Migraciones: imposición a los pueblos del Sur Global

Segundo Paso para Nuestra América.- El presente artículo aborda el fenómeno de las migraciones como una realidad que emerge de las desigualdades del sistema capitalista en su período de decadencia, pero además cuestiona el derecho internacional al permitir que esta realidad sea asumida por los estados desde la securitización, es decir desde la represión, siendo una realidad social y política.

La sociedad actual está atravesando crisis de diversas dimensiones. Las mismas, dan cuenta de la decadencia de un modelo económico, político, social y cultural que ha sido un fracaso para garantizar la vida humana en condiciones plenas. Uno de los fenómenos más impactantes, consecuencia del modelo capitalista, es el de las migraciones.

La mediática mundial da fuerza a noticias dispersas, para generar matrices que apuesten al alcance de sus propios intereses en la opinión pública. El 2021 ha dado testimonio de la capacidad de adaptación del metabolismo del sistema capitalista, pero también de la expresión de sociedades que pugnan por una nueva forma de vida, más justa.

Migraciones: un problema estructural

Una de las grandes realidades, escapadas del lente de quienes sostienen imágenes para las corporaciones mediáticas, es la referente a las migraciones.

A pesar de que ya no aparece como noticia de primera plana, la llamada caravana de migrantes de Centroamérica (repleta de secuestro de niños y niñas, cárcel y abusos de todo tipo por parte de las autoridades de EE.UU.); aún se mantiene.

A mediados de enero, una caravana de migrantes hondureños fue detenida en Guatemala por las fuerzas de seguridad sin haber cometido ningún delito. Esta población ha salido de su país a raíz de la desigualdad económica y los altos niveles de violencia que atraviesa Honduras.

El gráfico a continuación refleja las detenciones de migrantes provenientes de Centroamérica en la frontera de EE.UU. entre los años 2014 a 2017:

Esta acción de las fuerzas represivas responden a lo que Yajaira Ceciliano Navarro y Tanya Golash-Boza expresan en su artículo “Reflexiones sobre el apartheid global y la migración”, alertando sobre la segregación:

“Esta deshumanización pasa por la animalización de las personas inmigrantes, como parte de esta estrategia de segregación, donde deben ser vistos como animales salvajes o salvajes que corren y deben ser detenidos por potentes depredadores fronterizos del Estado. Por ejemplo, a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México, a menudo se escuchan los términos coyotes (los traficantes) y pollos (los inmigrantes indocumentados)”.

Se trata igualmente de la llamada securitización, es decir, asumir la vía de la represión y la llamada seguridad de Estado para abordar un problema social propio de la decadencia del sistema capitalista. 

En otras palabras, los problemas emergentes de dicho modelo, son cargas para los ciudadanos y ciudadanas explotados, que los utiliza y luego los trata como delincuentes.

Securitización de las migraciones

Al convertirse una problemática social en un tema de seguridad, la respuesta no se basa en el juego democrático ni en opciones políticas; sencillamente las respuestas son asumidas por los aparatos de represión. Y al ser una realidad que emerge de las contradicciones del sistema capitalista, seguirá existiendo de manera permanente hasta que se rompa la desigualdad estructural.

Para los países del Sur Global, se presenta un debate importante en el concierto internacional: la exigencia de abordar esta realidad a partir de tratados internacionales; pero sobre todo a partir del respeto a la Carta de las Naciones Unidas en cuanto a la defensa de los derechos humanos.

El sistema internacional sigue dando muestras de su decadencia y su activación al servicio de las grandes potencias. Es hora de que emerjan de manera contundente nuevas alternativas.

Gabriela Molina

Politóloga


 

Código para noticias 1642

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 2 =