publicado el: 8 junio 2022 - 08:04

Cada día es el Día de Al Quds

AUTOR: MIKHAEL MARZUQA. ILUSTRACION: ETTEN CARVALLO
Cada día es el Día de Al Quds

Segundo Paso para Nuestra América.- Nos hemos hecho muchas veces la autocrítica de que somos reactivos ante el tema de Palestina y publicamos contenidos sobre este heroico pueblo únicamente cuando tiene lugar algún acontecimiento lamentable o algún evento relevante o cuando se acerca alguna efemérides, como es el caso del Día Mundial de Al Quds o la Nakba. Creemos que cada día que pasa debe mantenerse vivo el espíritu del Día Mundial de Al Quds. De igual forma, los horrores que devienen de la atroz ocupación del territorio palestino por parte del sionismo, no deben tratarse eventualmente, sino ser una constante en nuestra política editorial. Por ello, nos hemos fijado como meta crear un frente de debate y discusión acerca de la geopolítica de Asia Occidental que contextualice regionalmente lo que ocurre en Palestina. Hemos invitado a varios intelectuales y militantes de Nuestra América a que contribuyan con sus reflexiones. En esta oportunidad, presentamos un texto del chileno Mikhael Marzuqa, con el cual participó en el Foro Internacional Palestina desde Nuestra América, organizado por nosotros y transmitido el 29 de abril de este año.

Al-Quds es el nombre árabe de Jerusalén, ciudad santa para las tres principales religiones del mundo (cristianismo MM2.500, islam MM1.600 y judaísmo MM14); sin embargo, es también preciso señalar que la ciudad es base fundamental para la paz mundial.

La ciudad ha sido reconocida como una ciudad santa y tierra sagrada ya que en la misma se encuentran la Mezquita de Al Aqsa, Muro de las Lamentaciones, Cúpula de la Roca, Iglesia del Santo Sepulcro, sitios sagrados para las tres religiones monoteístas.

Jerusalén ha sido 12 veces destruida, 20 veces sitiada y 50 veces capturada

Se atribuye su fundación a los jebuseos, una de las culturas árabes preislámicas. Según textos bíblicos eran descendientes del tercer hijo de Canaán, que era nieto de Noé y uno de los hijos de Cam. 

El significado bíblico de jebuseos proviene de una tribu de Cananea (fueron habitantes de Jerusalén), fueron los descendientes de Canaán (hijo de Cam) que vivieron antes de que los israelitas bíblicos conquistaran sus tierras.

Los jebuseos vivieron en Jerusalén, también llamada Jebús, antes de que sus tierras fueran conquistadas por los israelitas. Según se relata, más tarde algunos fueron capaces de hacerse fuertes y recuperar parte de sus tierras. Los jebuseos aparecen en textos bíblicos como habitantes de Jerusalén.

Los árabes palestinos descienden de los jebuseos, lo que argumenta que los palestinos tienen un reclamo histórico de Jerusalén que precede al judeo sionista, si es que se ha de recurrir a algún tipo de fundamento basado en la historia antigua. Los árabes palestinos son descendientes de los cananeos.

Así, en 1978 Al-Mawsu'at Al-Filastinniya (enciclopedia palestina) afirmó: "Los palestinos son los descendientes de los jebuseos, que son de origen árabe", y describió a Jerusalén como "una ciudad árabe porque sus primeros constructores fueron los cananeos jebuseos, cuyos descendientes son los palestinos ". Ello se contrapone a lo que historiadores y arqueólogos sionistas o influenciados por estos quieren tergiversar la historia al señalar que los palestinos modernos están "más estrechamente relacionados con los árabes de Arabia Saudita, Yemen, Jordania y otros países", argumento que no tiene ningún soporte científico.

El Día de Al-Quds («día de Jerusalén», por el nombre árabe de la ciudad) o Día Mundial de Al-Quds en la literatura oficial es un evento anual celebrado inicialmente en Irán y luego extendido a otros países del mundo desde su institución por el ayatolá Jomeini en 1979, tras la revolución iraní para la expresión de solidaridad con el pueblo palestino y de oposición al sionismo y al control Israel" title="Israel">israelí de Jerusalén. El día se celebra en el último viernes del mes de Ramadán">ramadán.

El presidente de Irán, Seyed Ebrahim Raisi, convocó esta semana a una participación masiva en las manifestaciones del Día Mundial de Al-Quds, del próximo viernes 29 de abril.

Raisi subrayó que “el destino de la nación palestina no se determina en la mesa de negociaciones, sino lo definen los combatientes de los grupos de la Resistencia en la Cisjordania ocupada y la asediada Franja de Gaza.”

¿Pero qué simboliza realmente Jerusalén?

El pueblo palestino representa hoy al Cristo crucificado, que lo fuera precisamente en esa región de Palestina por su mensaje de convivencia pacífica, confrontado en aquel entonces con la cultura de invasiones, destrucción y atropellos con sus consecuencias para esa etapa de la humanidad, la que aun así se extiende hasta nuestros tiempos.

Mientras que, la conquista de Saladino en el año 1187 refleja la firme determinación por salvaguardar los templos sagrados de la brutalidad y vejámenes del colonizador occidental. Más allá de la cuestión de fe, su salvaguarda no ocurre porque estos fueran o no realmente lugares santos, sino que trasunta el profundo respeto por los derechos de culto, cultura y sistemas de vida de las diferentes culturas que habitaban en Palestina en la época. Toda asociación de ideas con los acontecimientos de nuestra historia contemporánea, no estará de más.

Esa es la bandera que enarbolamos toda vez que proclamamos a Jerusalén como la capital histórica, eterna e indivisible de Palestina. La liberación de Palestina pasa por la emancipación de Al Quds y la libertad para Jerusalén será la independencia de la Palestina histórica, a pesar de todas las maquinaciones y los despreciables besos de Judas Iscariote encarnado en los promotores de las fraudulentas negociaciones llamadas “de Paz”.

Pero más allá de nuestros cuestionamientos a los atropellos y vejámenes contra la vida y las libertades cometidas por el sionismo e Israel, revisemos un poco que es lo que podemos ver en nuestro propio ojo, que errores cometemos habitualmente y cuanto debemos evolucionar en la lucha política por Palestina, como principal vía para desenmascarar el apartheid israelí, resaltar el carácter colonial de asentamientos del régimen sionista, promoviendo para ello la movilización interna contra la fragmentación del territorio y su pueblo utilizada por Israel como herramienta de dominación, la acción decidida de la diáspora palestina y, la de los estados y organizaciones internacionales .

Hagamos un relato

Sigue siendo una tarea importante la educación política a todo nivel al interior de la sociedad palestina. Saber distinguir la contradicción principal es fundamental para evitar la confusión y las disputas internas para dividir a los palestinos que pretende el régimen de apartheid, las que lamentablemente le han generado algunos dividendos.

La unidad del movimiento de liberación es prioritaria, aunque no por ello dejar de denunciar el colaboracionismo, la traición y la represión interna. Pero siempre llamando a la unidad y, si es preciso, a la desobediencia de la autoridad por parte del personal del aparato policial de la Autoridad Palestina.   

La anticipación es otra importante herramienta. Salvo la época de la resistencia organizada armada, el análisis de prospectiva y estrategia palestina unificada han sido totalmente desalojadas de las diferentes organizaciones palestinas. La Autoridad Palestina no las posee o no utiliza por su vocación reactiva por un lado y su naturaleza de simple administradora de la ocupación por el otro.

El cerco del enemigo a las ciudades palestinas aislándolas unas de otras, su muro de la vergüenza, debe ser enfrentado con el fortalecimiento de las organizaciones ciudadanas, su capacidad de organización y de comunicación.

La diáspora palestina tiene que asumir un importante rol en apoyo de ese proceso especialmente en lo que se refiere a sacar a luz lo que los medios de comunicación social occidentales ocultan. Las redes sociales deben pasar a ocupar un rol protagónico con mensajes difundidos institucionalmente desde los movimientos populares palestinos y sus amigos. Pero las comunidades palestinas en el exterior, particularmente en occidente, tienen que tomar conciencia de que deben desempeñar un importante papel en la educación de sus propios miembros, desarrollar la conciencia de los más jóvenes, ser activos en la difusión y en las relaciones con sus respectivos gobiernos y redes de apoyo a Palestina, ya que las decisiones se adoptan en organismos internacionales donde los representados son los estados.

Si bien son muy necesarias, no debemos quedarnos solamente en las condenas; debemos avanzar hacia la sensibilización de las conciencias por la injusticia y padecimientos de los palestinos y la necesidad de sancionar, aislar y desincentivar las relaciones con un Estado perturbador e irreverente con el orden jurídico internacional.

BDS(Boicot, Desinversión y Sanciones) es una importante herramienta a potenciar. Los palestinos y sus aliados deben elaborar estrategias para un movimiento efectivo contra el apartheid a través de vías legales. Un movimiento contra el apartheid en la Palestina colonizada y en el exilio puede ayudar a los palestinos a recuperar su agenda política y reafirmar su unidad.

Es preciso apelar a la universalidad de los DDHH. No auto exiliarse en el pensamiento político. También hay sensibilidades por la justicia, si bien no en las raíces ideológicas, pero sí entre los actores de distintas vertientes políticas.

El ataque efectivo es el que apunta hacia fortalezas de un oponente. En este caso su red de relaciones, su logística, su fortaleza económica y sus medios de comunicación. Por ello es importante apoyar el cambio del orden político y económico imperantes. La lucha por la independencia de Jerusalén es la lucha transformadora del orden mundial, del actual sistema de organización y distribución del poder y la propiedad y de explotación de los recursos naturales.

Es menester elaborar estrategias contra el apartheid a través del derecho internacional. Cualquier movimiento efectivo contra el apartheid en Palestina debe basarse en el rechazo palestino de larga data del sionismo como un proyecto racista y colonial de asentamientos de colonos extranjeros. Durante décadas, los palestinos han centrado la descolonización en su lucha por la liberación, sin un relato conducente a la descolonización, lo cual puede llevar, como de hecho a sucedido a la “metamorfosis” en apariencia democratizadora del régimen colonial pero sin cambiar su naturaleza ni lograr que sea desmantelado.

La sociedad palestina dentro y fuera de su país no debe dejarse deslumbrar por los cánticos de sirenas. Me explico, si bien favorables, los recientes informes de derechos humanos de grupos internacionales e israelíes no consideran como legado a la humanidad la larga data de lucha de descolonización de los palestinos y, más bien se centran en razonamientos liberales de justicia e igualdad. Ello subsume la necesaria estrategia de descolonización por las vías legales. Y si bien el derecho internacional prohíbe el apartheid como discriminación racial, un crimen contra la humanidad y una violación grave que da lugar a la responsabilidad de terceros estados, no criminaliza el colonialismo en sí mismo como un fenómeno violento, desnaturalizador del territorio y la cultura y usurpador de derechos y del patrimonio natural de los pueblos.

En todo caso, el derecho internacional sigue siendo una valiosa herramienta toda vez que  prohíbe elementos clave del proyecto colonial sionista, incluida la transferencia de población, el apartheid, la anexión y la adquisición de territorio por la fuerza; consagra aún más el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y el derecho de retorno de los refugiados palestinos.

Un movimiento palestino, universal, contra el apartheid debe desplegar estratégicamente estas normas legales para develar y denunciar el carácter estatal criminal de Israel y sus violaciones del derecho internacional.

Las campañas de la sociedad civil palestina han logrado una creciente conciencia sobre el apartheid israelí dentro del sistema de derechos humanos de la ONU, incluso por aumentar las atribuciones del relator especial para los territorios palestinos.

El 27 de mayo de 2021, en el contexto de la Intifada de la Unidad, el Consejo de Derechos Humanos estableció su primera Comisión de Investigación sobre "todas las causas subyacentes" de la opresión palestina, incluida la "discriminación sistemática y la represión basadas en la identidad nacional, étnica, racial o religiosa". Este órgano de investigación no tiene precedentes en su mandato y alcance; abarca toda la Palestina colonizada y constituye una de las vías más importantes para hacer campaña y abogar contra el régimen de apartheid colonial de los colonos de Israel. Se espera que la Comisión de Investigación presente su primer informe al Consejo de Derechos Humanos en junio de 2022.

Además, la Corte Penal Internacional (CPI) tiene jurisdicción sobre el crimen de apartheid como parte de su investigación en curso sobre la situación en Palestina. El crimen de apartheid nunca ha sido perseguido internacionalmente y,  aunque la jurisdicción de la CPI en Palestina está limitada geográfica y temporalmente, existe un valor estratégico en la búsqueda de la rendición de cuentas por el crimen de apartheid de Israel en la CPI.

Para ir concluyendo, entre los ejes estratégicos de la descolonización de Palestina y desmantelamiento del régimen colonial de apartheid sionista israelí, debiese considerarse:

La movilización popular de los palestinos a través de la Palestina colonizada y en el exilio como una instancia clave para la liberación palestina. El derecho internacional puede ayudar a avanzar en este esfuerzo mediante la creación de presión externa y la generación de consecuencias tangibles para los crímenes de Israel. El marco del apartheid ofrece una vía para la rendición de cuentas y permite a los palestinos desafiar la fragmentación de Israel y construir una lucha unidos, juntos, cristianos musulmanes y judíos antisionistas.

En esa misma línea de estrategia, la promoción de la lucha contra la hegemonía de Estados Unidos y la OTAN así como los cambios en el actual desequilibrio del “orden” mundial por parte de potencias emergentes, serán un factor externo útil para mermar actuales fortalezas del control financiero mundial que le otorga un especial soporte al sionismo y su enclave Israel.

Propósito: DESCOLONIZACIÓN, CAMBIO DE REGIMEN, UN SOLO ESTADO

Algunos elementos claves en la lucha táctica:

Amplificar al máximo y en breve tiempo la magnitud de las acciones contra el régimen de apartheid israelí basado en asentamientos de colonos extranjeros, mediante su aislamiento, desinversión y sanciones

Concitar el apoyo de los estados para restablecer en la ONU el Comité Especial contra el Apartheid y promover en este la investigación de los crímenes del apartheid de Israel.

Ampliar el mandato del Relator Especial de la ONU sobre Palestina para incluir al pueblo palestino en su conjunto, incluidos los palestinos en el exilio.

Perseguir a los perpetradores israelíes de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional, incluidos los crímenes de apartheid y de transferencia de población.

Lograr que otros estados activen mecanismos de jurisdicción universal para enjuiciar a los autores del crimen de apartheid en sus tribunales.

Impulsar en otros estados que estos exijan a la actual Comisión de Investigación de la ONU que reconozca que el apartheid israelí y el colonialismo sionista son las causas fundamentales de la opresión palestina.

Que así sea

Mikhael Marzuqa Butto es fundador y director ejecutivo del Observatorio Internacional de la Fundación Por la Democracia(www.fpd.cl) y de la Red de Centros de Pensamiento de América Latina, donde desde hace 4 años ha organizado eventos  online de análisis y prospectiva con expertos en materias de integración regional, desafíos democráticos, desarrollo económico,  políticas públicas en RREE, etc. Fue Agregado Comercial en Japón 2014-2018. Vasta trayectoria en materia política, empresarial, profesional y académica, director de empresas públicas y privadas. Ingeniero Comercial con 6 posgrados en Chile, Singapore y España. Fue Observador Internacional en Palestina en 2006. Desde su juventud fundó y lideró las principales organizaciones palestinas hasta hoy existentes en Chile, incluso bajo dictadura militar que lo persiguió como activista, entre esas la Oficina de informaciones palestina(antecesora de la representación diplomática palestina en Chile), entre otras. Ha sido dos veces Secretario Internacional del Partido Por la Democracia. 

Código para noticias 2489

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
7 + 6 =