publicado el: 18 agosto 2021 - 23:35

Segundo Paso

Resistencia: Uno de los Pasos a la Victoria

Cuba, Venezuela, Irán, Irak, Yemen, Palestina, Siria Ejemplo de Resistencia
Resistencia: Uno de los Pasos a la Victoria

Segundopaso - Resistencia: El concepto resistencia suele definirse y se ha establecido una convención en ello como: La capacidad de mantener un esfuerzo de forma eficaz durante el mayor tiempo posible, constituyéndose, en el plano político, como un fenómeno central en la caracterización de nuestras sociedades, sobre todo aquellas que están sujetos a algún tipo de opresión, ataques, dominio, hegemonía u otro tipo de acciones que coaccionan a nuestros pueblos.

Una resistencia, que en este siglo XXI se ejemplifica en países como Cuba, Venezuela, Irán, Irak, Yemen, Palestina, Siria, El Líbano, entre otros, que afrontan los ataques de aquellos que se autoerigen como potencias hegemónicas. Una situación que abarca una multiplicidad de acciones en los campos económico, político, cultural, militar, seguridad informática, implementación de golpes suaves (1) operaciones donde la nación sudamericana sufre, día a día, numerosos intentos de desestabilización y operaciones destinadas a derrocar tanto el gobierno del fallecido comandante Hugo Chávez como del actual mandatario, Nicolás Maduro. Acciones promovidas desde el imperio con ayuda de gobiernos títeres como el de Colombia, Chile, coordinador por el secretario general de la organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro

La resistencia, al considerar la situación de Venezuela, la podemos definir al amparo de lo que sus propias autoridades han señalado. Tal es el caso del mandatario Nicolás Maduro Moro quien, en un encuentro con corresponsales extranjeros en octubre del año 2020 afirmó que “Venezuela sigue siendo ejemplo para el mundo por su carácter antiimperialista y su resistencia al modelo neocolonizador que trata de imponer el hegemon y con ello es inspiración para reagrupar las fuerzas progresistas de América Latina y avanzar en su emancipación…La resistencia de Venezuela ha permitido recomponer las fuerzas progresistas  y revolucionarias del continente, la resistencia del ALBA, la unión de Cuba, Nicaragua, Venezuela, el Caribe, ha sido un punto de apoyo sólido para mover todo lo que se está moviendo en América Latina y el Caribe, para que los pueblos insurjan con su verdad”. Una Venezuela que tomó el testimonio de Cuba y ha empujado el carro de la resistencia por un camino tan glorioso como el de la mayor de las Antillas.

Bajo esta idea surge la pregunta de cómo entender la capacidad de resistencia de un país como Venezuela, sujeta a políticas de máxima presión semejantes a las que se ejercen contra Cuba y la República Islámica de Irán. Ante ello Maduro señaló “cuando se quiera entender la historia de nuestra resistencia, de nuestro aguante, de nuestras batallas y de nuestras victorias, tiene  que reconocerse que nosotros estamos plantados firmemente y tenemos raíces profundas sobre esta tierra, y tenemos  un pueblo consciente, una unión cívico militar, un liderazgo político, un poder del Estado, un proyecto de país, tenemos la experiencia y la honestidad por eso estamos aquí” (2) Me parece una buen definición de resistencia en el aspecto teórico y práctico si consideramos las dos décadas en las cuales Venezuela ha estado sometida a una política de bloqueo, sanciones, embargos y desestabilización.

Ante la interrogante respecto a que si el enemigo de Venezuela, su pueblo, su revolución, ¿es el imperialismo o el sionismo? La respuesta es clara: ambas ideologías, ambas visiones de un mundo hegemónico, unilateralista, violatorio del derecho internacional y que suele apelar a la fuerza, el racismo y los crímenes para imponer sus objetivos, son los enemigos de Venezuela y en general de la humanidad. El imperialismo es, en esencia, un enemigo jurado de la revolución bolivariana. No es posible concebir una relación entre Estados Unidos y la Venezuela transformadora, multilateral, aliada de los pueblos oprimidos del mundo, defensora de las causas de los pueblos a los cuales se les somete a presiones, desestabilizaciones, agresiones e invasiones propiciadas por el imperialismo, sin que choquen frontalmente, como ha sucedido en foros internacionales, en declaraciones de apoyo, por ejemplo a la causa del pueblo saharaui, en defensa de la Revolución Islámica de Irán y sobre todo cuando se ha chocado con el hijo putativo del imperialismo como es la entidad sionista. Ello, cuando la Venezuela chavista ha salido en defensa irrestricta del pueblo palestino y ha enfrentado resueltamente al régimen israelí y lo que ello significa en un mundo dominado por el sionismo, en lo mediático, financiero y las influencias políticas. Esa valentía se reconoce.

El sionismo es un claro enemigo pues actúa como punta de lanza del imperialismo en los procesos desestabilizadores contra naciones como Venezuela. No es casual que Israel y su política cómplice con Estados unidos sea quien asesore militarmente a regímenes como el colombiano, venda armas a gobiernos como el de Chile, Guatemala, Honduras, Brasil, Paraguay. Participe de acciones armadas contra la propia Venezuela y forme a grupos paramilitares, que suelen apoyar a regímenes de ultraderecha o participe del asesinato del presidente de Haití Jovenel Moise. Recordemos que candidatos presidenciales de la derecha venezolana suelen ser custodiados por agentes israelíes de la empresa Marksman Latin America, con sede en Panamá. Un sionismo que logra seducir a personajes como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que termina convertido en el coordinador de los ataques contra Venezuela. Así tanto el imperialismo como el sionismo son enemigos de una revolución bolivariana, que desde el inicio del gobierno del fallecido comandante Hugo Chávez Frías apoya al pueblo palestino y denuncia los crímenes cometidos contra este pueblo y eso, qué duda cabe, el sionismo suele no perdonarlo.

Venezuela y el Eje de la Resistencia

Existe entre la Venezuela chavista y el frente de la resistencia en Asia occidental relaciones de amistad cimentados en torno a objetivos de defensa de la soberanía, los principios de autodeterminación e integridad territorial de los países. La lucha contra el imperialismo y la influencia malsana del sionismo. No es sólo un tema de vinculación en torno a enemigos comunes, sino que al profundo convencimiento que ambas ideologías son un peligro para la humanidad, que imperialismo y sionismo representan un daño para las normales relaciones de los pueblos, que allí donde ambos están presente la muerte y la destrucción es una realidad. Esa cercanía en torno a considerar a ambas ideologías y los regímenes que lo representan: Estados Unidos e Israel, ha llevado que Venezuela sufra un acoso mediático en el cual se le acusa de todos los males que suelen acusarse a Hezbolá, a las fuerzas Quds, a Hamas entre otros movimientos y organizaciones de resistencia (3)

A pesar de existir miles de kilómetros de distancia entre Asia occidental y las fuerzas de la resistencia que allí radican, separados por el Mar Mediterráneo y el océano Atlántico, existen fuertes vínculos culturales, políticos y económicos, que día a día se incrementan a la par que de ambos lados del océano se intensifica el ataque contra las fuerzas progresistas antiimperialista y anti sionistas de Venezuela y el eje de la resistencia. Venezuela, desde el momento mismo del triunfo del fallecido comandante Hugo Chávez Frías ha jugado un papel activo de resistencia a Estados unidos y su papel desestabilizador de gobiernos progresistas, que suelen no seguir el quien vive imperial. Mismo papel desempeñado por el eje de la resistencia que cumple el papel antimperialista y anti sionista que la región de Asia occidental requiere y que es guía para aquellos que combaten los poderes hegemónicos allí donde estén.

Este punto es crucial para entender la cercanía política, la profunda raigambre cultural que significa el ser y actuar en función de una conducta antiimperialista y sobre todo el generar las corrientes de unión económica, que permitan contender contra las presiones, bloqueos, sanciones y otras políticas de máxima presión que Washington y sus aliados ejercen, tanto sobre Venezuela como los grupos, movimientos y los países donde radican los frentes de resistencia. Recordemos que en pleno ejercicio del bloqueo más violento contra Venezuela los problemas de abastecimiento de gasolina para la nación sudamericana y repuestos para sus refinerías habían llegado a un punto vital. En ese escenario, la República Islámica de Irán acudió solidariamente en apoyo de Venezuela, enviando cinco buques supertanqueros, que cruzaron 12 mil kilómetros, sujetos a amenazas de Washington con ayuda solidaria a la revolución bolivariana. Trabajar por relaciones económicas justas, prescindir del dólar, crear frentes de resistencia contra el enemigo común son trabajos necesarios de concretar.

Más que culturas y creencias diversas, existe la certeza que el antiimperialismo y la solidaridad de los pueblos es más fuerte que cualquier diferencia que nos quieran imponer. Esa navegación de los buques iraníes, desde tierras de Asia occidental hasta Latinoamérica, teñida de dignidad y con la enseña del martirio que significa la figura señera del asesinado general Qasem Soleimani, concretó los temores del régimen estadounidense, respecto a que la lucha por la dignidad de los pueblos se librará en las puertas del imperio. Permite augurar, que de nada sirve bloquear, sancionar, embargar, robar los activos de las empresas de aquellos países agredidos por Washington, porque finalmente, los conceptos de independencia e integridad suelen imponerse por encima de las ambiciones hegemónicas de aquellos, que piensan y actúan bajo la creencia, que las relaciones internacionales son relaciones de subordinación (4)

En abril del año 2019 en una gira por Asia Occidental realizada por el canciller venezolano Jorge Arreaza, estas similitudes de fondo en cuanto a la lucha contra el imperialismo y el sionismo se expresaron en toda su magnitud. Tanto en sus encuentros en El Líbano donde se entrevistó con el presidente Michel Aoun, partidos de la izquierda y la resistencia libanesa donde se expresaron las semejanzas y acuerdos de lucha frente a los enemigos comunes. En otra parte de su periplo, el canciller venezolano se entrevistó con el presidente Bashar al Assad  quien comparó a su país con Venezuela y reiteró el apoyo al gobierno presidido por Nicolás Maduro frente a las “injerencias extranjeras que son similares a las que enfrenta nuestro país donde el objetivo de Estados Unidos y sus aliados es dominar a los países y confiscar su decisión independiente , que socava el derecho internacional y viola los principios más elementales de la Carta de las Naciones Unidas” (5)

         

                

                             

Lucha contra el neocolonialismo

Esta última década ha quedado en evidencia el acercamiento necesario y estratégico entre Venezuela y los países miembros del Eje de la Resistencia a la hora de contender contra aquellos que, bajo la política de establecer una hegemonía colonial, pretenden imponer su dominio contra El Líbano, Siria, Palestina, Irak, Yemen. Tengamos presente que en la época del colonialismo las potencias europeas crearon el llamado Pacto Colonial mediante el cual se aseguraban, que la explotación de los recursos de los países que dominaban parase, finalmente, en las arcas de las metrópolis, impidiendo incluso que los países importarán productos, que no fuesen los de los países dominantes y menos aún exportar a otros países, que no fueran los que mediante la fuerza generaban una dependencia artificial.

Los procesos de descolonización generaron un nuevo pacto colonial “con el que las ex-metrópolis podían seguir explotando y aprovechando de sus antiguas colonias, creándose así, otra vez una situación de dependencia económica de las ex-colonias respecto a los países occidentales” (6) Esto no ha terminado de desaparecer y frente a las políticas de independencia política y económica de los países como Venezuela, y los miembros del Eje de la resistencia; el imperialismo y sus aliados pretenden seguir con un dominio que debe ser derrotado, principalmente con la necesaria alianza entre aquellos que buscan un camino propio de desarrollo. Los procesos de dominio ejercidos por el imperialismo y aliados como el sionismo y el wahabismo son un aliciente para la unión de los pueblos, por más diferencias geográficas que puedan tener. El idioma distinto, sociedades culturalmente diversas no son impedimento para que conceptos como el de resistencia, dignidad, soberanía, libertad y autodeterminación se impongan como objetivos centrales y una así a países, gobiernos y sociedades separadas por continentes y océanos.

El panorama político descrito, donde  a partir de la caída del campo socialista, la imposición de lo que  los ideólogos del imperio denominaron el Nuevo Orden Mundial y la ofensiva imperial  hegemónica, se llegó a pensar que no había salida posible a ese dominio neoimperialista, las sociedades tanto de Asia occidental como Latinoamérica comenzaron a buscar caminos de resistencia, de ejercer plenamente una soberanía oculta bajo las luces escandilantes de un neoliberalismo, que pretendía presentarse como el vencedor absoluto en la lucha ideológica y económica. Es así como los ejemplos de la Cuba revolucionaria, la Revolución Islámica de Irán, la resistencia palestina, el resurgimiento de nuevas fuerzas de izquierda que había sido cruelmente derrotadas, comienzan a insuflar nuevos aires de cambio. Con vaivenes propios de la búsqueda de un camino propio, que generó, por ejemplo, que en determinados momentos los intentos de concretar panoramas de justicia social en nuestros países se estrellaran frente al muro de un neoliberalismo avalado, apoyado y sostenido por Washington y sus socios. No puedo dejar de mencionar en el contexto de lo escrito, el hecho que la pandemia del Covid-19 ha sacado a relucir lo mejor y lo peor de nuestras sociedades y gobiernos.

En un contexto de crisis sanitaria y económica, gobiernos como el de Estados Unidos, en una conducta criminal, aprovecha el actual trance, para seguir atacando a países como Venezuela, Cuba, Siria y la República Islámica de Irán. Aliados de Washington como el sionismo se presentan como referentes en la lucha contra la pandemia, al mismo tiempo que niegan la vacuna a la sociedad que ocupan y exterminan, tal como sucede con el bloqueo brutal que Arabia saudí ejerce contra Yemen. Esta triada es el ejemplo más evidente de la necesidad de reforzar los lazos entre las revoluciones de Latinoamérica con el frente de la resistencia como una manera de aunar esfuerzos, que conduzcan a la derrota de esta triada.

La lucha contra el dominio global comienza entonces a adquirir más fuerza, las sociedades comienzan a exigir mayores niveles de justicia social en el tema pensiones, sanidad, empleo, cultura, acceso a la información. Estamos, con ello, en una etapa histórica de tremendo empuje revolucionario, en algunas partes en plenitud, en otros a punto de estallar y en otras sociedades donde la calma es aparente pero que puede estallar como un volcán dormido como sucedió en Chile en octubre del año 2019. En Colombia bajo el gobierno ultraderechista de Iván Duque que ha conformado un narcoestado e incluso en sociedades donde el poder hegemónico tiene su raíz, como es el caso de Estados Unidos, que atraviesa fuertes pugnas sociales por los temas de discriminación, racismo y desigualdad. Entender la lucha contra la dominación global recién comienza y en ello hay que apoyarse en aquellos países que han hecho de la resistencia un faro referencial.

Surge la pregunta del por qué, países como Venezuela y Cuba mantienen este sentido de lucha contra el imperialismo. Frente a esta interrogante no podemos dejar de consignar que el elemento liderazgo es fundamental. Tanto el fallecido comandante Hugo Chávez Frías en Venezuela, como el también fallecido comandante Fidel Castro Ruz en Cuba, representan el liderazgo conductor en lo político e ideológico y en la conducción de una política antimperialista como signo evidente. La matriz de estas dos revoluciones lleva el sello antimperialista como también al apoyo solidario y efectivo con los países que sufren el acoso imperial y de sus aliados. Sus Fuerzas Armadas están imbuidas de una doctrina respetuosa de sus compatriotas, no al servicio de una doctrina de seguridad nacional impuesta por Washington. Fuerzas Armadas que participan activamente de la vida pública del país, no están ajenas al vaivén patrio y una sociedad profundamente imbuida de esos ideales antimperialistas.

En el caso cubano, desde el momento mismo del triunfo independentista contra España el año 1895 Cuba comenzaría a enfrentar el imperialismo, que incluso ocupó el país y sigue ocupando parte de su territorio en lo que se llama la Bahía de Guantánamo, donde radica una ilegal base Militar Estadounidense desde el año 1902 a la fecha. Han sido décadas de combate a su influencia malsana, a los bloqueos, sanciones y embargos, que no han cesado lo que obliga a mantener la “pupila insomne”. Venezuela ha tenido también un transitar de lucha contra el ejercicio nefasto del poder que obligó, por ejemplo, al caracazo del año 1989 que tuvo como centro las críticas a un modelo económico social centrado en la corrupción y el entreguismo de su soberanía a organismos internacionales como el FMI. No es casual que surgiera la figura señera de Hugo Chávez frías como necesidad histórica. Fidel y Hugo han sido hijos de la necesidad y padres de las soluciones (7)

      

Ambas revoluciones tienen en su seno un componente de apoyo social esencial y vital, que explica su permanencia y sus victorias a pesar de todos los esfuerzos del imperio por derrotarlas. Sin ese sostén de apoyo del pueblo Cuba y Venezuela no hubiesen logrado trascender. Unido a la impronta internacionalista, que explica también las simpatías y solidaridad de las sociedades del mundo frente a estos procesos revolucionarios: apoyo a las causas de los pueblos sometidos a la ocupación y el colonialismo. Apoyo médico, brigadas sanitarias, de alfabetización, de lucha contra enfermedades. Lo caminos, pueblos y aldeas de áfrica y Latinoamérica han visto transitar en la figura de cubanos y venezolanos internacionalistas la amistad que nos debemos como pueblo y eso no se olvida.

Pablo Jofré Leal

Articulo Exclusivo para www.segundopaso.es
 

1. La estrategia del “Golpe Suave o Blando” son una serie de etapas definidas por el cientista político estadounidense Gene Sharp. Estas etapas se ven claramente explicitadas en la actual coyuntura venezolana y consisten, básicamente en: generar una primera parte denominada Ablandamiento donde se genera y promociona un clima de malestar social, con denuncias sobre corrupción, rumores y creación de matrices de opinión recogidas por la prensa afín. Una segunda etapa llamada Deslegitimación donde se acusa al gobierno de totalitarismo, falta de libertad de expresión y vínculos con el comunismo. Una tercera etapa, signada como Calentamiento de Calles en que parte de la población sale a las calles exigiendo soluciones a problemas de seguridad, económicos y llamados a libertades políticas, generando paralización de la vida cotidiana y ataques a instituciones públicas. Una cuarta etapa: Combinación de Formas de Lucha con operaciones de guerra sicológica, toma y ataque a instituciones gubernamentales, creación de opinión sobre la supuesta ingobernabilidad del país. Finalmente, una quinta etapa denominada Fractura Institucional donde el llamado es a la renuncia del mandatario, llamado a intervención de fuerzas extranjeras y la consolidación de un clima de presión en las calles hacia una virtual guerra civil. https://www.telesurtv.net/news/el-golpe-suave-en-venezuela-en-cinco-pasos-20140220-0054.html

2. http://www.snc.gob.ve/noticias/la-resistencia-de-venezuela-ha-permitido-recomponer-las-fuerzas-revolucionarias-del

3.  En un interesante artículo escrito por José Steinsleger “El sionismo contra Venezuela” señala que, a finales de 2008, frente al fuego aéreo y de artillería lanzado con proyectiles de uranio empobrecido y a discreción contra niños, mujeres y ancianos de Gaza, el gobierno venezolano rompió por segunda vez sus relaciones diplomáticas y comerciales con Israel. A partir de ahí, el sofisticado mecanismo de difamación mediática del sionismo (hasbará) accionó sus engranajes en todo el mundo. CNN, Fox News, Univisión, medios de la SIP, y hasta Wikipedia (ver página “History of the jews in Venezuela), empezaron a citar fuentes reservadas o fidedignas cercanas, o “documentos reservados obtenidos por…”, etcétera, dando cuenta de que oficiales de la fuerza Quds (unidad de la Guardia Revolucionaria de Irán) dictaban clases en la Academia Militar de Venezuela. Que, en una ciudad perdida de Zulia, Hezbolá entrenaba a guerrilleros de Hamas, las FARC y ETA. Que la Yihad islámica trabajaba en los barrios peligrosos de Venezuela y así un largo etc., etc., etc. https://www.jornada.com.mx/2012/09/19/opinion/029a2pol

4. https://politicaycultura.cl/?p=6115

5. https://www.france24.com/es/20190405-venezuela-rusia-medio-oriente-intervencion

6. https://blogs.helsinki.fi/temashispanicos/?p=125

7. El histórico abrazo entre Hugo Chávez y Fidel Castro un 13 de diciembre de 1994 en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, Cuba, marcó el inicio de una nueva era revolucionaria. Dos gigantes de Latinoamérica se encontraron por primera vez para extender lazos de una hermandad solidaria, indestructible y para toda la vida. Todo comenzó con una invitación que recibió Hugo Chávez por parte del historiador de La Habana, Eusebio Leal para dictar una conferencia magistral acerca del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200. El líder de la Revolución bolivariana acepta y viaja a la capital cubana el 13 de diciembre, donde fue recibido por el propio Fidel Castro. A la mañana siguiente se reunieron en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

“Esperamos venir a Cuba en condiciones de extender los brazos, y en condiciones de mutuamente alimentarnos en un proyecto revolucionario latinoamericano”, fueron las palabras de Chávez al llegar a Cuba. Luego de cinco años de aquel encuentro, Fidel Castro viajó a Venezuela para asistir a la toma de posesión del mandatario Hugo Chávez. Es así como Chávez y Fidel comenzaron a consolidar una alianza estratégica entre Venezuela y Cuba, la cual más allá de la empatía, coincidencias ideológicas y amistad, se transformó en una esperanza para unir a los pueblos latinoamericanos.

“Fidel es para mí un padre, un compañero, un maestro de estrategia perfecta”, dijo Hugo Chávez en el 2005, refiriéndose a su estrecha relación con el mandatario cubano. En el 2004, los dos líderes revolucionarios fundan la Alianza Bolivariana nuestra para los pueblos de América (ALBA) como instrumento de Liberación del siglo XXI, mecanismo con el cual se desbancó el ALCA. Es así como América Latina se enrumbó hacia la unidad y una nueva independencia, un legado excepcional que dejan para los pueblos y el futuro. https://www.telesurtv.net/pages/Especiales/Chavez_y_Fidel/decomohugoconocioafidel.jsp

Código para noticias 1828

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 3 =