Grandes Empresas En Chile, Coludidas En Las Encuestas

Segundopaso - En épocas electorales y preelectorales chilenas el instrumento que más emplean los grupos corporativos de cuño neoliberal, es sin duda, el de las encuestas de opinión, las que aprovechan de difundir en medios de comunicación de sus líneas editoriales ideológicas homónimas, conozcamos mas sobre lo que se va desarrollando en el país transandino al ingresar a la carrera electoral.

Descartaremos porcentajes que induzcan a  preferencias electorales, porque los resultados carecen de objetividad metodológica, ya que quiénes están detrás de los resultados, y por los intereses que ellos mismos representan, buscan influenciar en las opiniones públicas.

Iniciamos con la empresa encuestadora Adimark GFK, encabezada por Roberto Méndez, presidente de la misma. Méndez es una figura ligada a la órbita de la derecha chilena. Entre su currículo figura su presidencia en ICARE, Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas, miembro del directorio del Banco Santander, y 10 años como consejero de Sebastián Piñera, y de su círculo político. La historia de la empresa muestra que Adimark fue vendida a la consultora alemana GFK, la cual busca dejar atrás el nombre de Adimark, lo que explica que, si alguien hace una búsqueda en los motores de contenido en la web, no encontrará a Adimark, pero sí el resultado de GFK.

Otro personaje, ligado a esta empresa en sus inicios fue Roberto Izikson, quien se retiró de Adimark para trabajar directamente con Sebastián Piñera, durante su primer mandato, así como con el reconocido lobista de ideología sionista, el exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien se desempeñó en esa Cartera de Gobierno, entre el 21 de febrero de 2011 al 5 de noviembre de 2012.

Posteriormente, en 2013, Izikson sale de dicha asesoría para sumarse a la campaña de la excandidata presidencial de derecha Evelyn Matthei, migrando a la empresa Cadem, de la que actualmente es gerente de Asuntos Públicos y Estudios Cuantitativos, motivo por el cual se vio en la obligación de señalar que con Sebastián Piñera “no son amigos”, sin embargo, comparten en lo ideológico, y en cuanto a metodología, uno la expone y el segundo las paga con dineros públicos.

La Cadem es una empresa, definida como “investigadora de mercado, para generar estrategias, acompañar y brindar soluciones concretas y reales”, según su página web.

Uno de los estudios que realizó la Cadem fue desmontado por la Universidad Alberto Hurtado, respecto a un mismo tema, en el que preguntaron, por un lapso de 28 horas, a 238 mil personas sobre las movilizaciones del 18 de octubre de 2019 y las evasiones masivas del Metro capitalino por parte de los  usuarios hastiados con las tarifas abusivas, y sobre las medidas coercitivas del Gobierno de Sebastián Piñera.

La revista de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, destaca que la encuesta “en línea” de Cadem tampoco transparentó un estudio de las movilizaciones sociales en el país, en la cual, Izikson adujo que “no tenía tiempo” para atender una pregunta vinculada con dicha temática.  En cuanto a esta materia, el consultor y académico chileno, Germán Silva, recuerda que la Cadem “no es neutral, y cercana a La Moneda”.

Otra empresa es el Centro de Estudios Públicos, CEP, la que también posee su propia encuesta. Esta empresa fue fundada por Jorge Cauas, exministro de la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet. La CEP tuvo entre sus directivos al exministro de Sebastián Piñera, Harald Beyer, así como a otros integrantes de los grupos económicos como Eliodoro Matte Larraín, implicado en el escándalo de la  colusión del papel higiénico, siendo esta misma empresa receptora de mil 600 millones de pesos en 2015, por concepto de donaciones, pese a que se autodefine como “independiente”.

También puede leer: Ministerio de Inteligencia Chilena "Un Sesgo a la Democracia Chilena"

En esta geografía política de las empresas encuestadoras de Chile aparece la Cerc-Mori, MORI cuyas siglas son ( Market & Opinion Research International) junto al Centro de Estudios de Realidad Contemporánea (CERC) dan a conocer, tres veces al año, su “Barómetro de la Política”. De acuerdo con su definición, “desarrollan técnicas para abordar temas emergentes y comprender mejor los mercados y la ciudadanía”, la que posee entre su cartera de clientes, “gobiernos latinoamericanos, anglosajones, europeos, empresas multinacionales latinoamericanas, anglosajonas y europeas, empresas chilenas grandes, medianas y chicas”. La línea política de la empresa se encuentra vinculada a la Democracia Cristiana a través de su militante, Carlos Huneeus, quien dirige la encuesta.

Estas son las líneas ideológicas de las encuestas en el país, donde los grandes grupos económicos, a través de sus medios de comunicación deslizan los resultados que ellos mismos publican, de acuerdo a sus necesidades y requerimientos financieros, en los que periódicos, canales de televisión, radios y medios en línea moldean la agenda política semanal, aprovechando que la población se encuentra atareada en su día a día, transformándose en un auténtico poder tras las pantallas.

La construcción social de la realidad nace, en parte, desde estas encuestas, dado que muchas personas que no poseen herramientas informativas necesarias, como educación cívica, propenden al analfabetismo político, pudiendo ser presa fácil para ser manipulados en las urnas al momento de ejercer su derecho a elección.

Al día de hoy, en Chile existe un vacío legal del que las empresas encuestadoras sacan cuentas felices al coludirse con los resultados, una práctica muy ejecutada por las grandes corporaciones del país, en la que no existe una regulación jurídica, como la existente en naciones de la OCDE, donde el marco legal impide abusar del electorado, sobre todo, en épocas de escrutinios, en las que a lo menos se dan a conocer más de 50 resultados por año, buscando así adelantarse a los resultados para coaccionar a los ciudadanos que buscan estar del lado de los ganadores, una suerte de ludópatas eleccionarios que actúan según lo dictado por este tipo de empresas que recurren a la colusión desinformativa.

Manuel Arismendi, Segundo Paso.

Código para noticias 2008

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 1 =