publicado el: 25 abril 2021 - 08:21

GALERÍA TIERRA VIVA

LA URBE SENSIBLE

OBRAS RECIENTES DEL ARTISTA VENEZOLANO JULIO LINARES
LA URBE SENSIBLE

Segundo Paso para Nuestra América.- Tierra Viva es una galería virtual que nos muestra el hecho creador de las artes visuales de Nuestra América. Una experiencia ético estética que nos convoca permanentemente a afirmar la vida general, que nos permite apreciar la diversidad y el colorido que dibuja nuestra identidad.

La urbe sensible 

Obras recientes del artista venezolano Julio Linares 

Coordinación y curaduría de Óscar Sotillo Meneses

@murdokwsk 

@wskcolecciones 

@galeriadlacallelatinoamericana 

@hijosdeguaicaipuro 

Las ciudades condensan en el espacio objetos, construcciones y paisaje humano sometidos a los designios políticos y culturales. En el correr del tiempo sedimentan identidades, pertenecías e historias que orientan los caminos de los colectivos que las habitan y que han sido también sus constructores.  

La obra de Julio Linares nace justo en la encrucijada de las relaciones urbanas con todas sus contradicciones y paradojas. Linares echa mano a las técnicas clásicas de reproducción de imágenes, a la vez que descubre en los desechos materiales de la urbe una materia prima lista para ser insertada en un nuevo ciclo semiótico y emocional. Esta habilidad malabarística de las emociones nace de las relaciones intensas con el ámbito urbano. En estas relaciones no hay espacio ni tiempo capaz de sedimentarse de manera permanente. Cada nueva influencia, cada nuevo sobresalto personal o sociológico va buscando acomodo en una emocionalidad sometida a tempestades frecuentes y a calmas volátiles. 

Los contextos urbanos le exigen al creador salir de lo íntimo, de lo personal y avanzar sobre la calle, sobre los espacios llamados públicos, donde la violencia visual impone ritmos vertiginosos, donde los referentes estéticos se evaporan a cada momento, donde la memoria debe ser entrenada para olvidar y la mirada educada en las alertas de la supervivencia. Este avance sobre la calle empuja al objeto artístico portátil a buscar anclarse en los códigos de una intemperie erosiva para sobrevivir como símbolo en los sentidos del transeúnte, del habitante que transita la ciudad en cumplimiento de un destino cada vez más incierto. 

Más allá del espacio público o del taller del hacedor está el espacio virtual que ya es una plataforma común de las dinámicas creativas y de las relaciones humanas de estos tiempos. Las nuevas generaciones han nacido bajo la ética y la estética de estos mecanismos tecnológicos y comunicacionales. Linares pertenece a esta generación de creadores que navega más allá de toda contradicción, entre trozos de madera encontrada, pigmentos tradicionales, aceites y tecnología comunicacional de última generación. Este ensamblaje procedimental toma forma visual en muchas de sus obras de manera literal. Linares no esconde estas costuras y estas fronteras, sino que, por el contrario, las hace evidentes y las convierte en gramática fundamental de su trabajo. 

La obra de este joven creador venezolano recoge el pulso híbrido de lo urbano, el vértigo de la velocidad que imponen las tecnologías y una sensibilidad poética que junta emociones y sentido de la responsabilidad social que todo creador visual tiene como protagonista de su tiempo y espacio.  

Desde una Venezuela que resiste las complejidades de los tiempos, la obra de Julio Linares se planta como una advertencia en el cruce de los caminos: el hecho creador de las artes visuales es una apuesta permanente por la vida, por el mejoramiento de las condiciones de vida y por la reafirmación de la necesid ad vital de las experiencias estéticas. 

Código para noticias 1501

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
6 + 3 =