publicado el: 28 febrero 2022 - 14:26

Islam al Dia

Imam Musa Kazem (P) El Señor de la Paciencia

Características De La Notable Figura, El Imam Musa Kazem (P)
Imam Musa Kazem (P) El Señor de la Paciencia

Segundopaso - El Imam Musa ibn Jafar (P), también conocido como Imam Kazem (el que controla su ira) nació en un lugar entre La Meca y Medina, y el martirio le llegó en Bagdad, en las prisiones de Harun Al-Rashid, que fue quien ordenó su muerte. El Imam Kazem (P), al igual que sus puros ascendientes, fue un paradigma de virtudes morales y prácticas y un modelo a seguir para el resto de las personas. Las cualidades morales y espirituales del séptimo Imam (P) eran tan notables que tanto sus amigos como sus más feroces enemigos las reconocían y, ante tamaña grandeza, se sentían humildes.

Características del séptimo Imam (P)

Las virtudes y excelencias del Imam Musa ibn Jafar (P) son innumerables y más que evidentes para todo aquel que las busque. Fue un ejemplo de sabiduría, paciencia, modestia, virtud moral, generosidad y sabía pedir perdón. Educaba a los malvados con su infinita benevolencia y generosidad y, de noche, caminaba por las calles de Medina de forma anónima ayudando a los indigentes.

A continuación, enumeraremos el comportamiento y las excelsas características de este Imam:

Sabiduría

El océano infinito de ciencia y conocimiento de los líderes purificados (los Imames) es algo que conocen bien aquellos que lo buscan. El Imam Kazem (P) no rechazó a ninguna persona o grupo, fuera de la región, del idioma o de la nacionalidad que fuera. Siempre contestaba a sus preguntas y tenía una respuesta acorde.

Como dijo el propio Imam Kazem (P): "Una de las características del Imam (el enviado de Dios) es que, cuando se le pregunta sobre cualquier asunto, debe ser capaz de responder, también a personas que hablen otros idiomas.

Después de la muerte de Imam Sadegh (P), miles de estudiantes que se formaron y se graduaron en la Escuela de Imam Sadegh (P), recurrieron a su hijo, Musa Ibn Jafar (P), que estaba a cargo de la administración de la Escuela, para continuar sus estudios a nivel superior.

Paciencia y tolerancia

La paciencia es una de las características fundamentales de los grandes hombres, de los hombres exitosos, especialmente de los verdaderos líderes que, por su deber divino, mantenían un mayor contacto y asociación con la gente. El séptimo Imam adornó la ciencia con la paciencia: era paciente frente a las desgracias de la vida, trataba con amabilidad a los enemigos y a los malpensados y, de esa forma, los educaba.

Generosidad y resolver los problemas de otros

Musa ibn Jafar (P) fue la figura más generosa del Islam en su época. Era tan generoso con los demás que asombraba a la gente. Fue la personalidad más generosa de su tiempo. La cantidad de ayuda que entregó dicho Imam fue tal que no había personas indigentes. Ese amable Imam, con su comportamiento, además de eliminar el dolor de los rostros de los desamparados y darles esperanza en la vida, enseña a los verdaderos seguidores y líderes de la sociedad que deben mantener una relación cercana y directa con cada miembro de la sociedad y ayudarlos en situaciones adversas El séptimo líder (P) trataba a todas las personas con amabilidad y cariño y se esforzaba por resolver sus necesidades y problemas. Todo aquel que iba a la casa de ese Imam regresaba feliz y satisfecho.

Bondad hacia la gente

Uno de los altos atributos morales del Imam Kazem (P) fue su bondad hacia la gente. Las personas indigentes le contaban sus necesidades y él resolvía sus problemas. El famoso sobrenombre del Imam (P) es "Kazem", que significa alguien que se contiene cuando está enojado, que controla su ira y perdona fácilmente a los demás.

También puede leer: Sucesos del Inicio de la Misión Profética del Mensajero de Dios (P)

Culto y devoción

Entre las innumerables características del séptimo Imam, destacan como fundamentales su devoción a Dios y sus oraciones. Superaba en devoción y en la austeridad a todas las personas de su época. Todos los narradores están de acuerdo en que, en su tiempo, el Imam Musa Kazem (P) era especial y único en cuanto a la adoración, al punto de que solía orar y suplicar a Dios durante toda la noche, hasta bien llegado el amanecer.

La adoración y devoción de ese afable enviado de Dios fascinaba a todo el mundo. Incluso estando en la prisión de Harun al-Rasheed, manifestó su agradecimiento a Dios por tener un lugar para adorarlo. Fazl ibn Rabi, que encarceló a Musa ibn Jafar por orden de Harun Al-Rashid, escribió en una carta al califa: “Si no recibes al Imam, lo dejaré libre, porque durante un año, de día y de noche, no se le ha oído sino rezar, pedir misericordia y perdón a Dios.

Los líderes purificados (los Imames) son la manifestación perfecta de las virtudes morales. Todos están educados en la misma escuela y se inspiran en la misma raíz. Así que las virtudes que adornan a cada uno de ellos, también están presentes en el resto de los líderes. No obstante, las diferentes circunstancias vitales de cierta época, sus condiciones sociales y la preparación intelectual de la sociedad propiciaron el surgimiento o manifestación de algunas virtudes especiales, virtudes que en otras épocas carecían del trasfondo requerido o cuyo surgimiento y manifestación no fueron necesarios en ese momento.

Código para noticias 2260

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
7 + 5 =