publicado el: 18 julio 2022 - 12:00

El libro del sermón histórico de Qadir Jum

Descarga el libro en el texto
El libro del sermón histórico de Qadir Jum

Islamaldía - El sermón de Qadir Jum es uno de los sermones históricos más importantes que lo pronunció el último profeta de Dios Muhammad (P) en la región de Qadir Jum de Arabia Saudita y el día de la asignación del liderazgo de la comunidad musulmana por Dios.

El Mensajero de Dios (La paz y la bendición de Dios sea con él y su familia) tenía la intención de salir de Medina para realizar la peregrinación habiendo transmitido ya todos los mandamientos a su comunidad, excepto la peregrinación y la tutela (de la nación) “Al Wilayat”. Así, Gabriel se acercó a él diciendo: "¡Oh Muhammad! Ciertamente, Dios, majestuoso es Su nombre, te ofrece la paz y te dice: 'Ciertamente, no he tomado el alma de ninguno de mis profetas o mensajeros sino después de completar Mi religión y afirmar Mi prueba.  De los mandamientos, aún quedan dos deberes obligatorios que debes transmitir a tu nación: (los detalles del) deber de realizar la peregrinación, y el deber de (la gente en) reconocer la tutela (de los creyentes) y seguir a tu sucesor después de ti. Ciertamente, nunca he dejado ni dejaré Mi tierra vacía de una prueba".

Por lo tanto, Dios, majestuosa es Su alabanza, te ordena que realices la peregrinación junto con todos los que sean capaces de asistir de los habitantes de las ciudades y suburbios, así como de los beduinos. Enséñales la peregrinación como les enseñaste las oraciones, el impuesto de purificación y el ayuno. Hazles conocer sus (detalles) como les hiciste conocer otras obligaciones religiosas". Así, el anunciador del Mensajero de Dios (P) informó a la gente que él (P) tenía la intención de realizar la peregrinación y de enseñarles esta obligación religiosa. (A causa de su anuncio,) el número de personas de los habitantes de Medina y sus suburbios, así como de (otros) árabes, que salieron en peregrinación junto con el Mensajero de Dios (P) fue superior a 70.000 -lo que equivale al número de personas a las que Moisés (P) tomó juramento de fidelidad para Aarón (P), pero que luego eligieron el becerro (para adorar) y el Samiri. 

Asimismo, el Mensajero de Dios (P) tomó la promesa de lealtad de este número de personas para 'Ali (P), pero más tarde rompieron su promesa y eligieron al becerro y al Samiri de su tiempo, siguiendo exactamente la costumbre de sus predecesores. Repitiendo las palabras de acatamiento a la llamada de Dios (al-Talbiya), el Profeta (P) viajó de La Meca a Medina y realizó los rituales de la peregrinación. Cuando estaba en el lugar de parada (al-Mina), el Ángel Gabriel le trajo un mensaje de Dios, el Altísimo, diciendo: "¡Oh Muhammad! Tu Señor, el Poderoso y el Majestuoso, te saluda y te dice: 'Ciertamente, se ha acercado tu hora inevitable (de partida); cumple, pues, con tu obligación; adelanta tu voluntad; confía lo que hay contigo de conocimiento, la herencia de los primeros profetas en cuanto a conocimiento y signos, el arma y el cofre al ejecutor de tu voluntad y tu sucesor, que es Mi prueba de largo alcance sobre Mi creación y Mi argumento exhaustivo contra ellos, 'Ali Ibn Abi-Talib (P).

Levántalo como bandera guía para la gente, recuerda y renueva el pacto y la promesa de la gente sobre la adhesión al representante autorizado mío y el maestro de todo hombre y mujer creyente, 'Ali Ibn Abi-Talib (P). En verdad, nunca he tomado el alma de ninguno de los profetas sino después de perfeccionar Mi religión, y completar Mi generosidad por medio de exigir la adhesión a Mis amigos autorizados y la enemistad contra Mis enemigos.

Por lo tanto, la cúspide del monoteísmo, la fe en Mi religión y la culminación de Mis bendiciones sobre Mi creación se logra (únicamente) siguiendo a 'Ali, cuya obediencia es conjunta a la de Muhammad (P), Mi Profeta, así como a Mi obediencia. Quien le obedece, ciertamente Me ha obedecido, y quien le desobedece, ciertamente Me ha desobedecido. Lo he puesto como bandera (distintiva) entre Mi creación para que quien lo reconozca sea un creyente, quien lo niegue sea un incrédulo, y quien asocie a alguien en prenda con él sea un politeísta (en obediencia a Dios). Quien se encuentre conmigo (en el Día del Juicio) habiéndolo aceptado como su guardián, entrará en el Paraíso, y quien se encuentre enemistado con él, entrará en el Fuego. Por eso, oh Muhammad, levántalo como estandarte (de la verdad), recuerda y renueva el pacto y la promesa de la gente que ya has tomado (informalmente en varias ocasiones), pues pronto tomaré tu alma".

Porque lo que él (P) sabía de la enemistad y el odio interno de los hipócritas y los disidentes contra 'Ali (P), el Mensajero de Dios (P) se preocupó por ellos no sea que (al transmitir este mensaje) se dispersen (las personas) y vuelvan a los días de la ignorancia. Por ello, pidió al Ángel Gabriel que pidiera a su Señor protección contra el maligno designio de la gente, y esperó a recibir esta protección para entregar el mensaje.

Del mismo modo, cuando el Profeta (P) llegó a la mezquita de Jif, así como cuando el Profeta (P) llegó a Kuraa al-Ghamim después de salir de La Meca hacia Medina, Gabriel vino a él trayendo la misma orden sin dar protección. El Profeta (P) dijo: "Oh, Gabriel, tengo miedo de que mi gente me rechace y no acepte mis palabras sobre 'Ali (P)".

Una vez que llegaron al estanque de Jum, tres millas antes de Yuhfa, eran cinco horas después del amanecer. En ese momento, Gabriel descendió de nuevo sobre él con una advertencia y una garantía de protección contra el mal de la gente, diciendo: "¡Oh Muhammad! Ciertamente, Dios, el poderoso y el majestuoso, te transmite saludos y afirma: '¡Oh, Mensajero! Transmite lo que te ha sido enviado por tu Señor -con respecto a 'Ali (P)- y si no lo haces, no has transmitido Su mensaje en absoluto, y Dios te protegerá de la gente (malvada)'". 

Para entonces, la parte delantera de la caravana ya había llegado a Yuhfa. Entonces, el Profeta (P) mandó que toda la gente que iba delante volviera, y esperó hasta que los que iban detrás llegaran al estanque. Entonces él (P) llamó a la oración en grupo. 

Había algunos árboles en ese lugar. El Mensajero de Dios (P) ordenó (a sus compañeros) que limpiaran el lugar bajo los árboles y recogieran las piedras y las pusieran en un lugar en forma de púlpito para que se viera la multitud.

Aquí pueden descargar el libro

Código para noticias 2557

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 1 =