publicado el: 20 septiembre 2021 - 22:06
Paro plurinacional en Guatemala: En busca de nuevos horizontes

Segundo Paso para Nuestra América.- En esta entrevista a Alida Arana Vicente, Autoridad de la Alcaldía Indígena de Palín, abogada, y defensora de derechos humanos y de las mujeres indígenas guatemaltecas, caracterizaremos la historia política de los gobiernos de Guatemala, el papel protagónico del Movimiento Indígena en el reciente Paro Plurinacional, las consecuencias de la pandemia y la migración forzada, además de conocer el proceso de integración de una fuerza anticapitalista y anticorrupción conformada por el movimiento indígena, feminista, campesino, obrero y estudiantil, que exige la dimisión del presidente Alejandro Giammatei, y sostiene la lucha por la conformación de un Gobierno Plurinacional que convoque a una Asamblea Plurinacional Constituyente.

SPNA: La historia reciente de la República de Guatemala ha sido un constante ir y venir respecto a gobiernos de corte dictatorial y/o neoliberal, sometidos al Triángulo Norte de Centroamérica, a pesar de los acuerdos de paz tras el cese de la guerra civil de 1996. ¿Cuáles son las características de la política y el estado guatemalteco? ¿puedes ofrecer un breve panorama sobre Guatemala a quién no conoce de su historia política?


AV: Para venir y poder hablar de esto, pues es necesario ubicarnos y saber dónde está Guatemala y un poco de su historia. Guatemala se ubica en Centroamérica, al sur de México, y tiene como característica principal que la mayoría de la población es eminentemente indígena.

Hay cuatro pueblos indígenas, el mayoritario es el pueblo Maya, pero también están el pueblo Garífuna, el pueblo Xinka, y el pueblo ladino o mestizo.

Este año, estamos por cumplir 200 años de ser un supuesto Estado, sin embargo, desde el planteamiento de las autoridades indígenas, decimos que este estado criollo, que fue impuesto originalmente, para desligarse de la tributación a la Corona de España, pues es un estado que no nos representa.

Un estado constituido a base de dos pilares fundamentales que son, por un lado, la exclusión, el racismo, el sometimiento y la esclavitud de los pueblos indígenas; y por el otro lado, el pilar del despojo y la expropiación de la riqueza de los pueblos.

Esas dos grandes raíces coloniales, han forjado y han constituido un estado profundamente desigual, profundamente racista, clasista. Durante estos años, ese estado ha tenido a bien, someter a la población, a los pueblos indígenas, a una situación de pobreza, de extrema pobreza, de dictaduras, de genocidio, y de un gran conflicto armado interno que duró 36 años.

Y después de la era de la supuesta democracia en el 85, pues también vemos como de diferentes formas, las características de ese estado no se han modificado en ningún momento, no ha modificado las profundas raíces de desigualdad, en la que las comunidades no tienen acceso a los servicios mínimos, a los servicios básicos. Donde la vigencia de los derechos humanos, los derechos mínimos, tampoco están presentes. Donde se nos ha negado conocer la historia verdadera, la historia de subsistencia, de resistencia y de lucha de los pueblos indígenas. Esa es Guatemala.

A nivel internacional, las cámaras de industria, de turismo, y todos aquellos que ostentan el poder económico y político, hacen ver y venden a Guatemala como el corazón del mundo Maya.

Por la riqueza cultural, la riqueza de los cerros, del medioambiente, de todos los ecosistemas, de tanta diversidad en los idiomas, eso es lo que se venden, ese es el punto de atracción a nivel turístico y comercial que necesitan; sin embargo, la secuelas de las profundas exclusiones están escondidas detrás de sus relatos.

En los últimos años hemos visto un retroceso muy grave en relación a la implementación de derechos humanos en Guatemala. Vemos como los pocos derechos que se habían ido ganando a base de mucha presión social, de la articulación de los movimientos, se han ido perdiendo, con el paso de las dictaduras modernas, que tienen sumida en unas grandes condiciones de desigualdad a Guatemala.

Guatemala ocupa uno de los primeros lugares en las brechas de desigualdad de la región, y uno de los primeros lugares en cifras de desnutrición crónica. Este es un problema alarmante y preocupante, pues en la medida que hay más familias y niños con desnutrición crónica, la situación empeora en el contexto de la pandemia de COVID 19. Miles, pero miles de familias guatemaltecas, están una situación muy pero muy difícil, complicada.

Por eso genera tanta indignación, el fenómeno reciente de préstamos millonarios por parte del gobierno para supuestamente atender esta crisis. Miles de millones de dólares que entraron al país para que la crisis fuera atendida, y sin embargo, los recursos nunca llegaron a las comunidades, fueron desviados.

Nuestros pueblos entonces tienen que recurrir a hospitales sin recursos, abandonados, muchas veces para quedarse tirados como basura, sin mayor atención médica ni humana. Gracias a los gobiernos corruptos. Es la realidad que se vive en Guatemala.
 

SPNA: En este mismo sentido y para ampliar, ¿Cuál es el panorama actual social y económico derivado de la realidad política, fundamentalmente en materia de subsistencia y migración, en plena pandemia por COVID 19?

AV: La situación de la migración es una realidad que estamos viviendo. Hay un millón de guatemaltecos migrantes en Estados Unidos.

Un millón de hermanos que han dejado sus familias. Un millón de hermanos y hermanas a las que este país les ha dado la espalda. Un millón de migrantes que han tenido que sufrir el alto riesgo qué significa ir a la frontera, ir al desierto, para llegar a los Estados Unidos u otros destinos.

Es un millón de guatemaltecos que ahora mantienen la economía guatemalteca con sus remesas, pero estos guatemaltecos y guatemaltecas han tenido que dejar a sus familias, han tenido que venir desterrarse para lograr la subsistencia.

Sin embargo, ahora vemos como a nivel internacional promocionan a las y los migrantes, quieren a los migrantes cuando vienen las remesas, esta élite perversa, pero cuando se están muriendo de hambre, en el camino, expatriados, los migrantes son invisibles. Es una migración de alto riesgo. Una migración forzada por la necesidad de sostener la comida, la tortilla, el pan, de sus familias desintegradas.

Entonces esa es la realidad de Guatemala. Y los miles de millones de quetzales que vienen en remesas, vienen precisamente para apalear y mitigar la ineficiencia y la ineficacia de este estado.

Vemos como en los últimos meses se ha posicionado la denuncia de parte de los pueblos, de las autoridades indígenas, de los movimientos sociales. Se han multiplicado las demandas de parte del pueblo, porque el pueblo está cansado de tanta indiferencia, de tanta corrupción, y de tanta impunidad en la realidad político social.
 

Hay algún político que ha robado miles de millones y simplemente con pagar 500$, pues es absuelto, no es investigado. Pero hay tal vez una persona que se ha llevado una gallina, y le ponen unos cuantos años.

Paralelo a esto, tenemos la problemática de la criminalización, de la estigmatización, de la persecución penal hacia el pueblo. De cómo también se ha fraguado, se ha orquestado muy bien, en toda la institucionalidad, métodos para acallar los liderazgos de las comunidades de los pueblos indígenas. Y es este lamentable panorama el que tenemos en este contexto.
 

SPNA: Pasando por Álvaro Arzú, Alfonso Portillo, Óscar Berger, Álvaro Colom, Otto Pérez, Alejandro Maldonado, Jimmy Morales, y llegando a Alejandro Giammattei, una larga lista de gobiernos han sido rechazados con determinación por los movimientos indígenas y sociales de Guatemala. En este sentido ¿Qué principios y objetivos sostienen la base de los movimientos sociales en Guatemala? ¿Cuál es su particularidad, o su fundamento de lucha?

AV: El principio que ha regido a los movimientos sociales en Guatemala, y el llamado a los paros nacionales, ha sido la profunda indignación. Ha sido también el haber vivido y sentido en el seno del pueblo, la profunda exclusión, las desigualdades, las profundas secuelas de ese estado tan perverso.

Y esto a pesar de tener avances legales constitucionales y administrativos. No olvidemos, que Guatemala ha ratificado la mayoría de instrumentos internacionales relativos a derechos humanos.

El Congreso ha ratificado el Convenio para los derechos de los pueblos indígenas, la Declaración 169, el Pacto de Derechos Civiles, la Declaración de los Derechos Humanos. Toda la gama. Toda el catalogo. Toda la normativa del derecho internacional ha sido firmada y ratificada por Guatemala, y todos los principios constitucionales en el ámbito legal formal, pero ya en la implementación, hay no existen, no se ve el cumplimiento.

Incluso con la promoción de estas jornadas de lucha, se ha visto cómo contrario a las garantías, el gobierno, el estado, ha promulgado estados de calamidad, estados de excepción, para delimitar precisamente el accionar, y la movilización popular.

Entonces podemos decir que el principio que ha sostenido este movimiento en la historia y en el presente, es la indignación. Los pueblos están cansados.
 

SPNA: Desde la creación de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y más adelante, la Fiscalía Especial contra la Impunidad, una tradición de lucha contra la corrupción y la impunidad ha marcado la política interna, aunque con marcados intereses imperialistas. Sin ir muy lejos, las investigaciones dirigidas por el fiscal Juan Francisco Sandoval, desde la Fiscalía Especial contra la Corrupción fueron castigadas duramente por estos poderes político económicos ¿Cómo ha reaccionado a esto el pueblo guatemalteco? ¿Qué relación guarda el llamado a Paro Plurinacional con este tipo de injusticias? ¿Cuáles son las demandas del Comité de Desarrollo Campesino, las Autoridades Indígenas, los Consejos estudiantiles, las organizaciones feministas, y la Plataforma Nacional de Organizaciones de Víctimas del Conflicto Armado?

AV: El Paro Plurinacional se convoca un día después de que destituyeron al Fiscal Francisco Sandoval. Quiero decir que en Guatemala hay profundo agradecimiento por el trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y del Fiscal Francisco Sandoval, en esta batalla. Un trabajo que vino a colocar en el escenario público, nacional e internacional, la podredumbre de todas las mafias enraizadas a lo interno de la institucionalidad guatemalteca.

Que un presidente, que otro presidente, y que muchos actores de alto nivel de decisión del Estado, de los gobiernos, hayan ido a la cárcel, creo que es un gran y valioso trabajo y aporte en el tema de la investigación penal, en el tema de documentar y evidenciar cómo opera esa criminalidad y corrupción en Guatemala.

Entonces, al momento de despedir a Francisco Sandoval, que era la última esperanza que quedaba después de que disolvieron la CICIG, los pueblos, el pueblo en general, se da cuenta del descaro de los políticos, eliminando instancias, destituyendo funcionarios que hacen su trabajo, entorpeciendo las investigaciones y los procesos establecidos por la ley y por las normas.

El pueblo se da cuenta cómo un Congreso quiere imponer arbitrariamente su agenda, una agenda que no beneficia a las comunidades, una agenda que no somos los pueblos indígenas, ni somos los del pueblo.

Su agenda es pro corrupción, pro impunidad, y precisamente por eso es que nace el llamado al Paro Plurinacional. Por ese motivo nace el movimiento que se da a la tarea de llamar a un nuevo pacto de transformación, a la tarea de lograr otro modelo de país.

Estamos cansados ante esta realidad, estamos cansados de tener autoridades que no tienen vergüenza, que no tienen principios ni valores, que lo único que les interesa es saquear y saquear. No tienen respeto por el pueblo. No les preocupan las muertes de más de 13.000 personas a causa del COVID 19. Lo que les interesa son sus intereses mezquinos. Sus intereses que no tienen nada que ver con el bien común.

A partir del llamado a Paro Plurinacional entonces, se abre la posibilidad de poder encontrarnos, de poder repensarnos, de podernos ver como pueblo, como los y las afectadas, y buscar soluciones. Tenemos que reflexionar. Tenemos que cambiar. Tenemos que movilizarnos.
 

SPNA: Desde la Operación PBFORTUNE de la CIA para derrocar al gobierno de Arbenz en 1954, pasando por la creación del Triángulo Norte, la legitimación del "Pacto de los corruptos" en 2017, y llegando al reciente "task force" presentado por vicepresidenta norteamericana Kamala Harris en junio de 2021, tal parece que el departamento de estado norteamericano, prioriza su interés en la política de Guatemala; ¿Cuál es el desafío desde los movimientos políticos, indígenas y sociales guatemaltecos en la defensa de la soberanía y la transformación política guatemalteca?

AV: Creo que el principal desafío de los movimientos políticos, indígenas y sociales en Guatemala trasciende por dejar de un lado los intereses personales e individuales, trascender, este es el mayor desafío. Buscar la articulación. Buscar coincidir. Implementar un nuevo modelo, un nuevo pacto colectivo de la ciudadanía.

Aunque el término de ciudadanía que menciono es muy relativo y cuestionado, porque aquí ¿ciudadanos quiénes?, si aquí, siempre ha habido ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, tercera y última categoría. Y los primeros pues, los pueblos indígenas, no hemos estado presentes. Y para venir y defender una soberanía, ¿Cuál soberanía? Si la soberanía siempre ha sido violentada.

La constitución de Guatemala dice que la soberanía radica en el pueblo, pero si se violenta y no se respeta la carta magna, el fundamento constitucional, ¿Cómo vamos a poder hablar de soberanía?.

Ahora, para las comunidades y para los pueblos la soberanía es trasladada a otra mirada, que es la mirada de las asambleas comunitarias, de la colectividad. Donde no prevalece el bien individual, o el interés particular, sino que prevalece el interés colectivo, el beneficio colectivo. Entonces creo que aquí trasciende nuestra mirada, y se presenta nuestro gran desafío, contra el imperialismo, contra los corruptos y traidores, y es el desafío de articular.

Acá tenemos varias desafíos de por medio, porque estos sectores poderosos tienen muy bien planteadas su ruta, su estrategia, tienen su plan A, B, C, D. Y tienen todos los recursos, para comprar liderazgos, para cooptar líderes, dividiendo y confrontando a las comunidades. Y este ha sido el escenario, bajo la premisa de Maquiavelo, divide y vencerás. Ha sido una dificultad a nivel territorial.

Una que tenemos que buscar revertir, en busca de nuevos horizontes para el pueblo de Guatemala.

Código para noticias 1898

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 10 =