publicado el: 24 junio 2021 - 20:09

Salud

Corazón Fantasma

¿Es Este el Principio del Fin de la Escasez de Donante de Órganos?
Corazón Fantasma

Segundopaso - Una nueva investigación del Instituto del Corazón de Texas comparte su estudio sobre el "corazón fantasma", un órgano que ha sido limpiado de todas las células y puede rehacer el corazón humano casi desde cero. Esta idea se dio para resolver el problema de escasez de donantes de órganos.

La insuficiencia cardíaca, una enfermedad en la que el corazón ya no puede bombear sangre del cuerpo y requiere un trasplante. La principal causa es la muerte cardíaca, en la que un ataque cardíaco importante (IM) mata aproximadamente mil millones de miocitos (un cuarto de corazón). Desafortunadamente, un corazón nuevo requiere de un pedido al sistema de salud pública donde hay una larga cola en espera de donantes.

Incluso si el paciente puede vivir lo suficiente para recibir el corazón del donante, su sistema inmunológico puede rechazar el órgano donado. El órgano donante generalmente contiene los antígenos propietarios originales, las proteínas naturales secretadas por células específicas. Ocasionalmente, el sistema inmunológico puede confundir los antígenos con un virus y atacar el órgano que salva la vida.

El corazón fantasma, es un corazón limpio de todas las células, incluidas las células sanguíneas, dejando solo colágeno, fibronectina y laminina, lo que proporciona una cubierta de proteínas para rehacer un nuevo casi desde cero.

La cardióloga Doris Taylor ha descubierto una forma de brindar el acceso a corazones a la salud pública a través de un proceso llamado desintoxicación. Taylor lavó el corazón de una rata con limpiador hasta que las venas y el pigmento desaparecieron dejando atrás el tejido esquelético del corazón. Este tejido esquelético, cuando se vacía de sangre, es blanco lo que le da el nombre de "corazón fantasma". Al destruir los vasos sanguíneos, también mata los antígenos que el cuerpo del receptor puede rechazar.

Sin embargo, existía otro problema: el corazón no puede funcionar sin células. Entonces Taylor tomó células cardíacas de ratones recién nacidos y las inyectó en el corazón fantasma. Usó células madre porque son células indiferenciadas que pueden convertirse en cualquier otra célula, como las del corazón, el hígado o el riñón. Ocho días después, el corazón de la rata comenzó a latir por sí solo. Taylor no solo creó el primer corazón activo en el laboratorio, sino que también pudo asegurarse de que el corazón fuera compatible con el receptor. Si bien demostró que este método podría funcionar en ratones, finalmente quiso usarlo en corazones de cerdo, que son más similares en estructura y tamaño a los corazones humanos. Sin embargo, el experimento aún no ha terminado. Taylor debe encontrar la manera de asegurarse de que este nuevo corazón pueda bombear 7.000 litros de sangre al día sin ninguna ayuda. No solo eso, sino que, si el receptor es joven, el corazón también pueda crecer.

Lo más complicado de todo es que también debe encontrar una manera de combinar el nuevo corazón con los vasos sanguíneos del cuerpo receptor. Después de todo, el corazón no funcionará si no puede bombear sangre.

De hecho, el corazón humano es el primer órgano en crecer y su crecimiento está relativamente bien definido. En teoría, el corazón tiene la capacidad de regenerarse porque sus células cardíacas pueden dividirse; el corazón adulto contiene una hendidura de células madre cardíacas, que pueden diferenciar entre las células cardíacas y otras células relacionadas. Sin embargo, como la mayoría de los otros órganos, estos mecanismos no se activan con una lesión grave.

Durante muchos años, varios investigadores insistieron en que el corazón era un órgano fijo después de la mitosis y no podía regenerarse. Si bien algunos estudios in vivo han dado evidencia de una posible división de los cardiomiocitos, donde han sido severamente criticado por su metodología. Independientemente, está claro que su capacidad para dividirse potencialmente no se extiende a una reparación extensa, también se ha demostrado que el tejido cardíaco dañado contiene una cámara de células madre cardíacas muy poderosas y otras células progenitoras que pueden diferenciarse en miocitos y arterias coronarias.

Una vez más, ha habido una gran controversia en torno a este descubrimiento. Algunos creen que pueden surgir nuevos miocitos a partir de la diferenciación de miocitos maduros en su estado inmaduro, lo que les permite adquirir un fenotipo inmaduro y así dividirse.

Al recolectar y probar estas células, el grupo aprendió que las células masculinas y femeninas son muy diferentes. Hay más células madre en la médula ósea y la sangre de las mujeres y su sistema inmunológico es muy diferente del sistema inmunológico de los hombres. Debido a que los cuerpos de las mujeres están preparados para el embarazo, son más leves y menos propensos a la inflamación, pero también son más propensos a las enfermedades autoinmunes.

Los estudios han demostrado que las células femeninas se implantan en ratas macho y reducen los síntomas de la aterosclerosis, mientras que lo contrario ocurre con las ratas hembras con un aumento de los síntomas. El objetivo, por supuesto, es construir órganos vivos que bombeen sangre a través del cuerpo de un adulto sin la ayuda o la amenaza de rechazo, porque el corazón está hecho de células receptoras.

La prueba actual en ratones implica la implantación de un segundo corazón junto al corazón principal, con la esperanza de que el nuevo órgano se fortalezca lo suficiente dentro del cuerpo para ganar el mando. Se calcula que se necesitan 10 o 15 años para implantar un corazón eficiente en un adulto (los corazones de los niños son más pequeños y necesitan menos músculo, por lo que esto puede suceder antes).

Acaso ¿Es este el principio del fin de la escasez de donante de órganos?

A medida que aumenta el número de pacientes en la lista de espera, disminuye el número de órganos disponibles. Los avances en la atención médica han aumentado la esperanza de vida de los posibles donantes de órganos y los miembros de la familia se muestran reacios a dar su consentimiento. ¿Es finalmente posible utilizar la prueba del corazón fantasma en el corazón humano? ¿Se puede repetir para otros trasplantes de órganos como el riñón o hígado? ¿Qué efectos políticos puede tener este avance médico en nuestra sociedad?

Código para noticias 1696

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 3 =