rectal, confinamiento en ataúdes o cajas similares a las casas de perros, agresiones sexuales, exposición a temperaturas extremas, bombardeo de sonido, privación del sueño, posturas forzadas, golpes en el abdomen, descargas eléctricas, uso de pentotal sódico y demerol, entre muchos otros vejámenes que fueron probados en los prisioneros.

Pero este paquete de torturas nace tras que EEUU comience a establecer una serie de prisiones Secretas en el extranjero, las cuales quedan fuera del alcance de la normativa norteamericana, el gobierno justifico dicha creación de estas prisiones indicando que sirven para prevenir cualquier daño para la sociedad.

Las estrategias de interrogatorio de la CIA, se fundamentaron en una serie de trabajos e investigaciones realizadas por psicólogos como Bruce Jessen y James Elmer Mitchell, que serían útil en primera instancia para la instrucción de supervivencia, evasión y escape de soldados de la Fuerza Aérea que cayeran como prisioneros de guerra, esto según reporta la ABC News en una entrevista de 2007 a Jhon Kiriakou.

Toda esta documentación fue transformada y se la llevo como métodos de torturas bajo la supervisión de la CIA, estos métodos se usaron como entrenamiento y capacitación de agentes para interrogatorios y obtención de información.

Tres órganos de EEUU aun se ven inmersos en la formación de las prisiones y los métodos que se emplean, ellos son la Agencia de Inteligencia de Defensa, las Fuerzas Armadas de EEUU y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), todo bajo la tutela de George W. Bush y Donald Rumsfeld.

El lado mas oscuro de estas vejaciones a los derechos humanos aun se manifiesta en los discursos de Bush en los cuales aun afirma que EEUU no tortura y como Rumsfeld comento el porque solo se limita a 4 horas de interrogatorio cuando el esta de 8 a 10 horas trabajando, un descabellado pensamiento para un ser que carece de juicio y respeto por los derechos humanos.

Las Naciones Unidas denunciaron el abuso a los presos por parte de Estados Unidos, y ante el revuelo causado, la CIA eliminó varios videos que en los interrogatorios se implementaron desde la apertura de Guantánamo y ha evitado por cualquier medio que se supervise el programa que se tiene en dicha prisión.

El Centro de detención de Guantánamo esta situada en la Base Naval de Guantánamo desde 2002 este lugar ha sido usado para detener a personas acusadas por terrorismo, se dice que existe otros centros clandestinos de detención en Afganistán e Irak donde se encuentran aproximadamente 780 detenidos la mayoría de ellos musulmanes y sin una acusación formal.

Varios Gobiernos de turno en Estados Unidos han planteado el cierre de estos centro de detención, todos ellos fracasaron en su intento, se ve que por debajo existe una red de poder la cual maniata los brazos de la justicia, más allá de ello los gobiernos del mundo aun hacen oídos sordos a los miles de gritos que emiten los detenidos que más allá de culpa o inocencia, claman justicia y un alto a las agresiones y sometimientos vulnerando los derechos humanos por parte del estado que supuestamente pregona la democracia.

Con la reciente elección de Biden esta película nuevamente llama a los mayores actores del mundo que somos los ciudadanos, a clamar por el cierre de estos centros de detención, libertad para los detenidos injustamente y justicia por todos aquello que perecieron en la lucha de la ansiada libertad, es momento de exigir a los gobiernos del mundo que se pongan firme y exijan al nuevo inquilino de la Casa Blanca el cierre definitivo de estos centros de la muerte.

Roberto Vera Pardo  

Código para noticias 1426

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 8 =