Mano Oculta Tras Los Disturbios en Siria y El Líbano

Segundopaso - Siria y El Líbano están atravesando días de gran turbulencia, y a los sediciosos les interesa que la situación en esos países se vuelva una vez más crítica.

Según el Servicio Internacional de la Agencia de Noticias de la Radio y Televisión de Irán, Mohammad Reza Taghizade, experto en asuntos internacionales, escribió en una nota que el tiroteo en Beirut, capital de El Líbano, y los crímenes cometidos en el norte de Siria son los hechos más horribles sucedidos en los dos países en estos últimos días.

Las dos conspiraciones, que tuvieron lugar en El Líbano y Siria con un intervalo de menos de tres días, evidencian una vez más que los enemigos y los sediciosos han colocado en su objetivo a esos dos países y, además, están tratando de crear inseguridad e inestabilidad en la región del Oeste de Asia.

Jueves sangriento en El Líbano

El 14 de octubre de 2021, cientos de libaneses, en protesta por la orden de detención contra “Ali Hasan Jalil”, exministro, y contra Nabih Berri, el actual vicepresidente de Parlamento de El Líbano, dictada por Tariq Bitar, juez al cargo del expediente del horrible atentado con bomba en Beirut, salieron a las calles de la capital y se congregaron pacíficamente frente al Palacio de Justicia de El Líbano.

Recordar que el 4 de agosto de 2020 se produjo una terrible y amplia explosión en el puerto de Beirut que acabó con la vida de 200 personas, dejó 6500 heridos y provocó daños por valor de 10 mil millones de dólares, según el gobernador de la capital libanesa.

Momentos después del inicio de la protesta popular en Beirut en contra de la decisión del juez Bitar, los medios de comunicación informaron repentinamente de que estaban disparando contra los manifestantes y de que había varios muertos y algunos heridos.

Según los medios libaneses, varios francotiradores apostados en las azoteas de los edificios, en las cercanías del lugar de las protestas en Beirut, dispararon a los ciudadanos que participaban en la manifestación, apuntándoles a la cabeza y al pecho. El tiroteo duró cuatro horas y siete ciudadanos libaneses resultaron muertos y hubo más de 60 heridos.

¿Qué está ocurriendo en El Líbano?

Durante más de dos años, el pueblo libanés ha sido testigo de cómo su moneda nacional (la lira) se devalúa frente a las monedas extranjeras, del aumento de los precios de las materias primas, de la escasez de combustible, de apagones de electricidad en todo el país debido a la saturación de las centrales eléctricas, de la propagación del COVID-19 y de la corrupción de algunos políticos libaneses miembros del Gabinete del ex primer ministro libanés, Saad al-Hariri. El pueblo libanés ha protestado en repetidas ocasiones contra esta situación, exigiendo la mejora de las condiciones económicas y de la vida de su país.

Hezbolá, ante la crítica situación de El Líbano, advirtió de que, si los problemas de la gente no se resolvían ni se cubrían sus necesidades, actuaría de forma independiente y ayudaría al pueblo.

La estrategia del líder de la Resistencia es un bálsamo para el dolor del pueblo libanés

Sayyed Hasan Nasrallah, secretario general de Hezbolá de El Líbano, el día de Ashura de este año (19 de agosto de 2021), anunció en un discurso que, para resolver los problemas del pueblo, El Líbano iba a comprar combustible a Irán. Las declaraciones del secretario general de Hezbolá, en las que anunció que Irán les suministraría el combustible que el pueblo libanés necesitaba, motivaron la felicidad y la alegría del pueblo, pero perturbaron y molestaron, sin embargo, a sus enemigos y sus adláteres, pues Sayyed Hasan Nasrallah, con esta estrategia, desbarató los planes de los enemigos para provocar una crisis en El Líbano.

Los empresarios libaneses, tras las declaraciones del líder de la Resistencia, se apresuraron a viajar a Irán para comprar a Teherán el combustible que su país necesitaba, e inmediatamente enviaron cargamentos de combustible, suministrado por Irán, a El Líbano, pero debido a los problemas del puerto de Beirut, donde se produjo una explosión el año pasado, los buques cisterna tuvieron que dirigirse al puerto sirio de Banias para descargar el combustible y, después, cargado en camiones, enviarlo a El Líbano.

Los enemigos del pueblo libanés, especialmente los sionistas, amenazaron con impedir que dichos envíos llegaran a El Líbano. Sayyed Hasan Nasrallah, en contestación, advirtió ya entonces a todo tipo de enemigos que los barcos que transportaban combustible comprado a Irán se consideraban territorio libanés y que Hezbolá tomaría represalias si eran atacados.

Finalmente, con la llegada segura de los cargamentos de combustible iraní a El Líbano y su justa distribución entre los libaneses —y no solo entre los partidarios de la Resistencia—, Hezbolá añadió otra gran victoria en su historial. El pueblo libanés, por su parte, expresó su agradecimiento tanto a Irán como a Hezbolá, y se hizo plenamente consciente de que Hezbolá cuenta con la imprescindible visión nacional para satisfacer las necesidades del pueblo libanés.

La medida impulsó la popularidad de Hezbolá entre el pueblo libanés inmerso en una profunda crisis, pero también suscitó la ira y la preocupación de las facciones rivales de Hezbolá; y por ello dichas facciones trataron de hacer estallar una guerra civil en El Líbano disparando contra la gente el 14 de octubre de 2021.

Sayyed Hasan Nasrallah, secretario general de Hezbolá en El Líbano, el 18 de octubre de 2021, en un discurso en respuesta a las conspiraciones de los enemigos de El Líbano, señaló: “Una facción dentro de El Líbano quiere que la gente de Dahiya esté siempre preocupada y hacer ver que la gente del sur de Beirut es enemiga de los cristianos libaneses. El líder de ese partido busca crear un enemigo hipotético para nuestros vecinos. El objetivo de tal preocupación es mostrar que ese partido es el principal defensor de los cristianos. Dicho partido se llama Fuerzas Libanesas (Al-Quwat Al-Lubnaniyya)”.

Esta postura precisa e inteligente de Sayyed Hasan Nasrallah primero apagó el fuego de la sedición en El Líbano, encendido por Estados Unidos, Arabia Saudí y el régimen sionista y sus agentes internos; y luego desvió la conspiración contra la seguridad nacional de El Líbano y contra el Hezbolá hacia las mismas Fuerzas Libanesas.

Crímenes de las Fuerzas Democráticas en Siria

Han pasado más de 10 años desde el comienzo de la crisis en Siria, y aunque el pueblo sirio venció al Estado Islámico con el apoyo de asesores iraníes, las fuerzas lideradas por Estados Unidos han provocado disturbios e inseguridad en algunas zonas de Siria e infligido daños irreparables al pueblo sirio.

Los paramilitares de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), conocidas como Qasd, cuentan con el respaldado del Gobierno de Estados Unidos y se oponen al régimen sirio. Estas fuerzas operan en el norte de Siria y cometen numerosos y frecuentes crímenes contra los civiles sirios.

El 12 de octubre, las Fuerzas Democráticas atacaron algunas aldeas en las afueras de Tal Brak, en el noreste de Al-Hasakah, Siria, y secuestraron a más de 100 civiles.

La Agencia Oficial de Noticias Siria, SANA, informó de que un gran número de vehículos militares pertenecientes a los ocupantes estadounidenses y a las Fuerzas Democráticas rodearon las aldeas del área de Tal Brak, en el noreste de Al-Hasakah, irrumpieron en las viviendas de las aldeas de Samhan, Tal Al-Fares y Al-Jasah y secuestraron a más de 100 civiles, amén de que cometieron todo tipo de atrocidades contra la gente de dichas aldeas, incluyendo palizas e insultos.

SANA, citando a sus fuentes, informó de que el ataque del grupo terrorista Fuerzas Democráticas se produjo después de la población del área protestara por el hecho de que miembros del grupo señalado habían robado los cables eléctricos de los alrededores que proporcionaban iluminación a la zona. El grupo roba los cables y los utiliza para alimentar sus bases militares y algunos de los bastiones de las fuerzas de ocupación estadounidenses en la región.

Las fuentes agregaron que las Fuerzas Democráticas de Siria también atacaron la casa de uno de los jeques de la tribu Al-Bujtab, perteneciente a la tribu Yabur, destrozaron todo el mobiliario y robaron los teléfonos celulares de las personas de que vivían allí. Fuentes locales revelaron que la población de esas zonas carece de armas para defenderse de las Fuerzas Democráticas y sus acciones criminales y de los ocupantes estadounidenses.

También puede leer: El Líbano Bajo La Lupa

La situación actual en Siria y El Líbano evidencia que Estados Unidos, el régimen sionista y Arabia Saudí están detrás de los recientes eventos funestos en El Líbano y Siria.

Los enemigos de Siria y El Líbano y sus secuaces en el interior pretenden provocar el estallido de una guerra civil en dichos países para lograr sus siniestros objetivos.

Estados Unidos y sus aliados, que han sufrido grandes derrotas en Afganistán, se están esforzando para posibilitar la reactivación de los grupos terroristas en El Líbano y Siria a fin de servir a los intereses del régimen sionista, porque cuanto más inseguros sean Siria y El Líbano, más seguro permanece el régimen sionista, y, además, en lugar de centrarse en la lucha contra el régimen ocupante en Jerusalén y de la liberación de Palestina, los sirios y libaneses se ven obligados a ocuparse de sus asuntos internos.

El pueblo de Siria y de El Líbano deben permanecer vigilantes ante las conspiraciones y la sedición de los enemigos, y frustrar sus conspiraciones por medio de la unidad nacional.

Código para noticias 2078

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 3 =