Ana María Oviedo Palomares y la poesía que abraza a Palestina desde la distancia

Segundo Paso para Nuestra América.- Ana María Oviedo Palomares es una poeta que desarrolla una estética de la ternura y hondo sentir hacia las causas justas y el bien común. Sus versos expresan al mismo tiempo solidaridad hacia los pueblos oprimidos y denuncia a los opresores. Su filosa metáfora resplandece en la oscuridad del desasosiego y se puede respirar el perfume del valor. Escuchamos en sus palabras la huida del enemigo. En estos poemas que ha querido compartir con nosotros, y desde los referentes de la cotidianidad, queda expresado el sufrimiento que padece Palestina como consecuencia del expolio y las atrocidades que contra ella comete el sionismo, pero también deja claro que este heroico pueblo, en medio de ese dolor, abraza la tierra tan profundamente como las raíces de sus centenarios olivos.

La sensibilidad de los poetas, muchas veces excede los ámbitos del arte. Sobre todo cuando ocurren injusticias por parte de poderes hegemónicos que someten a los pueblos al asedio y los despojan de sus territorios legítimos.

Es así, como los versos se utilizan en cantos de solidaridad, líricas sentidas que alzan su voz como arma de combate:

BELÉN

Mi madre

dice que hace más de dos mil años

una estrella

iluminó durante días el cielo

después de un nacimiento

Aquí siguen naciendo niños cada día

Yo me pregunto si todos no merecen

la claridad,

su común lucero

Me responde

un resplandor de cohetes y misiles,

no traen mirra,

incienso ni oro.

Hace tiempo ya

no conocen más ofrenda que la guerra.

Ana María Oviedo Palomares, poeta, música, docente, escritora y cultora venezolana, dispone su voz, manos y corazón con la intención de abrazar a mujeres, hombres, niñas y niños que son afectados por los componentes bélicos israelíes, que impactan en la tierra palestina con consecuencias incalculables. La poeta trujillana no es indiferente al conflicto causado por el sionismo que inició la cruenta guerra árabe-israelí.

Y la distancia geográfica no es excusa para dar aliento a un pueblo que está sometido por ejércitos de ocupación, donde la poesía se opone a la miseria causada por la violencia, donde las letras, los sentimientos y las nobles causas se conjugan:

Aquí desaparecieron las flores,

           un pétalo es lujo de la imaginación.

Aquí desaparecieron los pájaros

Cuando tuvimos que dejar la casa

mi abuela llevó su jaula llena, único equipaje,

hasta que murieron como todos,

atragantados con el polvo de los edificios

cayéndose a pedazos después de las bombas.

Aquí llevamos el horror entre los brazos.

Al otro lado del mundo, cuando mucho,

una madre se conmueve frente al televisor,

                                              pero luego se levanta,

y arrulla a su hijo sin que la voz le tiemble,

segura de terminar la canción.

Aquí hay poco espacio para la ternura,

y sin embargo mis palabras se doblan

como grandes racimos de frutas, cuando

pasa el muchachito de trece años, el que

lleno de fuerza y ​​rabia

dispara un obús,

ya no tiene miedo, la primera vez gritaba sin parar,

como para aturdir con furia su alma mínima.

Hasta ayer su padre

besaba cada día sus mejillas y le esperaba

a la salida de la escuela.

Ahora ya no le espera más,

aunque a veces vuelve,

                                desconocido y descarnado.

El Estado de Israel mantiene un apartheid contra los palestinos. Los desaloja de sus tierras de origen, los colma de amenazas constantes, pretende robarles la esperanza:

Aquí no hay refugio posible.

El enemigo huele y detesta nuestras lágrimas.

El enemigo huele nuestras palabras.

El enemigo huele nuestra fe y se estremece en secreto.

El enemigo huele nuestro valor, en nada parecido a la resignación.

Nunca hemos visto sus ojos.

No tiene voz.

Está en todas partes, siempre cerca.

Llenó nuestra tierra de truenos amargos,

sin olor a humedad, sin lluvia,

puro ruido y resplandores nocturnos.

El enemigo comienza a tener pesadillas.

se multiplica pero

no para de caer

y todavía cree

que puede ganar esta guerra.

Desde la intimidad del espíritu, en la estancia de sus ámbitos materiales, Oviedo Palomares reflexiona sobre la realidad de los que viven bajo un cerco implacable:

AMARGO

Busco recetas de cocina

fáciles

sobre todo y más bien

                                       baratas.

La televisión está encendida y la OMS

dice que tal vez no haya cura

definitiva y

debamos esperar a ser

un nuevo

rebaño.

Vuelvo a la receta una para

aderezar esta crisis que nos cala ya los huesos

desde que no tenemos mar

y nos han secuestrado el aire el de volar

y nos han hecho olvidar la tierra

y las semillas.

En la brisa de esta tarde una copa de agua

es un caracol

que reproducir el sonido del mar

en el patio de mi casa,

las cuatro paredes que resguardan el mundo.

"Pan sin huevo sin leche ni manteca"

Ah puede ser ese hay que

ahorrar comida así no salgo tanto

en la cuarentena

la televisión habla de los deshaucios,

gentes debajo de los puentes y el frío,

pero el gas ...

Tengo que encontrar un pan que se haga en el fogón,

en los campos de refugiados las carpas

no llegan a caparazón ni el cielo es techo,

la voz del programa

dice que no tienen que perder y

pienso que perdieron siempre,

perdieron desde su nacimiento

junto al lobo de la pobreza

qué metáfora manida,

minada,

lobo,

hiena,

lo encuentro

se puede hacer pan sin horno,

pan de sartén,

en un país del oriente medio ahora mismo

explota un hongo y es casi 6 de agosto

pero

después de que lo haga

estoy segura,

aunque acaban de rescatar a una muchacha

de entre los escombros,

será el pan más amargo que comí

alguna vez,

en fogón, sin huevos, sin leche, sin manteca,

pero con la sal, y el agua que no tienen allá,

allá en la inmensa geografía del desamparo

el pan más amargo de mi historia

                                                               culinaria.

Esa sistematización del horror, discriminada contra la gente oriunda de Gaza y Cisjordania, en la que desplazan a miles y miles de sus hogares, les derrumban sus casas, matan y violan los derechos más elementales, donde una Organización de Naciones Unidas no es capaz de detener un flagelo despiadado, el alma de la poeta les afrenta:

Una franja  

          Un trozo  

Un pedazo  

Lo que van dejando

 

Polvo

Pequeño territorio  

que supera todas las medidas 

del dolor

Es necesario que los pueblos del mundo se solidaricen con el dolor palestino. Que busquemos una fórmula para desmontar el poder de los capitales fácticos. Palestina resiste, con angustia, con desvelo, con una vida llena de dificultades, donde las niñas y los niños juegan en medio de los bombardeos. Mientras encontramos ese camino para un mañana distinto en el Oriente Medio, Ana María Oviedo Palomares nos deja una expresión de defensa:

Soy el guijarro recogido  

en una calle del infierno  

  

lanzado para empedrar el camino  

de las buenas intenciones

vuelo sobre un muro

desde el otro lado  

devuelven  

           fuego.

Ricardo Romero Romero

@ItacaNaufrago

Ana María Oviedo Palomares (Valera-Venezuela, 1964)

Ha hecho de la música, la poesía y la cultura su oficio vital. Fundadora de la Red Nacional de Escritoras y Escritores Socialistas de Venezuela. Promotora y mediadora del libro y la lectura, coordinadora de la Bienal Nacional de Literatura "Orlando Araujo" en sus nueve ediciones.

Ha publicado los libros: De fuego o de ceniza , 1997; Dominio oscuro , 1977; Flor de sal , 2003; Ruegos, 2004; Crueles, treinta y siete canciones y un poema de amor , 2007 y las antologías Dominio Oscuro , 2007 y De fuego o de ceniza , 2019. Textos suyos aparecen además en diversas antologías, y han sido traducidos al árabe, al italiano y al portugués.

Los poemas publicados en este trabajo, pertenecen a un volumen inédito que la autora le dedica a los pueblos palestino y saharaui.

Código para noticias 1810

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 0 =