África y Medio Oriente: Razones políticas, geopolíticas y geoestratégicas de una guerra criminal III

Segundo Paso para Nuestra América.- El doctor Ángel Tortolero hace referencia a la industria mercenaria y de lo rentable que es, de cómo pasa a sustituir a los ejércitos regulares en aquellos escenarios bélicos propiciados por la maquinaria industrial norteamericana- sionista. Escuchemos qué tipos de guerras desarrolla el imperialismo en el mundo y si en el caso de Afganistán se trata de una lucha perdida por Estados Unidos o por la humanidad misma frente a este país opresor y sus aliados.

SPNA: Han pasado cuatro presidentes de EE.UU. desde que este país iniciara la invasión contra Afganistán en 2001. Nuevamente se anuncia el retiro de tropas por parte de Joe Biden, anuncio que también hicieran Donald Trump y Barack Obama, bajo sus mandatos, sin llegar a concretarse. Luego de veinte años en este territorio, ¿Se trata de un fracaso para EE.UU. o se trata de un reacomodo en la estrategia como afirman diversos analistas?

Á.T.: La guerra es una mercancía y, como toda mercancía, genera un negocio para quienes la promocionan. Hoy en día el mercenariado es una industria próspera y de las peores, por cierto, pero una industria que deja ingentes ganancias para quienes invierten en ella. Las grandes contratistas, como le llaman en Norteamérica a esta empresa, a las grandes contratistas, o sea, a los mercenarios que trabajan para la guerra en muchas partes del planeta, Afganistán, Colombia, en la misma Palestina, donde vamos a conseguir, inclusive, hasta colombianos peleando del lado israelí por combatir a los palestinos, hay evidencia de ello, en Siria, en Maimar, donde usted vaya va a conseguir que la industria de la guerra, en Irak, donde es patética la posición de la industria de la guerra, es más importante que los ejércitos regulares.

La promesa de retiro de los ejércitos regulares, en el caso de Afganistán, por parte de los EE.UU., no es más que una farsa, es simplemente cambiar el ejército regular por el ejército de mercenarios que es lo que pasa en Irak. En Irak, el ejército regular norteamericano opera en muy pocas cantidades, mientras que la empresas contratistas mercenarias son las que tienen el control; por cierto, compuestas por gran parte de individuos formados en el Mossad, o sea, en Israel y formados también por los EE.UU. que no hay que menospreciar su vocación de asesino universal y de guerrerista mundial, tienen grandes organizaciones para tal fin.

También hay varios tipos de guerra que están planteando y hay varios tipos de invasión y de ocupación. Una de baja intensidad que sería la del internet, el whatsapp y las redes sociales que cada vez que usted prende su teléfono usted lo que ve es una propaganda haciendo oda al modo de vida americano como el mas preponderante, como el estadio de normalidad universal; y una de mediana intensidad, digamos que es la de la invasión temprana o del asesinato de líderes progresistas, del caso reciente en la República de Irán, de Qasem Soleimani, ese gran líder iraní que estaba haciendo todo lo mejor posible por lograr la paz en Irak, en Siria, por sacar de allí al Daesh que es una desgracia para esa zona del mundo; o de alto impacto, como el caso de países que han sido invadidos y devastados como es el caso de Afganistán productor de opio, primer productor de amapola, por lo tanto de opio, que mantiene un alto perfil para el mundo del narcotráfico. No olvidemos que Norteamérica tiene mas de 60 millones de adictos que demandan su dosis diaria de opioides, y eso le causa un gran problema al gobierno norteamericano y de alguna forma debe satisfacer esa demanda perversa del opioide porque esa población necesita de ellos, si no, bueno, se volverían locos y 60 millones de personas en estado de esquizofrenia por abstinencia seria toda una desgracia para cualquier país.

Entonces bueno, respondiendo su pregunta, no se trata de un fracaso de los EE.UU., se trata de un fracaso de la humanidad frente a los EE.UU. que no ha podido darle con claridad, no ha tenido valor, no ha podido unificar el planeta en función, no de acabar con los EE.UU., pero sí de que encierren sus demonios y mantengan sus estándares organizativos, sociales, políticos y económicos para consumo del pueblo norteamericano y no como ese manto glorioso para toda la humanidad. 

Código para noticias 1699

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 4 =