El Sagrado Corán en el Curso de la Historia Parte 3

Islamaldia - En esta tercera parte, abordaremos las características del Sistema educativo del Sagrado Corán en La Meca, las enseñanzas del Mensajero de Dios a la gente, el rango de las suras y aleyas de La Meca, la compilación del Corán en La Meca, las enseñanzas al Mensajero de Dios y a los musulmanes, así como, entre otras, las enseñanzas directas del Mensajero de Dios a los musulmanes y la enseñanza de los musulmanes a los musulmanes por orden del Mensajero

Nos complace en presentarles este tercer capítulo, esperando que sea de su agrado e interés.

Quinta lección
El Sagrado Corán en el curso de la historia

A- Sistema educativo del Sagrado Corán en La Meca

B- Enseñanza del Mensajero de Dios a la gente

C- Rango de las suras y aleyas de La Meca

A- Sistema educativo del Sagrado Corán en La Meca

Dios Sublime describe a Su Mensajero el sistema educativo del Sagrado Corán y cómo enseñar la palabra y el significado de la siguiente manera:

﴿إِنَّ عَلَيْنَا جَمْعَهُ وَقُرْآَنَهُ ۞ فَإِذَا قَرَأْنَاهُ فَاتَّبِعْ قُرْآَنَهُ ۞ ثُمَّ إِنَّ عَلَيْنَا بَيَانَهُ﴾

“En verdad, reunirlo y recitarlo es responsabilidad Nuestra. (17) Así pues, cuando Nosotros lo hayamos terminado de recitar, repite su recitación (obedécelo). (18) Luego, en verdad, Nosotros nos encargamos de explicarlo. (19)” (Surah El levantamiento 76:17-19)

Es decir, el texto del Corán y la explicación de su significado, que es una revelación no coránica, fueron ambos revelados por Dios Sublime al Mensajero; y cuando su revelación terminó, el Mensajero siguió su recitación. Y también, la recopilación completa del Corán y todo aquello que era necesario para la recopilación, tal y como la promesa de Dios al Mensajero de que este Corán nunca lo olvidará, todo se encuentra en manos de Dios Sublime, tal y como dijo en la aleya 6 de la Surah El altísimo [87]:

﴿سَنُقْرِئُكَ فَلَا تَنْسَى﴾

“Te haremos recitar y no olvidarás”

Entonces el vocablo «اءقرأ» significa al mismo tiempo enseñanza de la palabra y su significado, y Dios Sublime para proteger y preservar al Corán durante el largo de las épocas, hizo para todos obligatoria su recitación en las oraciones obligatorias y preferibles:

﴿أَقِمِ الصَّلَاةَ لِدُلُوكِ الشَّمْسِ إِلَى غَسَقِ اللَّيْلِ وَقُرْآَنَ الْفَجْرِ إِنَّ قُرْآَنَ الْفَجْرِ كَانَ مَشْهُودًا﴾

“Haz la oración desde el declinar del sol hasta entrada la noche (la media noche), así como la recitación del amanecer (oración del alba). En verdad, la recitación (del Corán) del amanecer es observada (por los ángeles)”. (Surah El viaje nocturno, 17:78)

Y también otorgó a Su Mensajero un honor especial, le ordenó levantarse a media noche, realizar la oración nocturna y recitar el Corán:

﴿يا أَيُّهَا الْمُزَّمِّلُ * قُمِ اللَّيْلَ إِلاّ قَليلاً * نِصْفَهُ أَوِ انْقُصْ مِنْهُ قَليلاً * أَوْ زِدْ عَلَيْهِ وَ رَتِّلِ الْقُرْآنَ تَرْتيلاً﴾

“¡Oh, tú que estás envuelto en un manto! (1) Levántate en la noche excepto una pequeña parte, (2) la mitad de ella o quita de ella un poco (3) o añádele un poco y recita el Corán de manera fluida y clara. (4)”. (Surah As-Safat 37)

En efecto, Dios Todopoderoso de esta manera ordenó a Su Profeta pasara en desvelo un tercio de las noches de su vida, realizando oraciones supererogatorias y recitando el Corán y exhortó a los musulmanes a hacerlo. Además, cada año, durante el mes de Ramadán Gabriel recitó todo el Corán revelado al Mensajero de Dios hasta esa fecha, y este honorable también lo recitó para Gabriel. Mientras que en el año en que el Mensajero de Dios falleció este acto lo repitieron dos veces.

B- Enseñanza del Mensajero de Dios a la gente

La primera etapa de la enseñanza del Corán por parte del Mensajero de Dios a la gente fue la invitación e instrucción especial de Jadiya y ‘Ali (as.) quienes creyeron en él y este honorable les enseñó el Corán, realizaron la oración con él y después de tres años, comenzó la convocatoria pública, fue entonces cuanto le fue revelada esta aleya al Mensajero de Dios:

﴿وَأَنْذِرْ عَشِيرَتَكَ الْأَقْرَبِينَ﴾

“Y amonesta a tus familiares más cercanos” (Surah Los poetas 26:214)

Y este honorable advirtió a sus parientes y los invitó al islam; entonces fue revelada la siguiente aleya:

﴿…وَأُوحِيَ إِلَيَّ هَذَا الْقُرْآَنُ لِأُنْذِرَكُمْ بِهِ وَمَنْ بَلَغَ…﴾

“…Él me ha revelado este Corán para que, con él, os advierta a vosotros y a quien le llegue…”. (Surah Los rebaños 6:19)

Después de eso, continuó la revelación del Corán para este honorable tanto en la ciudad de La Meca como en Medina, y el Santo Mensajero, con el fin de enseñar el Sagrado Corán a los oprimidos de La Meca, organizó reuniones secretas en una parte de la casa de Arqam. Ibn Sa’d y otros en la biografía de “Umar ibn al-Jattab” y de cómo se convirtió al islam narran: “Mucha gente se convirtió al islam en esa casa (la casa de Arqam) y esa casa se hizo famosa como “Dar al-Islam”.

C- Rango de las suras y aleyas de La Meca

Descendieron al Mensajero, las suras y las aleyas, para los ávidos árabes que eran capaces de memorizar los poemas y proverbios populares entre la sociedad de esa época con únicamente escucharan una sola vez para fijarlas en sus memorias. Tales como:

﴿إِنّا أَعْطَيْناكَ الْكَوْثَرَ﴾ y ﴿قُلْ ياأَيُّهَا الْكافِرُونَ﴾

“En verdad, te hemos otorgado la abundancia” (Surah La abundancia 108:1)

y “Di: «¡Oh, vosotros que no creéis!” (Surah Los que no creen 109:1)

Estas suras y aleyas reveladas, a veces hablaban sobre un incidente, otras respondían una pregunta, objetaban una crítica o una duda. Y, naturalmente, cualquiera que la escuchaba la memorizaba; entre ellos se encontraban Jadiya, ‘Ali, Ya’far, Zayd y otros musulmanes pioneros tales como Mus’ab ibn Umair, Ibn Mas’ud, Ibn Umm Maktoum, Khabbab ibn Artt, Arqam y otros.

Y también era muy natural que los primeros musulmanes, recopilaran, preservaran y protegieran las suras y aleyas que fueron reveladas gradualmente en La Meca, y las memorizaran. La difusión del Mensajero en cuanto al acatamiento del mandato de Dios, cumpliendo la misión y el ultimátum que le fue dado, recitaba el Sagrado Corán en voz alta ante los líderes del Quraysh y los peregrinos de la Casa de Dios, así como a cualquiera que buscaba la Verdad le explicaba el Corán revelado en forma secreta; pero el comportamiento de este honorable con el segundo grupo, es decir aquellos que buscaban la guía y puesto que los incrédulos del Quraysh se oponían firmemente y torturaban a los musulmanes, esta obligación divina la cumplió sin otra alternativa en secreto, siendo ésta la razón por la cual el honorable Mensajero organizaba reuniones –tal y como se dijo antes– en forma oculta para los oprimidos.

Sexta lección
El Sagrado Corán y la era de su revelación en La Meca

A- Compilación del Corán en La Meca

B- Enseñanza al Mensajero de Dios

C- Enseñanza a los musulmanes

D- Los musulmanes y la recitación del Corán en Habasha

A- Compilación del Corán en La Meca

Baladhuri en el “Futuh al-Buldan” registró: “Cuando el islam llego, entre la gente del Quraysh habían diecisiete personas que sabían leer y escribir, y eran escritores; Umar ibn al-Jattab, Abu Salmah Majsumi, Aban ibn Sa’id, Jalid ibn Sa’d, Abu ‘Ubaidah Yarrah, Talha y Zubair hijos de Abu Sufian, Abu Hudhayfa, Hatib ibn Amru, Abu Salama al-Majzumi, Aban ibn Sa’id, Jalid ibn Sa’id, ‘Abullah ibn Sa’d, Huwaiteb ibn ‘Abdul ‘Azzi, Abu Sufian y Juhim ibn Salat, y de entre los que habían pactado con el Quraish también se encontraba Al-’Ala’ al-Hadrami.

La lectura y enseñanza del Corán, así como su edición en La Meca se dividía en dos: la parte especial del Mensajero de Dios y la parte para la comunidad musulmana.

B- Enseñanza al Mensajero de Dios

Las primeras aleya que Dios enseñó a Su Mensajero, fueron las primeras cinco aleyas de la Surah Lo que está suspendido [96] que dice:

بِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمنِ الرَّحيم

﴿اقْرَأْ بِاسْمِ رَبِّكَ الَّذي خَلَقَ * خَلَقَ الاْءِنْسانَ مِنْ عَلَقٍ * اقْرَأْ وَ رَبُّكَ الْأَكْرَمُ * الَّذي عَلَّمَ بِالْقَلَمِ * عَلَّمَ الاْءِنْسانَ ما لَمْ يَعْلَمْ﴾

“En el nombre de Al.lah, el Clementísimo, el Misericordiosísimo”

“Recita en el nombre de tu Señor, el Cual ha creado. (1) Ha creado al ser humano a partir de algo que está suspendido. (2) Recita. Tu Señor es el Más Generoso. (3) Es Quien ha enseñado por medio de la escritura (4) Ha enseñado al ser humano lo que éste no conocía. (5)”.

C- Enseñanza a los musulmanes

De la historia de la enseñanza de “Jabbab ibn al-Aratt” a “Fátima”, la hermana de Umar ibn al-Jattab y su esposa, supimos que el Mensajero de Dios había organizado en La Meca reuniones secretas para enseñar e instruir a los musulmanes.

D- Los musulmanes y la recitación del Corán en Habasha

En la obra “Sirah” de Ibn Hisham, en “Tabaqat” de Ibn Sa’d y otras obras dice: “Cuando la persecución de los politeístas del Quraysh aumentó sobre los musulmanes conocidos, el Mensajero les dijo que emigraran a Abisinia. Aproximadamente unos ochenta hombres y mujeres musulmanes emigraron a ese lugar y el Negus, rey de Abisinia, los protegió. Los politeístas del Quraysh también enviaron a Amr ibn As y Ammarah ibn Walid con una serie de regalos para el Negus, y le pidieron que mandara a los musulmanes de regreso a La Meca. El Negus llamó a ambos lados y Ya’far ibn Abi Talib recitó varias aleyas de la Surah María [19] en esa asamblea. El Negus lloró tanto que su barba se empapó y se negó a devolver a los musulmanes a La Meca.

Ibn Hisham y otros no especificaron las aleyas de la Surah María recitadas por Ya’far ibn Abi Talib; pero se sabe, por la evidencia, que recitó el comienzo de esta surah que cuenta la historia de Zacarías, Juan, María y Jesús. Esta historia y la recitación de “Ibn Mas’ud” es la razón por la cual se entiende que los musulmanes memorizaban todo lo que era revelado del Corán y lo recitaban en cualquier lugar que podían o consideraban apropiado. Por otro lado, la historia de la reunión secreta en la casa de “Fátima”, hermana de Umar ibn al-Jattab, es la razón por la cual se entiende que, además de la memorización, el Corán escrito se encontraba a disposición de los musulmanes.

Séptima lección
El Sagrado Corán y la era de su revelación en Medina

A- Corán de Medina y su contenido

B- Presentación de la Gente del Libro (Ahl-Kitab)

C- Enseñanza directa del Mensajero de Dios a los musulmanes

D- Enseñanza de los musulmanes a los musulmanes por orden del Mensajero

A- Corán de Medina y su contenido

Las aleyas y suras de Medina narran también algunos de los hechos y conflictos ideológico-militares del Mensajero de Dios con los infieles del Quraysh y los politeístas árabes, así también presentan a la Gente del Libro y sus creencias, y recuerda lo sucedido en la primera sociedad islámica entre los hipócritas y los creyentes, lo que pasó en la familia de este honorable, lo que Dios Todopoderoso ha legislado para el hombre y su sistema de vida, y también..., a continuación presentamos algunos ejemplos.

B- Presentación de la Gente del Libro (Ahl-Kitab)

En la Surah Los rebaños [6:20] dice:

﴿الَّذينَ آتَيْناهُمُ الْكِتابَ يَعْرِفُونَهُ كَما يَعْرِفُونَ أَبْناءَهُمُ الَّذينَ خَسِرُوا أَنْفُسَهُمْ فَهُمْ لايُومِنُونَ﴾

“Aquellos a quienes Nosotros dimos la Escritura Sagrada le conocen como conocen a sus hijos. Quienes se han perdido a sí mismos, no son creyentes. (20)”

C- Enseñanza directa del Mensajero de Dios a los musulmanes

En el “Musnad” Ahmad, en el “Ma’arefa al-Qara’ al-Kabar” Dhahabi y en el “Bahar al-Anwar” Maylisi narran de Abi Abdul Rahman que dijo: “Nuestros maestros del Corán, es decir: Uthman, Ibn Mas’ud y Ubayy ibn Ka’b nos dijeron: ‘El Mensajero de Dios nos enseñaba de diez en diez aleyas, y mientras no entendiésemos los mandatos no nos enseñaba las siguientes diez aleyas’. En la obra “Tafsir” de Tabari y en el “Musnad” de Ahmad dice: Dijeron: “Cuando aprendíamos diez aleyas no continuaba hasta que aprendiéramos a practicarlas”. En la obra de “Tafsir” de Qurtabi dice así: “No continuábamos su aprendizaje mientras no hubiésemos aprendido lo permisible y prohibido, lo que decía hiciéramos y no hiciéramos”. En el “Musnad” de Ahmad según lo dicho por Miqdam está registrado que en la Batalla de Jaibar el Mensajero de Dios prohibió algunas cosas, después dijo: “Es demasiado pronto para que algunos de ustedes me nieguen y escuchen mi dicho mientras se apoyan en su trono, y digan: ‘El libro de Dios está entre nosotros y vosotros, ¡hacemos lícito todo lo lícito que encontremos en él, e ilícito todo lo ilícito que encontremos en él!’ ¡Sean consciente! Aquello que el Mensajero de Dios prohibió es como lo que Dios ha prohibido”.

D- Enseñanza de los musulmanes a los musulmanes por orden del Mensajero

En el “Sunan” de Abi Dawud y otras obras dicen: “En la mezquita del Profeta, había un lugar llamado ‘sufah’ que era un refugio donde vivían los musulmanes pobres e Ibadah ibn Samet les enseñaba el Corán”. En el “Mustadrak” según lo registrado por Ibadah Ibn Samet dice: “Cada vez que una persona se acercaba al Profeta y aceptaba el islam, lo presentaba a uno de nosotros para que le enseñáramos a leer el Corán. El Mensajero de Dios me presentó a uno de ellos y le enseñé el Corán en casa. Él, que se sintió muy agradecido, me obsequió un arco que nunca había visto algo mejor ni más hermoso que éste...”. En otra narración dice: “... El sonido de la recitación del Corán siempre se escuchaba desde la mezquita del Mensajero de Dios, hasta que un día dijo: ‘Bajen la voz para no cometer error’.” En “Kanzal Al-Ummal”, según lo dicho por Tufayl Ibn Amr dice: “Ubay ibn Ka’b me enseñó el Corán y le di un arco y fue hacia el Profeta mientras lo llevaba sobres su hombro entonces este honorable le dijo: ‘¡Oh, Ubay! ¿Quién te armó con ese arco?’ Contestó: ‘Tufayl ibn Amr, a quien enseñé el Corán’. Dijo: ‘Cargas un pedazo del Infierno sobre tu hombro’. Dijo: ‘¡Oh, Mensajero de Dios! ¡Nosotros comemos de su comida!’ Dijo: ‘Pero esa comida ha sido preparada para ellos y tu acababas de llegar, entonces no hay inconveniente en comerla’.”

Estimada audiencia, aquí finalizamos el tercer programa de “El Sagrado Corán en el curso de la historia”. Esperamos haya sido de su agrado e interés. Nos despedimos hasta nuestro próximo encuentro, si Dios quiere.

Código para noticias 2416

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 9 =