El Papel del Mes de Ramadán en la Fe Religiosa

Islamaldia - Aquel quien se niega a comer, beber y a hacer algunas otras acciones durante el día, a pesar de sus dificultades, solo por agradar a su Señor, muestra claramente que su creencia en Dios es el eje de la confianza en sí mismo.

El mes sagrado de Ramadán tiene muchos beneficios y efectos en la vida personal y social de una persona, el más importante de los cuales, como se indica en el Sagrado Corán en la Sura La vaca, versículo 183, es la piedad. La piedad divina surge cuando el ser humano ha alcanzado un nivel aceptable de "fe religiosa". Esta autoconfianza y seguridad se nutrirá y aumentará mejor a la luz del ayuno y otros actos y adoraciones en el mes de Ramadán. Para comprender mejor esto, primero debemos saber qué es la "confianza en uno mismo". La autoconfianza se puede considerar como la certeza en las verdaderas habilidades y recursos de uno y en el arte de usarlos. De esta forma, queda claro que es muy importante en el desarrollo de la personalidad de cada persona y provoca su progreso, perfección y dignidad. Además, la falta de esta cualidad moral genera muchos problemas y fealdades para los seres humanos. El Imam Ali (P) dice al respecto: "Quien no trabaja en sí mismo y no alcanza la cima de la perfección, nadie lo hará". Pero, ¿qué es la autoconfianza religiosa?

Según el concepto de autoconfianza, su existencia en el contexto de altos valores religiosos se denomina autoconfianza religiosa. Quien ha alcanzado la etapa de la fe religiosa en sí mismo cree que Dios lo ha convertido en el más noble de sus criaturas y le ha dado las posibilidades suficientes para que pueda hacer el mejor uso de ellas utilizando su intelecto y su libre albedrío. Es natural para una persona que tiene esa mentalidad tener más confianza en sí misma y, de acuerdo con las enseñanzas del islam, no inclinarse ante nadie más que su Creador.

Autoconfianza

El mes sagrado de Ramadán es el mes de la espiritualidad y el fortalecimiento de la fe y las creencias religiosas. En este mes bendito, hay muchas condiciones favorables para el florecimiento y el crecimiento de la confianza religiosa en uno mismo. Una de las herramientas es tener la fuerza para soportar las dificultades para lograr el éxito. Aquel que cree en sus habilidades y trata de aumentarlas, también ha aumentado su confianza en sí mismo. El ayuno es un ejercicio para llevar a cabo las órdenes legítimas que Dios ha prohibido durante el día. El ayunante aprende que, en el camino del éxito y la felicidad, debe renunciar a algunas comodidades y placeres temporales. El ayuno aumenta la voluntad de una persona para lidiar con los problemas.

Pero lo más importante del ayuno es fortalecimiento de la fe. Una persona que camina por el camino de la fe no considera posible lograrlo sin antes una creencia firme en Dios y la obediencia a sus mandamientos. Una fe fuerte y una creencia en Dios es un apoyo confiable que brinda paz. Como leemos en la Sura El trueno, versículo 28: "¿Acaso no es con el recuerdo de Dios como se tranquilizan los corazones?"

Uno de los actos de adoración más importantes es la lectura del libro sagrado del Corán, que ha sido recomendado durante el mes de Ramadán. El Santo Profeta del islam (PB) enfatiza que los musulmanes deben leer mucho el Corán durante este mes, y su querido nieto, el Imam Muhammad Baqir (P) dice: "Todo tiene su primavera y la primavera del Corán es el mes de Ramadán"

El Corán es la agradable palabra de Dios y su lectura calma y crea un sentido de autoconfianza religiosa. En este milagro divino se ha dicho muchas veces que el destino del ser humano está en sus propias manos y es él quien determina su felicidad o su dolor. En la Sura El arropado, versículo 38, leemos: "Cada alma es responsable de sus actos". Por otro lado, Dios promete al ser humano que sus buenas y justas obras tienen una recompensa y beneficio mucho mayor que sus pecado y errores. En la Sura Los rebaños, versículo 160, las buenas nuevas se declaran explícitamente: "Quien traiga una buena acción recibirá diez veces más y quien traiga una mala acción sólo recibirá un castigo equivalente y no serán tratados injustamente". De esta manera, un musulmán, basado en las enseñanzas del Corán, llega a la conclusión de que su felicidad y su desgracia están en sus propias manos, y si elige el camino del crecimiento y la guía, disfrutará de muchas recompensas.

El Sagrado Corán

El Corán advierte a cualquiera que busque la fe religiosa en sí mismo que no culpe a otros por sus errores e imprudencia, sino que asuma la responsabilidad por ello. Como leemos en el versículo 15 de la Sura El viaje nocturno: "Quien se guíe, en verdad, se guía en beneficio propio y quien se extravíe, en verdad, se extravía en su propio perjuicio. Nadie portará la carga de otro y no castigamos sin haber enviado previamente un Mensajero”. En el islam, especialmente durante el mes de Ramadán, un musulmán aprende a conocer su verdadero valor, porque Dios lo ha honrado y le ha dado el éxito de apreciar en este divino mes y ha encontrado la oportunidad de acercarse a su Señor. El ser humano tiene la posibilidad de acercarse a Dios, siempre que crea en sus habilidades y las utilice en el camino directo de la guía y la salvación.

El Imam Ali (P) dice sobre la necesidad de conocer el valor propio: "El ser humano sabio es aquel que conoce su valor y en su ignorancia es suficiente pensar que lo desconoce". Por lo tanto, la condición previa para creer en uno mismo es la conciencia del alto valor del ser humano en el mundo de la creación.

Quien conoce este punto tan importante no renunciará a la confianza en sí mismo hasta que alcance la posición de digno siervo de Dios.

Confianza

El islam, por otro lado, advierte al ser humano que el pecado disminuye su valor, y que cualquiera que busque la fe religiosa en sí mismo debe abstenerse de hacer cosas que desagraden a su Señor. El Imam Ali (P) dice: "El que tiene un alma querida y honorable no la destruye con la inmundicia del pecado". El bendito mes de Ramadán es una oportunidad preciosa para la superación personal, abandonando el pecado y pidiendo perdón. El Profeta de Dios (PB) dijo en un hadiz: "En este mes, los demonios rebeldes están encarcelados". Aquel que busca alcanzar la fe religiosa en sí mismo, nunca desperdiciará esta valiosa oportunidad de practicar cómo evitar el pecado, que disminuye el valor del ser humano y hace temblar su confianza en sí mismo, para ello busca la ayuda en el ayuno, la adoración y el perdón de Dios.

Como se ha dicho, la base de la fe religiosa en uno mismo es la confianza en Dios, porque quien confía únicamente en El Creador no se inclina ante ningún poder o riqueza. El Príncipe de los Creyentes, Ali (P) enfatiza: "No seas esclavo de otro ser humano porque Dios te ha creado libre". El Corán asegura a los musulmanes que: "...Y quien confíe en Dios tendrá suficiente con Él..." (Sura el Divorcio, 3) y considera que la confianza es una característica de los creyentes.

Aquel que considere al Creador Todo poderoso del universo y su conocimiento infinito y la misericordia como su amigo y ayudante, ciertamente confiando en Él y usando las habilidades que Dios le ha dado, puede hacer grandes cosas y alcanzar el hogar de la perfección y la felicidad en este mundo y en el más allá.

Código para noticias 1513

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 3 =