publicado el: 11 febrero 2022 - 20:00

Especial Segundo Paso

Una Revolución Que No Se Desvió

Triunfo de la Revolución Islámica de Irán
Una Revolución Que No Se Desvió

Segundopaso - El surgimiento de la Revolución Islámica de Irán fue el resultado de los esfuerzos de los líderes religiosos para implementar la ley islámica y establecer un gobierno basado en la justicia divina. Esta revolución se basó en varios objetivos y factores.

La victoria de la Revolución Islámica de Irán marcó el comienzo de una nueva era en la historia iraní. El país que fue gobernado por reyes y colonizadores durante miles de años fue liberado de las cadenas del cautiverio y su destino fue decidido por el pueblo musulmán y revolucionario. En una palabra, el surgimiento de la Revolución Islámica de Irán fue el resultado de los esfuerzos de los líderes religiosos por implementar las leyes del Islam y establecer un gobierno de justicia divina.

Las raíces de la Revolución Islámica

La Revolución Islámica de Irán, que había ganado sin dependencia de Oriente y Occidente, hizo añicos las predicciones políticas de los poderes arrogantes. Una revolución incipiente que se convirtió en el foco de los políticos y el público en general. Sus resultados, por primera vez, atrajeron la atención pública del mundo, junto con una gran confusión y ambigüedad sobre Irán.

Sin duda, tan magno acontecimiento causó innumerables problemas, ya que algunos consideran insignificantes los días de la revolución en comparación con los sucesos de los primeros años posteriores a la victoria. En un corto periodo, la Revolución Islámica de Irán ha pasado por muchas etapas.

Objetivos e ideales de la Revolución Islámica

Con una breve mirada a la historia, el proceso, contexto de la formación y desarrollo de la Revolución Islámica, el objetivo principal y original de este nuevo sistema es el renacimiento del Islam, los valores religiosos y establecer un imperio de la religión divina, independientemente de cualquier tendencia e influencia de las corrientes humanas en la sociedad.

Una sociedad que estuvo bajo el dominio y poder de los dueños del oro y del imperio durante muchos años. Por supuesto, junto a este gran ideal, existían metas como la justicia social, la libertad, la independencia en lo político, económico, cultural, intelectual, etc. Todos estos objetivos islámicos, encuentran su verdadero significado en la Revolución Islámica.

Factores de la victoria de la Revolución Islámica

El asombro del mundo sobre la Revolución Islámica fue debido su ideología y el cambio que supuso en la generación de revoluciones. La respuesta a la pregunta de por qué la Revolución Islámica pudo derrotar a un régimen poderoso en un período de tiempo relativamente corto también se remonta en gran medida a la misma cuestión, a saber, el tipo de ideología y la naturaleza de la Revolución Islámica.

Debido a la similitud de esta ideología con la historia, la cultura y las enseñanzas religiosas del pueblo iraní, las calles se llenaron rápidamente de gente, el movimiento se extendió por todo el país y el régimen Pahlavi y sus partidarios extranjeros se vieron privados de cualquier accionar.

El tipo de ideología, naturaleza y liderazgo de cualquier revolución también tiene un claro impacto en las circunstancias y eventos posteriores. Si tras la victoria de la Revolución Islámica se redactó rápidamente la constitución del país y se estableció un nuevo sistema basado en el papel del pueblo, surgió la estabilidad y el equilibrio necesarios, sin duda esto se debió a la ideología islámica y el liderazgo del Imam Jomeini.

Fe y espiritualidad en la Revolución Islámica

El Imam Jomeini, quien fue la persona más consciente de la situación política, cultural y social de la sociedad iraní en el año del apogeo del movimiento y antes de, considera que el factor más importante de la victoria y el secreto del éxito es la transformación divina que se creó en las almas de las personas.

La gente fue transformada por las palabras del Imam Jomeini. Al prestar atención a Dios y confiar en el Todopoderoso, dejaron de lado el miedo al régimen y se enfrentaron valientemente a las armas pesadas de los gobernantes opresores. Se levantaron por Dios y ser asesinado en esta lucha se consideraba un gran martirio y una gran victoria. La combinación de estos factores creó una espiritualidad en el país con la ayuda divina, la unidad de todas las clases de personas y, finalmente dio como resultado un triunfo milagroso.

El carácter popular de la Revolución Islámica

La Revolución Islámica de Irán, a diferencia de las revoluciones y movimientos contemporáneos de Irán, fue una revolución global e inclusiva; esto se puede observar desde dos aspectos, tanto en términos de participación en los que se reunieron en torno a un objetivo elevado y también de que la Revolución Islámica fue el resultado de la cooperación de varias causas y factores. Su propósito e ideal también fue amplio e integral, es decir, tenía objetivos islámicos y religiosos, así como objetivos políticos, económicos, culturales y humanos. En consecuencia, la lucha del pueblo iraní no fue solo un levantamiento contra la dominación política, el colonialismo económico, la tiranía interna, la falta de desarrollo, la separación de la religión de la política, el sistema de clases y la cultura e ideologías occidentales, más bien, fue una revolución contra todo esto para establecer un sistema independiente, islámico, popular y nacional. El pueblo en sus consignas, definió todas sus metas e ideales y estampó su cultura e identidad en él.

La Revolución Islámica buscó la justicia, la libertad, la independencia, la prueba de la propia identidad, el establecimiento de valores y normas escolares, el establecimiento de un sistema islámico de gobierno, etc.

Liderazgo del Imam Jomeini

El análisis de la naturaleza de esta revolución no está separado del análisis de su dirección. Este tema se plantea en conexión con el tema del autodescubrimiento de la nación. Uno tiene que preguntarse por qué Imam Jomeini se convirtió en el líder absoluto, de modo que incluso aquellos que estaban en el polo opuesto en términos de ideas y objetivos no tuvieron más remedio que reconocer su liderazgo.

 ¿Por qué las palabras del Imam tuvieron tanta influencia? ¿Por qué su voz se difundió tan rápidamente por todo el país ante la falta de instalaciones y medios, y frente a la opresión, la tortura y el riesgo de muerte?

Indudablemente, el incansable sacrificio, lucha contra la opresión y la tiranía, su inquebrantable defensa a los oprimidos, la honestidad, la franqueza, el coraje y la independencia ante los poderes arrogantes de este líder jugaron un papel importante en la elección como dirigente. Pero el punto principal es otro, y es que la voz del Imam Jomeini vino desde el corazón de la cultura, desde lo más profundo de historia y desde lo más profundo del alma de esta nación, un pueblo que conocía la historia de catorce siglos de la epopeya del Profeta Muhammad, el Imam Ali, Fatima Zahra, Imam Hussein, la Dama Zeynab, Salman, Abuzar y … Estas epopeyas estaban arraigadas en sus almas y cuando escucharon nuevamente la misma voz familiar en Jomeini fue reconocido como el espejo de su cultura que en el tiempo de la monarquía había sido degradada.

También puede leer: ¿Qué quiere el Occidente de la Revolución de Irán?

Logros de la Revolución Islámica

Los logros nacionales se pueden examinar en cuatro áreas: política, cultural, económica y militar:

- Logros políticos:

1. El derrocamiento del sistema imperial

2. El establecimiento de la República Islámica

3. El aumento de la conciencia política y la percepción de la gente

4. Independencia y cambio de principios de política exterior

- Logros culturales:

El régimen de Pahlavi basó su plan ideal para el futuro de Irán en el establecimiento de un régimen al estilo occidental. La Revolución Islámica, que fue principalmente una revolución cultural, al generalizar la autoconfianza cultural y difundir los ritos religiosos, sentó las bases para fortalecer los cimientos de la fe del pueblo, reducir el crimen, la corrupción social y nutrir generaciones seguras de sí mismas.

- Logros militares:

 La Revolución Islámica triunfó con la movilización del pueblo y con su apoyo pudo salir orgullosa de la guerra impuesta por Irak y de los movimientos separatistas.

 Así, la República Islámica logró la estabilidad y seguridad nacional y el prestigio internacional.

Código para noticias 2221

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 6 =