publicado el: 16 marzo 2022 - 19:28

Resistencia

La Fuerza de la Resistencia Palestina

Contra los Negociados de las Monarquías Árabes
La Fuerza de la Resistencia Palestina

Segundopaso - El principal digitador detrás de la normalización de las relaciones diplomáticas con el régimen israelí es, sin duda, el príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman Al Saud, quien se ha mostrado como articulador de estos movimientos, los que buscan darle las espaldas a Palestina en favor de los suculentos negociados que hay detrás, en los que están Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto, Marruecos, Jordania, Sudán y Baréin, además de Arabia Saudita, por cierto.

Los perjudicados con estas movidas corporativas, los palestinos, quienes, en la figura del portavoz del Movimiento de la Yihad Islámica Palestina, Davud Shahab, manifestaron que normalizar las relaciones con el régimen de Israel es una traición a la causa palestina, a todos los árabes y musulmanes, hecho que sitúa a ese lote de monarquías y regímenes autoritarios en el ámbito de patrocinadores del terrorismo que desarrolla el régimen sionista, y además, como avales de las graves violaciones a los Derechos Humanos, del derecho internacional y del genocidio al que están expuestos los palestinos.

Son diarios los crímenes que sufre el pueblo palestino a manos de los israelíes, quienes tan solo en el barrio ocupado de Sheij Yarrah en el Este de Al-Quds (Jerusalén) están sometidos a abusos y limpieza étnica de mujeres y hombres palestinos, desarrollándose a manos de las fuerzas ocupantes la demolición de sus casas y de los vecindarios palestinos ancestrales, todos los cuales están bajo asedio constante de los israelíes, donde efectivos con armas de guerra lanzan ataques contra los palestinos.

El vecindario de Sheij Yarrah ha visto incrementado los agresivos ataques de las fuerzas del régimen israelí, que cargan durante todas las ocasiones contra las manifestaciones palestinas que exigen la salida de los efectivos militarizados sionistas, hecho que deja al descubierto el expolio de los territorios palestinos a manos de los israelíes desde 1948.

Estos detalles, así como las masacres producto de los bombardeos contra los palestinos y las duras condiciones de los presos políticos palestinos, buscan ser olvidados por los negociados de quienes se han embarcado en la normalización de las relaciones diplomáticas con los israelíes.

En concreto, los intentos de los efectivos sionistas por desalojar a los palestinos datan de 1967, tras la guerra en la que Israel se apoderó de Al-Quds Este. En la actualidad reclaman esas tierras para sí, por lo que han desplegado asentamientos ilegales, los que, según el derecho internacional, están en territorios ocupados.

Toda esta alteración en la que incurren los sionistas es, desde luego, inaceptable para los palestinos, ya que “es un puñal en el corazón de la causa palestina ese acercamiento de ciertos países árabes a Israel”, según Davud Shahab.

Shahab añadió que “la normalización de las relaciones entre algunos países árabes del Golfo Pérsico y el enemigo israelí amenaza la causa palestina y todos los árabes y musulmanes”, en declaraciones para el canal iraní, Iranpress, citado por la cadena internacional en español, HispanTV.

Estas declaraciones surgen a raíz de que el príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman Al Saud, se considerara, abiertamente, a establecer alianzas y amistad con el régimen sionista de Israel, y entregar a Palestina a manos de dicho régimen, lo que en absoluto es recibido por los palestinos, que consideran a dicha aceptación como entregarle impunidad total a la ocupación, represión y masacre que los israelíes perpetran contra este pueblo.

Hay plena coincidencia en las autoridades palestinas al respecto, ya que su canciller, Riyad al-Malki, en el 49 período ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, que se desarrolla en Ginebra, Suiza, se refirió a las dobles posiciones internacionales que hace el régimen israelí sobre los derechos humanos y las normas internacionales, las mismas que Israel viola en materia de los asentamientos ilegales que despliega en territorios palestinos, acciones que perpetra con plena impunidad, avalado, sobre todo, por Estados Unidos y Occidente.

Riyad al-Malki apuntó directamente a las políticas de doble estándar que terminan afectando al pueblo palestino en su conjunto, tales como declaraciones que amparan la violación a sus derechos, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, destacó la agencia informativa Wafa.

Al Malki lamentó, además, que se entreguen toda clase de licencias al régimen israelí, así como el trato excepcional, lo que le anima a proseguir crímenes “con abyecta impunidad”, subrayó.

En efecto, la autoridad alertó que las familias palestinas sufren ansiedad aguardando el momento en que los sionistas armados se dejarán caer para expulsarlos desde sus propias casas, arrasando también las tumbas de los palestinos, las que han estado en sus tierras desde antes que llegaran los invasores, los que tienen la desfachatez de asaltar la Explanada de las Mezquitas, que es el tercer lugar más sagrado del Islam.

La situación en Sheij Yarrah es caótica. Ni los niños o ancianos están a salvo de ser arrestados, torturados o asesinados por los sionistas, los que salen impunes porque tienen un sistema judicial de su lado, hecho por ellos y regido por ellos, lo que da cuenta de la tiranía a la que están expuestos los palestinos, en el entendido que una tiranía, la que es definida por la Real Academia de la Lengua Española, RAE, como “Forma de gobierno en la que el gobernante tiene un poder total o absoluto, no limitado por unas leyes, especialmente cuando lo obtiene por medios ilícitos, y abusa de él”, lo que encaja plena y totalmente en el caso del régimen sionista de Israel, a lo que hay que añadir que las leyes las redactan sus autodenominadas “autoridades”.

Existen miles de palestinos privados de libertad en las cárceles sionistas, incluso, sin cargos ni juicios, quienes deben recurrir a huelgas de hambre extensas, las que por lo demás son insanas para las vidas de quienes las emprenden, todo para exigir su derecho a la vida en libertad, y muchos se transforman en mártires en este empeño.

Sin embargo, al fallecer los huelguistas, sus casos son invisibilizados por los ocupantes y sus cómplices, que luego lanzan declaraciones demagógicas y populistas para ganar pantalla, al tiempo que favorecen a los invasores.

Todas estas cargas se están llevando sobre sus cabezas los regímenes como Arabia Saudita, Baréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) Jordania, Marruecos y Sudán, una lista de la ignominia con amplio prontuario criminal como su socio el régimen sionista de Israel, que perpetra a vista y paciencia de la comunidad internacional el más amplio genocidio en la historia, pese a que Estados Unidos le blinda en la arena pública para que su sádico holocausto contra Palestina se pueda efectuar.

Pese a todo, las campañas de arrestos contra los palestinos continúan, tal como la perpetrada por los israelíes en febrero de este año, en la que más de 40 palestinos fueron arrestados en la Ribera occidental y Al-Quds en la madrugada del 21 de ese mes, algunos de los cuales fueron dejados en libertad más tarde, en un claro mensaje al estilo de las mafias para tratar de amedrentar a los afectados.

También puede leer:  Crímenes de Civiles Israelís Ante las Cámaras, Militares Detrás de las Mismas Con Guion en Mano

Una vez más los negocios de un puñado de mercaderes de la muerte valen más que las vidas de los palestinos, quienes siguen en las cárceles del régimen sionista, de los cuales, 500 de ellos han manifestado que seguirán con su negativa a asistir a las sesiones judiciales obligatorias, desarrollándose un boicot a estas audiencias.

El lema de los prisioneros políticos palestinos "Nuestra decisión es la libertad" es la consiga con la cual enfrentan los tipos de procesos caprichosos del régimen sionista, bajo el cual se enfrentan quienes están en calidad de “detenidos administrativos”, estatus ilegal que suprime todos los Derechos Humanos, y que, por los mismos, los palestinos recurren para poner fin a las injustas detenciones a manos de los ocupantes, siempre con el silencio cómplice de Occidente y de sus socios comerciales.

Código para noticias 2294

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
8 + 5 =