Marruecos y Su Compra de Conciencias en Latinoamérica. Parte I

SegundoPaso ConoSur - Marruecos es una monarquía opresora, falsa y que somete a la ocupación y colonización un territorio que logrará, más temprano que tarde su plena autodeterminación.

Agentes marroquíes, en la clásica labor de lobby desarrollado en aquellos países donde pretenden comprar voluntades y engañar a los gobiernos y las sociedades con relación a la ocupación y colonización del Sáhara occidental, han incrementado sus mensajes y acciones en el ámbito de los parlamentos y otros organismos políticos latinoamericanos. Para Mohamed Ray los parlamentarios andinos deben tener presente que la moción que el Majzen - aparato - marroquí está presentando en varios organismos de América Latina, es un documento que contiene innumerables falsedades, medias verdades, datos inexactos y manipulaciones exageradas,

Para organismos políticos como son los parlamentos, que se supone representan la voluntad popular de las sociedades latinoamericanas, no puede poner en entredicho su prestigio, reputación, autoridad y seriedad suscribiendo un documento de estas características. En este documento se pretende desmontar todas las falacias urdidas por Marruecos para deslegitimar la justa lucha del pueblo del Sahara Occidental.

En dicho documento se afirma que Marruecos es la puerta de África para América Latina. Esto es imposible, para una monarquía que tiene todas sus fronteras terrestres cerradas por graves conflictos territoriales y políticos con todos sus vecinos.: Argelia, Sahara Occidental, y Mauritania. No puede ser, por tanto, la puerta de entrada a nada. Hoy en día, Marruecos se comunica con África sólo a través de una brecha ilegal abierta en la parte Suroeste del Sahara Occidental que ocupa ilegalmente. Además de ser una brecha ilegal expuesta a enfrentamientos armados entre los ejércitos saharaui y el marroquí. Desde prácticamente su apertura, denunciada por organismos internacionales porque viola el alto del fuego que se suscribió el año 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario, es la principal entrada del contrabando de Drogas - principalmente Cannabis y cocaína - al África subsahariana.

Tampoco puede arrogarse ser la puerta de áfrica un país que mantiene mínimas o nulas relaciones diplomáticas con los principales países africanos: Argelia, Nigeria, Kenia, Tanzania, Sudáfrica, Mozambique, Angola, etiopia, Zimbawe, Namibia entre otros. A lo que hay que sumar que Marruecos entró en la Unión Africana hace apenas 5 años, por negarse a reconocer a la República árabe Saharaui Democrática (RASD) como también resulta impropio hablar de un Estado que se haya llamado Marruecos antes de haberse constituido como tal gracias a la presencia francesa en el norte de África. Todo el norte de áfrica era una zona de Sultanatos, califatos o regiones dominadas por tribus y poblaciones autóctonas. 

La referencia del documento marroquí a la sentencia del tribunal de la Haya del año 1974 es una burda manipulación totalmente absurda, descarada y fuera de lugar. Según está moción presentada por los servicios de propaganda marroquíes el Frente Polisario nació después de la sentencia del Tribunal de la haya, algo totalmente falso, El Movimiento de Liberación Saharaui, conocido por Frente Polisario, nació el 10 de mayo de 1973, bajo la dominación española y cuyo objetivo era erradicar el colonialismo del antiguo Sahara Español. La sentencia del Tribunal de la Haya data del 16 de octubre de 1975, más de dos años después del nacimiento del Frente Polisario. El panfleto marroquí, hace alusión a la resolución N° 2625 de Naciones Unidas y para justificar las ansias expansionistas de su régimen y la agresión perpetrada contra más del 70% del territorio de la República Saharaui, se atribuye la referencia de la resolución a la Unidad nacional y la integridad territorial de los estados, algo fuera de contexto y sin conexión con el Sahara Occidental al no tener ningún vínculo con Marruecos. 

Además, no aporta ningún indicio, ni resolución ni sentencia de ningún estamento internacional que justifique la relación de unidad o integridad territorial entre el Reino de Marruecos y el Sahara Occidental. No hay vínculo alguno entre ambos países.  La vulgar manipulación de esta moción que pretende enlazar la soberanía y la integridad territorial de la política exterior de los Estados con la agresión y ocupación de un territorio no autónomo como lo es el Sahara Occidental, es cuanto menos un insulto a la dignidad de los pueblos andinos, que enarbolan el derecho a la autodeterminación de los pueblos como uno de los principios básicos y esenciales sobre los que se constituyeron todos los estados latinoamericanos. 

El libelo marroquí, que quiere ensuciar el nombre del parlamento andino, intenta relacionar la justicia de los derechos sobradamente reconocidos del pueblo saharaui, con la guerra fría, los espurios intereses geopolíticos y la infame Realpolitik. Con ello pretende tapar toda la amalgama de sentencias y resoluciones internacionales que exigen la descolonización del Sahara Occidental y la libre determinación del pueblo saharaui. El folleto que los servicios de propaganda marroquíes intentan colar en el parlamento andino para que lo apruebe, no es ni digno de ser presentado en un organismo que representa a los pueblos de los Andes, por su falta de rigor, verosimilitud, credibilidad, fiabilidad y precisión. En este escrito se altera y se retuerce la posición real de diversos países considerados potencias mundiales. Todos los países que cita el documento Estados Unidos, Alemania, Francia y Reino Unido siguen apoyando una solución justa, equitativa y mutuamente aceptada que respete el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui, en el marco de las Naciones Unidas o al menos este es el pronunciamiento oficial de estos países en sede internacional y lo constatan todas las resoluciones del Consejo de Seguridad. Otra cosa es que en declaraciones informales, según en que escenarios se muevan, digan que la Autonomía es una solución sería y creíble y que se puede plantear. 

El Twitter difundido por Donald Trump una vez que perdió las elecciones en Estados Unidos, en el que reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara y que fue rechazado por el Senado Norteamericano y la nueva administración de Joe Biden nunca lo ha confirmado. Supongamos que lo que dice esta Moción marroquí fuese real y que estos países apoyan una autonomía como la única solución al conflicto del Sahara Occidental, entonces chocarían frontalmente con el derecho y la legalidad internacional, ya que ambos no contemplan en ningún caso la autonomía como solución a un conflicto de descolonización. El Derecho internacional y las resoluciones de la ONU, desde la N°1514 hasta nuestros días, sólo hablan del derecho a la autodeterminación de los pueblos y lo definen como: “el derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de Gobierno, perseguir su desarrollo económico, social y cultural, y estructurarse libremente, sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de equidad”. Lo que plantea las siguientes interrogantes acerca del encaje de la solución de la Autonomía en la aplicación del Derecho internacional: ¿Dónde se puede encajar una autonomía propuesta por una potencia ocupante en esta definición? ¿Dónde colocamos la decisión libre y soberana sin injerencias del pueblo saharaui? ¿Cómo aplicamos el sufragio popular para decidir la voluntad y el destino del pueblo del Sahara Occidental? 

La soberanía de cualquier territorio es potestad única de sus habitantes, ningún país por muy grande y potente tiene la facultad o jurisdicción para conceder la soberanía de un territorio a un tercero. La soberanía no se compra en los supermercados. Para acabar de despejar todas las dudas, la Corte Internacional de Justicia, en su opinión consultiva sobre el Sahara Occidental, afirmó que “la autodeterminación es un derecho Colectivo cuya titularidad corresponde a los pueblos”. La República Popular China emitió un comunicado el día 20 de marzo de 2022 en el que solicitó que el conflicto del Sahara tenga una solución acorde con la legalidad internacional y las resoluciones de la ONU, y que sea una solución duradera y justa en el marco de la legalidad internacional, en particular de las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas". Rusia, a través de su viceministro de Exteriores ruso Serguéi Vershinin declaró que el problema del Sahara Occidental debe tener un arreglo sobre la base de las correspondientes resoluciones de la ONU y su Consejo de Seguridad. Además, el país euroasiático abogó por las negociaciones directas entre las partes y A su vez, reiteró la postura de Moscú de que la determinación del estatus definitivo de ese territorio norteafricano debe hacerse "por medio de un referéndum bajo la tutela de Naciones Unidas". En el caso de España, es cierto, que el presidente del Gobierno español Pedro Sánchez de forma unipersonal envió una carta al Rey de Marruecos en el que reconoce que la autonomía es la solución más seria, realista y creíble - esta es posiblemente la única verdad absoluta que contiene el documento marroquí - Sin embargo, la propaganda marroquí nunca dirá que Pedro Sánchez se quedó totalmente aislado en España al tomar esta decisión personal. Los 11 partidos políticos del arco parlamentario español, a excepción del Partido Socialista, se pronunciaron en contra de esta decisión; desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda, nunca, en España, un tema logró juntar a tantos partidos de ideologías distintas. La cámara del parlamento aprobó por mayoría absoluta con la única excepción del Partido Socialista, una proposición oponiéndose a la decisión de Sánchez. 

Ocho Parlamentos Autonómicos aprobaron resoluciones que denunciaban la ilegalidad de la decisión unilateral de Sánchez. Tres mil quinientos Ayuntamientos de toda España aprobaron en las últimas Semanas, mociones contrarias a la decisión de Sánchez. Más de 1000 entidades de toda España se pronunciaron en contra de la Carta enviada por Sánchez al rey de Marruecos. Todos los organismos internacionales, la Organización de las Naciones Unidas. La Unión Europea y la Unión Africana, se han distanciado de la posición de Sánchez y todos han declarado que el marco para la solución del conflicto saharaui tiene que ser las Naciones Unidas y el derecho a la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental. El Derecho internacional dice que para que un estado sea reconocido deben existir tres elementos: territorio, poder y pueblo. Todos estos elementos existen en el Sahara Occidental.

El territorio es el reconocido internacionalmente como Sahara Occidental, el pueblo, es el legendario y orgulloso pueblo saharaui reconocido por todos los estamentos internacionales y finalmente el poder lo ostenta la República Árabe Saharaui Democrática, reconocida por 84 países y miembro fundador y de pleno derecho de la Unión Africana. Aunque la RASD no tiene asiento en las Naciones Unidas, el movimiento de liberación saharaui es reconocido por las Naciones Unidas y tiene su Representación diplomática en la ONU. También hay que recordar que el Sahara Occidental está inscrito en este organismo internacional como territorio No Autónomo. Las declaraciones que le atribuye el documento marroquí al Sr. Borrell alto representante de la política exterior de la Unión Europea, son totalmente infundadas, esta son las últimas declaraciones del Sr. Borrell que datan de 21 de marzo de 2022: "La posición de la UE sigue siendo la misma, es decir, pleno respeto y apoyo a las resoluciones de Naciones Unidas. Cualquier solución al problema tiene que encontrarse en el marco de las resoluciones de la ONU”.

La poca credibilidad de este documento de propaganda marroquí, la redondea cuando habla de los países que reconocen a la Republica saharaui; omiten que la RASD la reconocen 84 estados de todos los continentes, el panfleto marroquí atribuye a la RASD sólo 33 reconocimiento, su colosal tergiversación de los datos no tiene límites. Marruecos, un régimen autocrático y feudal acostumbrado a manipular la información, convertir las mentiras en verdades y falsear los datos, pretende ocultar la realidad de la situación de la Republica Saharaui, con informaciones inexactas, incompletas y engañosas. Omite deliberadamente que según las convenciones internacionales de Viena y de Montevideo sobre las relaciones diplomáticas: “cuando un estado reconoce a otro es para siempre a no ser que deje de existir uno de los dos estados” es decir el reconocimiento entre estados es vitalicio. No está sometido a la decisión del gobernante de turno. 

Un gobierno puede soberanamente suspender sus relaciones con otro gobierno, pero no implica el reconocimiento entre los estados. En definitiva, la realidad nos plasma que, hoy en día, hay 84 Estados del mundo que reconocen la RASD. Aunque la inmensa mayoría de los datos que maneja el panfleto marroquí, con respecto a las relaciones diplomáticas de la RASD con otros Estados, casi todos son falsos; excluye países en los 5 continentes. Pero llama poderosamente la atención cuando trata el caso del continente asiático en el que tan solo señala que la RASD la reconocen dos países Corea del Norte y Timor Oriental y suprime de golpe y porrazo a 9 estados que reconocen a la RASD: Yemen, Vietnam, Camboya, Laos, Afganistán, Irán, Siria, Papua Nueva Guinea, y la India. Una mentira como esta no se puede mantener por mucho tiempo sin que salga a la luz la verdad y esta es que Marruecos es una monarquía opresora, falsa y que somete a la ocupación y colonización un territorio que logrará, más temprano que tarde su plena autodeterminación.

Columna de Mohamed Ray
Para Segundopaso ConoSur
Permitida su reproducción Citando la fuente

Código para noticias 2438

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 9 =