publicado el: 29 agosto 2022 - 01:17
Conflicto entre el Trabajo y la Maternidad

Segundopaso - Soportar problemas laborales estresa a muchas personas. Con el aumento del nivel educativo de la mujer, se ha producido una disminución significativa del deseo de tener hijos. El hecho de que la mujer trabaje ha afectado a su deseo de tener hijos y a la distancia entre sus distintos vástagos.

Las parejas quieren hacer arreglos para estar relativamente listas antes de aceptar a un nuevo miembro en la familia y asegurarse de que pueden asumir completamente la responsabilidad de su bebé durante los años siguientes.

Mujeres trabajadoras responsables de desempeñar diferentes roles

Las horas en el hogar pertenecen al hogar, por tanto, la relación con la pareja y los hijos durante las horas fuera del trabajo se ha de definir y gestionar claramente. Una familia pacífica abre una gran perspectiva para la sociedad.

Las parejas optan por no tener hijos porque creen erróneamente que reducen su libertad.

Algunas parejas creen que su libertad y su disfrute de la vida disminuirán en gran medida con el nacimiento de un hijo. Al punto de que algunas parejas buscan conservar un alto nivel de disfrute evitando tener hijos.

La falta de estabilidad laboral y económica y el temor al futuro son una gran preocupación porque tener hijos es un tema que impone sus propios costos a la familia.

Cuando las mujeres se sienten inestables en la relación con sus esposos o experimentan mucha tensión en su vida de casadas, su deseo de ser madre se convierte en miedo a la maternidad, y esto puede hacer que se sientan inseguras a la hora de concebir.

El grado de apoyo del esposo a la esposa, la compatibilidad de la pareja, el tipo de trabajo del esposo y de la esposa y el hecho de que no estén obligados a trabajar son algunos de los factores que determinan cómo afecta el trabajo de la pareja en su decisión de tener hijos.

Tambien puedes leer: Formas de Participación y Responsabilidad de los Miembros de la Familia

Tener hijos es una carga para las mujeres

Tener hijos no es un fenómeno individual que dependa de la elección personal de las parejas, sino que, al ser un fenómeno social, está influido por muchos y diversos factores que incluyen aspectos económicos, sociales, culturales, psicológicos y políticos.

Sin embargo, la carga principal de tener hijos recae sobre los hombros de las mujeres, y los maridos de las mujeres trabajadoras deben apoyarlas y participar en las responsabilidades de criar y mantener a los hijos.

Las mujeres trabajadoras empiezan a tener hijos tarde debido al tiempo dedicado al trabajo.

La incertidumbre de contar con personas serviciales en el conflicto entre el rol de madre y el de empleada es otro factor efectivo en la disminución de la maternidad, en ocasiones el desbordamiento de las cuestiones laborales y familiares parece más grave al tener hijos, y las mujeres, viendo los problemas de quienes tienen trabajo y, a la vez, preocupaciones familiares, llegan a la conclusión de que es mejor no añadir un nuevo problema a sus problemas anteriores.

Las mujeres trabajadoras deben asegurarse de que, después del período de maternidad, cuando deben regresar a su trabajo, cuentan con alguien que cuide a sus hijos durante su ausencia.

Si las mujeres confían en que no son las únicas responsables del cuidado de sus hijos y que sus maridos las mantienen y cuidan de ellas y de sus hijos, muchas preocupaciones se reducirán o eliminarán.

Por lo tanto, el apoyo legal, social y educativo a las parejas puede disminuir los casos mencionados y alentar a las mujeres a tener hijos.

Código para noticias 2705

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 2 =