publicado el: 8 noviembre 2021 - 19:28

Segundo Paso

Análisis del Día "La Inseguridad en Afganistán"

Kabul Sacudida Por El Terrorismo del Wahabismo de ISIS
Análisis del Día "La Inseguridad en Afganistán"

Segundopaso - Muhammad Reza Taghizade, un experto en asuntos internacionales, escribió en una nota refiriéndose a los ataques contra chiítas en Afganistán por parte de miembros del grupo terrorista wahabí ISIS "Los chiítas en Afganistán están teniendo días dolorosos en este país y en solo dos semanas ya han estado varias veces de luto".

El primer ataque del grupo terrorista wahabí ISIS contra mezquitas chiies tuvo lugar el viernes 8 de octubre en el área de Jan Abad del distrito de Sayedabad en la provincia de Kunduz, en el que más de 100 fieles fueron martirizados y otros 200 resultaron heridos.

El segundo ataque del ISIS contra las mezquitas chiies afganas tuvo lugar el viernes 15 de octubre en la ciudad de Kandahar, matando a más de 32 personas e hiriendo a otras 53.

El grupo terrorista wahabí ISIS, que según los funcionarios estadounidenses fue creado por ellos, se atribuyó la responsabilidad de los ataques y dijo que continuaría sus agresiones contra sitios y centros religiosos chiíes.

Chiíes de Afganistán

Afganistán tiene una población de más de 33 millones y los chiíes son la segunda religión con más seguidores del país.

No se dispone de estadísticas precisas sobre la población chií de Afganistán. El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció en un informe de junio de 2020 que el 15 por ciento de la población de Afganistán era chií, pero los funcionarios afganos lo negaron, diciendo que entre el 30 y el 35 por ciento de la población de Afganistán es chií.

Los hazaras son el grupo étnico chiíes más grande de Afganistán, y los ghezelbashis, sadats y heratis se encuentran entre los otros grupos. Cabe señalar que las minorías de baluchis, tayikos y pastunes en Afganistán también siguen la religión chií.

Los chiíes de Afganistán se dividen en dos grupos, los imamiyya y los ismaelitas, que interactúan con los hermanos sunitas.

Los chiitas de Afganistán están presentes en la mayoría de las provincias del país, especialmente en las provincias como Bamyan, Daikundi y Maidan Wardak donde existe la mayor población chií.

Kabul es la ciudad chiíe más poblada de Afganistán y viven principalmente en el oeste de la ciudad y en lugares como Dasht-e Barchi, Afshar, Chandawal, Karte Saji, Kote Sangi, Pol-e Sojte.

El Siniestro Plan de Estados Unidos en Afganistán

Los ataques terroristas del ISIS en Afganistán durante dos viernes consecutivos mostraron una vez más la participación de Estados Unidos en estos crímenes.

Los estadounidenses, que sufrieron duras derrotas de los combatientes de la resistencia en Siria e Irak, trasladaron a sus terroristas títeres, como ISIS, de Irak y Siria a Afganistán; después de organizar y entregarles armas y municiones, el 31 de agosto de 2021 dejaron el país para que ISIS reanude sus crímenes en ausencia de un gobierno. Por lo tanto, los recientes ataques en varias partes de Afganistán son parte de los esfuerzos de Estados Unidos y sus aliados para perpetuar la inseguridad, la inestabilidad y la guerra sectaria en el país.

Después de conseguir el control de Afganistán, especialmente la capital, Kabul, los talibanes tomaron el 15 de agosto todas las armas que el gobierno de Muhammad Ashraf Ghani había distribuido para asegurar mezquitas, estadios, escuelas e incluso salones de bodas o permiso para comprarles armas y declararon que los talibanes eran responsables de brindarles seguridad.

Los funcionarios talibanes prometieron en ese momento que brindarían seguridad al pueblo afgano y no permitirían que los grupos terroristas nuevamente volvieran inseguro a Afganistán; pero grupos terroristas wahabí han atacado dos veces mezquitas chiíes desde que los talibanes llegaron al poder.

Una vez más, los ataques arrojan dudas sobre la capacidad de los talibanes para mantener la seguridad en Afganistán, lo que genera preocupación pública por la propagación de la inseguridad y la violencia.

Ataques similares de ISIS en las provincias de Kunduz y Kandahar hace más de una semana también muestran cuán activos son los elementos detrás de escena de estos crímenes.

Los ataques terroristas del ISIS durante dos viernes consecutivos pusieron de manifiesto una vez más las debilidades de los equipos de seguridad de los talibanes. Sin embargo, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Muyahid, dijo después del primer ataque que ISIS no era lo suficientemente grave como para representar un desafío serio para el estado.

Pero los recientes crímenes que el grupo terrorista ha llevado a cabo, demuestra lo contrario.

La elección de Kandahar como segundo objetivo de los terroristas después del ataque a Kunduz también demostró que ISIS podía incluso llevar a cabo ataques terroristas en Kabul y volver a matar personas.

Por lo tanto, en lugar de simplemente condenar estos ataques terroristas, los talibanes deben actuar rápida y seriamente para frenar a ISIS, porque el grupo terrorista se atribuyó oficialmente la responsabilidad de los ataques recientes en Afganistán, e incluso su propaganda y sus medios de comunicación han prometido agresiones similares en el futuro.

También puede leer: La Debilidad de Los Talibanes, Renacimiento del Estado Islámico

Conclusión

Los talibanes, que tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de todos los grupos étnicos, y religiosos en Afganistán desde que asumieron el cargo, deben cumplir su promesa, ya que la repetición de dos ataques mortales y sangrientos contra adoradores chiíes indefensos en Kunduz y Kandahar demuestra que los talibanes no han cumplido su compromiso inicial con la seguridad.

El pueblo de Afganistán está esperando que los talibanes tomen medidas prácticas para poner fin a la matanza de chiíes por parte de los terroristas de ISIS, porque si esto no se hace, la situación del pueblo oprimido puede ser mucho peor.

Dado el esfuerzo de Estados Unidos por librar una guerra religiosa en Afganistán, los talibanes no deben permitir que la seguridad nacional sea víctima de los siniestros complots y conspiraciones de terroristas patrocinados por Occidente.

Además, dado el ataque de ISIS durante dos semanas consecutivas, los talibanes deben desplegar fuerzas especiales para proteger las mezquitas y escuelas chiíes. Afganistán debe vivir en seguridad y paz.

Los talibanes también deben demostrar que están haciendo todo lo posible para brindar seguridad, prosperidad y estabilidad a Afganistán, porque si no pueden brindar seguridad al pueblo afgano, deben esperar a que continúe la crisis de seguridad y a que se produzcan situaciones similares brutales y dolorosas como son los ataques terroristas.

Los demás países también deben estar atentos a los movimientos de ISIS, porque el resurgimiento de este grupo terrorista wahabí es un peligro para el mundo entero.

Código para noticias 2019

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 13 =