publicado el: 27 diciembre 2021 - 03:28

GALERÍA TIERRA VIVA

Orlando Pelichotti: Naturaleza, tiempo y memoria de la imagen

PRODUCCIÓN Y TEXTO CURATORIAL: ÓSCAR SOTILLO MENESES
Orlando Pelichotti: Naturaleza, tiempo y memoria de la imagen

Segundo Paso para Nuestra América.- La naturaleza y la memoria construyen una percepción rica en la obra del creador argentino Orlando Pelichotti. Artista, docente, fotógrafo de gran experiencia nos acerca este conjunto de reflexiones en forma de imágenes. Su trabajo creador nos recuerda que en cada parte sencilla del universo está el sentido último de la vida

Naturaleza, tiempo y memoria de la imagen

Trabajos recientes del creador argentino Orlando Pelichotti

@orlandopelichotti

Existe en esta obra un contraste permanente entre tecnología y memoria, entre escalas inmensas y hojas que vuelan en la brisa. Nos mueve un contraste permanente de un paisaje efímero y una inmensidad de tierra o agua. El hielo es inmortalizado junto a una brizna botánica que atestigua que el tiempo siempre pasa y afecta la vida incluyendo el paisaje y el alma.

La obra de Orlando Pelichotti se fundamenta en una memoria alerta al paisaje. Este paisaje no es solo el contenedor de los elementos básico de nuestro universo, sino que está íntimamente enraizado con la necesidad humana de curiosear las relaciones que existen entre lo que dura unos segundos y lo eterno. Hay huellas mecánicas igualmente impregnadas de la tinta de la imaginación. Antiguas fotografías, partituras, mapas, huellas claras de las actividades sutiles y paradójicas de lo que el alma humana es capaz de producir en su afán de entender el sentido de la vida.

La sensibilidad de Pelichotti insiste en superponer veladuras y manchas, formas naturales y mecánicas para dar vida a escenarios a veces oníricos, a veces poéticos, a veces sencillamente contemplativos. Lo que sí queda establecido con toda claridad son los nexos sensibles del artista con el entorno inmediato, tanto el cultural como el natural. Pelichotti vuelve con insistencia a la nostalgia del papel impreso de viejos libros, echa mano de imágenes reproducidas mecánicamente y también deja la huella directa de su mano y su emoción en pedazos de materia que se convierte por la alquimia del arte en un código de las emociones y un mapa de los sentidos impactados.

La imagen fotográfica recoge en esta obra momentos volátiles donde la naturaleza nace y muere, se reproduce y destella sobre sus propios principios. Podemos afirmar que el conjunto de esta obra da un mapa exacto de la sensibilidad humana ante un paisaje que sigue siendo infinitamente misterioso para el espíritu humano que sigue buscando pistas claras de su propio sentido de la existencia.

Memorias, naturaleza, tiempo, son palabras infinitas que nombran la realidad pero que siguen sin haber sido decodificadas con justicia. La obra de Pelichotti nos pone ante el reto de entender en lo sencillo de una hoja de otoño el mecanismo del alma buscando significados en los ritmos del universo.

Óscar Sotillo Meneses

Código para noticias 2134

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
6 + 9 =