publicado el: 23 noviembre 2021 - 20:58
Luces y sombras de la urbe intensa

Segundo Paso para Nuestra América.- La obra fotográfica de Maxwell Briceño captura la luz y la sombra de una urbe cargada de contrastes. Un homenaje visual al blanco y negro revela las rendijas del amor por la ciudad, la soledad y el impulso vital de sus transeúntes.

Para la pupila de Maxwell Briceño la luz y la sombra definen la ética de la calle. No solo en las masas luminosas u oscuras de sus imágenes, sino en las cargas emocionales que trasmiten los personajes encajados en un paisaje caótico, derruido, áspero y a la vez cargado de afecto y solidaridad. Los paisajes de Briceño denotan la herrumbre urbana, el desgaste de la arquitectura, de la tecnología y de las emociones humanas fundamentales.

Maxwell Briceño es un joven fotógrafo que habita la ciudad de Caracas y confiesa a través de sus imágenes que está enamorado de sus barrios y de sus atardeceres. Quien ha estado en esta urbe sabe claramente que las luces tropicales nunca pueden pasar inadvertidas a los ojos. Hay un encandilamiento, una especie de enceguecimiento que lejos de molestar redibuja las líneas del paisaje y las atmósferas. Neblina, smog, cantos de guacamayas, música que brota de las ventanas, ruidos mecánicos ensordecedores pudieran complementar las imágenes de Briceño.

Si cada cuadrante de las fotografías de Briceño fuese una escena teatral estaríamos ante una obra saturada de luz reveroniana, una fabulación distópica llena de personajes crudos, impactados por una realidad tremendamente difícil. A la misma vez, esa luz que deslumbra carga a los personajes de ternura, de poética acción sobre su tinglado vital.

Las imágenes de Maxwell Briceño son de origen digital, pero advertimos un homenaje a la técnica de las sales de plata y el claroscuro de otros tiempos cuando la luz era atrapada y fijada por emulsiones y barnices químicos en cuartos oscuros. Este modo técnico atestigua el respeto y el rigor técnico del fotógrafo y la admiración confesa por las escuelas fotográficas del terciopelo y los destellos lumínicos fijados en papel.

Caracas y sus barrios son homenajeados en este material fotográfico. Los habitantes que Briceño fija en la mirada de los otros sostiene su existencia desde el compromiso poético de estar vivos y entusiasmados en los agrestes paisajes que los contienen.

Código para noticias 2061

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 8 =