El Imam Mahdi, la Duodécima Estrella del Firmamento Islámico

Islamaldia - Este viernes 15 del mes islámico de shaaban (octavo en orden), se festejó en el mundo islámico el aniversario del nacimiento de imam Mahdi (Dios acelere su reaparición), lo que es un motivo de gran alegría entre los musulmanes, y una fiesta oficial en la sociedad islámica chiíta, quienes adornan calles y lanzan fuegos artificiales, en países como la República Islámica de Irán, Irak y El Líbano, entre otros, quienes desarrollan actividades y programas con ese motivo, pese a la pandemia de Covid 19 en este 2022.

El presente trabajo es una obra actualizada sobre su vida, tratando de forma breve su extensa biografía, esperando que le devuelva al mundo paz y justicia social.

Muhammad al Mahdi es el nombre del doceavo Imam de los musulmanes chiítas. Su padre fue el Imam Al Hassan al ‘Askari (P), y su madre fue la dama Naryíz. Nació la noche del 15 de Shaabán (octavo mes islámico) del año 225 de la hégira lunar en la ciudad de Samarra, actual Irak.

Es el último Imam y la prueba de Dios en este mundo. También su figura corresponde a la del último de los sucesores del Profeta Muhammad (paz y bendiciones de Dios sean con el y sus puros descendientes); es el último de los Doce Imames de la Casa Profética (Ahlul Bayt), es decir, de la "Gente de la Casa (familia) del Profeta (BPD)".

Nació en el año 869 DC, otorgándole Dios una larga vida para cumplir su bendito cometido, hasta el presente. Actualmente está oculto. Su regreso se llevará a cabo antes del Día del Juicio Final, y traerá justicia sobre la inequidad y el descarrío absoluto que impere en el mundo antes de su llegada.

El último enviado de Dios, es decir, Hadrat Muhammad (PBED) junto a todos sus descendientes, los puros Imames (P), predijeron que el Imam Mahdi vivirá con la fuerza milagrosa para restablecer la orden de Dios en la tierra, acabando con los abusivos opresores.

Al respecto, Dios dice en el Sagrado Corán:

"Es El quien envió a su Profeta con la Dirección y la Religión verdadera, para hacerla prevalecer sobre cualquiera otra religión a pesar de los politeístas"; (Capítulo 9: versículo 33)

Su nombre es Muhammad, y sus títulos son Mahdi (Guiado), Qaim (Quien se levanta) y Muntazar (De quien se espera la revolución), entre otros.

Tenía sólo cinco años cuando su padre, Imam Hassan 'Askari (P) fue martirizado por envenenamiento.

A pesar de ser tan joven como para cargar con la importante responsabilidad del Imamato, el régimen monárquico abasida igualmente no quería que tuviera un rol destacado en guiar a la Ummah. Por esto decidieron encarcelarlo, buscándolo por dos años, sin resultados.

Así, los abasidas planearon eliminarlo urdiendo una treta que consistía en ofrecerle una oportunidad para luego encarcelarlo, y posteriormente, destruirlo, porque tenerlo en su poder a la postre les traería más problemas y haría peligrar al régimen.

De acuerdo a sus necesidades y estas coyunturas, el Imam Mahdi desapareció de la percepción general por la gracia de Dios.

A partir del ocultamiento del Imam Mahdi, todos los musulmanes chiítas piden a Dios para que reaparezca. Con motivo de este pedido suelen peregrinar a Samarra, donde el Imam Mahdi solía asistir cada noche para rezar.

Este ocultamiento de la sociedad fue por dos vías:

Alusivo a ello, existen dos términos, uno abreviado y otro extenso, que se expresan en idioma árabe, respectivamente, "Ghaibat Sughra" y "Ghaibat Kubra".

El concepto breve de su ocultamiento, “Ghaibat Sughra” (la ocultación menor), comenzó apenas fue asesinado su padre por envenenamiento. Esto duró 69 años, y en aquel periodo, las relaciones entre él y las personas no estuvieron interrumpidas. Guió a la gente, y resolvió sus problemas espirituales y dudas religiosas por medio de sus especiales dones, lo que favoreció a su comunidad, ya que fueron siempre recibidos por el imam cuando lo necesitaron.

Para poder comunicarse con la gente, en diferentes ocasiones, sus delegados fueron: Uzmán bin Sayed, Muhammad bin Uzmán, Hussain bin Ruh Nubajty y 'Ali bin Muhammad Samuri, quienes fueron llamados "Nuwab Arbaih".

En cuanto al último período de ocultamiento, Ghaibat Kubra" (la ocultación mayor), comenzó luego de la muerte de su último representante, lo que dejó en suspenso a la comunidad desde que entró en su total desaparición.

Posteriormente, tomará la responsabilidad de su liderazgo para llevar adelante la revolución mundial, en pos de establecer el compromiso universal del rol justiciero y auténtico.

Razones últimas para la ausencia del Imam Mahdi

La ausencia del imam se considera como una gran privación espiritual e intelectual para los pueblos. Es, por ende, una prueba de Dios para la Humanidad. No obstante, esto procede de las bendiciones de Dios hacia la gente, porque Él jamás deja de otorgar bendiciones a sus criaturas.  Este ocultamiento no obedece a los deseos del imam Mahdi, porque él es la vía de la manifestación de las bendiciones y gracias de Dios hacia la Humanidad. La continuación de las bendiciones de Dios, facilitadas a través del imam, dependían del mérito y la gratitud del pueblo hacia el Ser Supremo como una condición invisible.

Por otra parte, el severo control y el salvaje tratamiento que daba el gobierno abasida a las personas, apartándose de sus responsabilidades políticas y religiosas, tornó difícil la presencia del imam entre la comunidad.

El segundo punto sobre la ausencia del Imam Mahdi corresponde a un plan natural de Dios que viene a presentarse en consideración a cualquier nación que ha permanecido indiferente o desobediente hacia su santo líder. Así, se circunscribe al Imam Mahdi dentro de las órdenes dadas en el Sagrado Corán hacia sus delegados, lo que implicó dejar sola a la gente cuando el pueblo falló en aceptar sus mandatos. Por ejemplo, podemos ver los abandonos sufridos por los profetas Moisés y Salih u otros Enviados de Dios (P).

Otro secreto de la ausencia del imam es el caso de los creyentes en Dios, quienes son probados gradualmente para constatar su firmeza en la Fe.

El imam Hassan Al 'Askari (P), expresó: "Luego de mí, será mi hijo Mahdi quien tomará la responsabilidad del Imamato. Como algunos enviados de Dios, él vivirá por muy largo tiempo, oculto de la percepción. Durante su ausencia, muchos de los corazones se desviarán de la verdadera Fe. Solamente aquellos que tengan firmeza en sus corazones permanecerán en la creencia".

El rol del Imam durante su ausencia

El liderazgo del Imam durante su ausencia continúa activo y no ha sido suspendido, excepto en pocos aspectos. Porque muchos de los efectos de la existencia del Imam no dependen de su presencia material entre la sociedad humana, tales como los siguientes:

A) Uno de los aspectos del Imam se conoce en árabe como: "Haidat bi Amr" (La mayor Guía interna). Esto significa que el imam ha sido beneficiado por Dios de un poder espiritual de gran trascendencia que dispone su influencia en el corazón de las personas, y a la vez, comprensión al interior de los creyentes y guiarles hacia la realización para acercarlos a Dios.

Tal efecto espiritual no depende de la existencia material del imam entre la gente o de ser modificado por el Imam, dado su ocultamiento.

B) La razón del Imam en la tierra es la decisión de Dios (Huyyatul-lah) y Su motivo para otorgar su gracia y bendición a la humanidad es clara en cuanto a la particularidad del Imam, que no depende de su aparición entre la gente.

C) Una de las mayores responsabilidades del Imam es proteger al Islam contra cualquier distorsión e innovación. Es decir, que cuando él reaparezca, debe dilucidar el camino correcto de toda posible desviación, apartando los engaños en los que hayan caído los expertos religiosos o las fallas en la comprensión de la verdadera Fe.  Para ello debe estar al tanto de todos los pormenores que tengan lugar en la Ummah.

El ocultamiento del Imam en la escena de la comunidad, en efecto, es sólo física, y las personas jamás estarán privadas de las bendiciones espirituales de la existencia del imam.

Por otro lado, la presencia del Imam entre los musulmanes ha sido comparada en las narraciones islámicas como el caso del sol; algunas veces se encuentra tapado por las nubes, pero su efecto continúa y es evidente.

El Imam Mahdi ha sido graficado en uno de los conocidos rezos con las siguientes palabras: "As Salamu Alaika ya Huyyatul-lah Alla-ti la Tujfa", es decir, "La paz sea contigo, ¡oh, Razón de Dios, quien no desapareces!"

Una breve explicación sobre la futura Revolución Islámica del Imam Mahdi

La madurez de la mente y del espíritu humano junto a todos sus grandes logros, alcanzados con duros esfuerzos, es la meta básica y el objetivo de todos los profetas de Dios (P), para lo cual buscaron la implementación de las leyes islámicas en pos del establecimiento para la paz y la justicia.

A pesar de las dificultades que se presentaron a dichos Profetas (P), Imames (P), y todos aquellos bondadosos sabios durante la historia, sus metas han sido conseguidas con sacrificios y luchas, siendo en algunos casos, desvirtuadas luego de ellos.

En consecuencia, a pesar de todas las religiones divinas, y de los testimonios con evidencias claras, algunos santos objetivos no han sido alcanzados. Es por esto que Dios ha planeado una gran revolución repleta de sucesos milagrosos y justos para el final de los tiempos.

De esta forma, el Sagrado Corán grafica: "Wa Nuridun an namun-na alal lazinas tuzifu fil arz wa Nayul-la hum aim' man wa nayala humul waristin". O sea:

Quisimos agraciar a los que habían sido humillados en el territorio y hacer de ellos jefes, hacer de ellos herederos" (Capítulo Qisas, versículo 5).

Este y otros versículos, como el 55 del capítulo La Luz, el versículo 105 del capítulo Anbi'a o el versículo 128 del capítulo A'araf, claramente informan de la victoria final del Islam sobre las falsas religiones, la justicia sobre la inequidad, la derrota de los opresores, la erradicación de cualquier forma de politeísmo y el establecimiento del reino universal divino en la tierra.

Tal como en las importantes narraciones islámicas, claramente se indica que todas aquellas promesas dadas en el Corán se concretarán en el tiempo previo a la reaparición del Imam Mahdi.

También puede leer: Amor, Un Método Para Conectarse Con La Fuente De Luz

El Imamato durante la ausencia del Imam

Durante el ocultamiento del Imam, la responsabilidad del Imamato (liderazgo sobre los musulmanes y gestión del rol islámico) pertenecen al maestro religioso de mayor prestigio y rango en la Ummah, lo cual comprende el ámbito político y de ciencias islámicas junto a su habilidad de administrar el Estado islámico.

Al respecto, el líder deberá demostrar su piedad, rectitud y gestionar los asuntos religiosos en todos los aspectos de su vida.

Como una breve síntesis de este concepto, sólo diremos que dicho líder deberá considerar sus acciones ante Dios, y, en consecuencia, el mejor de la Ummah.

Código para noticias 2315

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
8 + 6 =