Ayuno y Cultivo Espiritual

Islamaldia - Cada año, durante el mes sagrado de Ramadán, existe una buena oportunidad para que las personas presten más atención a la purificación de su cuerpo y alma.

¡Oh, los que creéis! Vuestra responsabilidad es cuidar de vuestras propias almas. Mientras vosotros estéis bien guiados nadie que se extravíe podrá perjudicaros. Todos vosotros regresaréis hacia Dios y seréis informados de los que hacíais. (Sura la Mesa, 105)

El ayatolá Jamenei dice al respecto: "El mes de Ramadán es una buena oportunidad para la superación personal. Somos una materia prima que, si trabajáramos con nosotros mismos y pudiéramos transformar esta materia en una forma mucho mejor, habríamos realizado el trabajo necesario en la vida. Ese es el propósito de la vida".

El mes de Ramadán es el mes de la purificación del alma y del interior, escapar de las ataduras malignas y los apegos mundanales. Este es el mes que tiene los mejores días y las mejores noches, las mejores horas y momentos de luz. En el mes sagrado de Ramadán, se proporciona una atmósfera espiritual para que el ser humano se auto perfeccione y se enfrente a los actos censurables a través de la limpieza espiritual y la introspección. Durante el mes de Ramadán, la reflexión ante Dios y las oraciones místicas alcanzan su punto máximo, los cultos individuales y colectivos aumentan para alcanzar la excelencia y la felicidad.

La auto purificación se encuentra entre los temas importantes que se han enfatizado mucho en el Corán. Según el Corán, el alma humana es inicialmente como una pizarra en blanco que puede cultivar y recibir la perfección, así como puede ser infectada con la oscuridad, las cuales se hacen por elección humana.

 En el Corán, después de once juramentos en la Sura “El sol" introduce la auto purificación como el único factor de salvación y logro de la felicidad personal, reconoce la corrupción moral como la fuente de miseria y daño. “Ciertamente, habrá triunfado quien la purifique y habrá fracasado quien la corrompa” (Sura El sol 9-10).

Es por eso que Dios, por Su misericordia, envió a los Profetas (P) para informar a la gente de las malas acciones y sus malas consecuencias. Se narra que cada vez que el Santo Profeta del Islam (PB) recitaba el versículo 9 de la Sura “El sol" que dice: 《Ciertamente, habrá triunfado quien la purifique》, se detenía por un tiempo, luego se dirigía implorante hacia Dios: “ Dios mío, concede piedad a mi alma porque eres el guardián y amo de la misma, purifícala que tú eres el mejor purificador” El Imam Sayyad (P), como su noble antepasado, el Santo Profeta (PB), para beneficiarse más de la auto purificación, le pedía  a Dios: “Dios mío, hazme exitoso en las cualidades que son el medio más puro de cultivar el alma humana”

El alma significa purificación, crecimiento y desarrollo. En los organismos vivos que se encuentran en la senda del crecimiento y la evolución, lo que se considera contaminación para ellos y contrario a su naturaleza son las mismas cosas que dificultan su crecimiento. En el ser humano, la purificación es igual al crecimiento; significa eliminar la barrera al crecimiento, y eliminar esta barrera es algo que es inherentemente crecimiento y desarrollo. La razón es que el alma es un ser vivo, al principio débil que poco a poco se va perfeccionando. Cuanto más avanza el alma en la ciencia y la práctica, más perfecta se vuelve.

El ayuno de Ramadán es uno de los programas constructivos y educativos del islam y la evolución, que provoca el crecimiento de virtudes en los seres humanos. En el pasado, el ayuno fue considerado como un medio para la superación personal y la comunicación con el mundo; según algunos místicos y sabios el ayuno se consideró como base para el conocimiento y la sabiduría. En todas las religiones, el ayuno significa abstinencia que invita con este acto de adoración a la auto purificación y al fortalecimiento de la voluntad. El Maestro Mutahhari escribe al respecto: “El plan es que las personas con enfermedades del alma se conviertan en personas saludables en este mes y que las personas saludables se conviertan en personas perfectas. El programa del mes sagrado del Ramadán es la auto purificación, la corrección de la personalidad y la eliminación de las deficiencias. Ramadán es el mes de volar hacia Dios y glorificar el alma. Si se supone que una persona debe soportar treinta días de hambre, sed e insomnio, pero no hay ninguna diferencia con su pasado, ese ayuno ha sido inútil para él”

El Maestro Mutahhari concluye que el ayuno es un acto de adoración y nutre el alma humana. Si el ayuno se realiza con los conocimientos adecuados y de acuerdo con sus condiciones específicas, aporta valiosos logros en términos espirituales, morales, sociales y económicos para el individuo y la sociedad.

El Sagrado Corán considera la piedad como el fruto más importante del ayuno. Piedad significa distanciamiento del pecado y de los deseos del alma. Es un camino que evita que el ser humano se extravíe y le ayuda a atravesar los vaivenes de la vida sin preocupaciones y con confianza. La piedad, como una luz brillante, muestra el camino recto al ser humano y lo protege de la desviación.  Según el consejo del Profeta Muhammad (PB) a Abu Dharr: "La piedad es la fuente de todas las buenas acciones".

Los líderes religiosos han considerado la piedad como un puente hacia el progreso y el desarrollo que requiere perseverancia y autocontrol. Dado que el ayuno hace que el ser humano se supere a sí mismo, es una herramienta importante para obtener la virtud de la piedad.

En las narraciones se menciona la contaminación del alma como un obstáculo en el camino de lograr la perfección y atraer bendiciones divinas, espirituales y materiales, por otro lado, la purificación del alma se considera una condición para llamar la atención y misericordia divina. El Imam Sayyad (P) dijo en un hadiz: 《El Profeta Moisés (P) le preguntó a Dios: “¿Quiénes son los que estarán bajo la sombra de tu Trono en el Día de la Resurrección?” Dios dijo: “Los de corazón puro vivirán a la sombra de mi Trono. Quienes no miran a los injustos y no los quieren y no dudan en obedecerme"》

El cuidado del ser humano en su comportamiento y sus acciones es un contexto adecuado para que una persona tienda a realizar acciones correctas y trate de realizar sus comportamientos de una manera que no provoque la ira divina. Aquellos que han llegado a esta certeza o incluso creen que Dios, el Sabio y Todopoderoso conoce todo lo que realizan tratan de renunciar a las malas acciones y hacer las buenas. Quien disfruta del estado de auto purificación tendrá buenos recuerdos, se sentirá cómodo y disfrutará de total seguridad en sí mismo. El Imam Hussein (P) dice: "De hecho, Dios Todopoderoso hizo del mes de Ramadán la causa del despertar y el movimiento de los creyentes para que pudieran alcanzar el paraíso divino con adoración y obediencia. Algunos superaron a otros en este mes [en buenas acciones] y se salvaron, mientras que otros desobedecieron y perdieron su recompensa. Me sorprende los que ríen mucho y se divierten disfrutando de la vida. Así que, el día en que los justos reciban su recompensa, los que fracasan se lamentarán por su pérdida".

Ahora que estamos en el mes sagrado de Ramadán, al ayunar y controlar nuestros cuerpos y almas contra los deseos mundanales, nos estamos preparando para obedecer el llamado divino y estar en las filas de los salvados. Suplicamos por todos nosotros para poder purificar nuestra alma, deshacernos de los males, los vicios morales, los malos hábitos y las malas acciones y así volvernos cada vez más benevolentes, veraces, dignos de confianza, virtuosos y bondadosos.

Código para noticias 1499

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 10 =