Proceso de Industrialización de la Sociedad capitalista (Parte II)

SegundoPaso ConoSur - Con la sociedad de masas no sólo se alude a una cuestión de masividad, de números, sino también de organización. La sociedad comienza a tener una intensidad mayor con el desarrollo de la revolución industrial en occidente, que masifica la producción trayendo aparejado el desarrollo tecnológico de enormes proporciones y donde capas cada vez más amplias de la población entran a participar en asuntos antes vedados, ya seas en el campo político, económico o cultural

“Somos sociedad para todos” pretende decir la sociedad burguesa, que ha sido parte de los argumentos esgrimidos en la primera parte de este trabajo, que tiene elementos que lo distinguen y pretenden universalizarse, dándole un carácter de democracia a lo que son definiciones verticales.

Es así como podemos distinguir tres elementos, que permiten entender la relación de desarrollo de la industrialización de la sociedad capitalista y que permitirá el desarrollo posterior de la llamada cultura popular:

  1. La base tecnológica.
  2. La alfabetización.
  3. La ideología.

Según la opinión del sociólogo estadounidense Edwards Shills la sociedad de masas (1) aparece a fines de la primera guerra mundial en países, en áreas que más desarrolladas desde el punto de vista industrial, que el resto del planeta. Es una sociedad que engendra, en el individuo un mayor sentimiento de apego a la sociedad en su conjunto y de afinidad con sus semejantes. La nueva sociedad avanza hacia la concepción de una sociedad de masas, en el sentido, que en el conjunto, la masa de la población se ha incorporado un número creciente a la sociedad. Shils sostiene, que esta sociedad Edward Shils esconde “originariamente, una nostalgia de épocas pasadas, de la época clásica o de la sociedad feudal, cuando existía una sociedad estamental y las barreras sociales eran nítidas y claras” La idea de este pensador era combatir dicha concepción planteando una visión alternativa que destacaba los aspectos positivos de consenso y orden social en la sociedad americana de mediados de los cincuenta.

En Daydreams and Nightmares: Reflections on the Criticism of Mass Culture, Edward Shils realiza una de las críticas más duras e incisivas a los detractores de la sociedad de masas. Una crítica dirigida a críticos de tendencia conservadora como el pensador español J. Ortega y Gasset, o a los autores británicos M. Arnold, F.R. Leavis o W. Lewis. Shils sostiene que esta concepción, profundamente pesimista sobre el futuro, ejerció también un especial atractivo para algunos sectores del pensamiento intelectual de izquierdas. Shils considera la teoría de la sociedad de masas como la ideología de una protesta romántica contra la vida contemporánea. Tiene sus raíces en el romanticismo alemán e implica una visión muy pesimista respecto al proceso modernizador y sus secuelas.

Esta sociedad de masas engendra en el individuo un mayor sentimiento de apego a la sociedad en su conjunto y de afinidad con sus semejantes. La nueva agrupación humana sería una sociedad de masas, en el sentido que el conjunto de la masa poblacional se ha incorporado, en número creciente, a la sociedad industrializada donde esas industrias marcan la impronta característica donde lógicamente esa comunidad de masas en esa sociedad industrializada no existiría. Tiene la característica de haber renovado e intensificado la individualidad del ser humano, ha hecho al hombre muchísimo más libre y potente en facultades antes reprimidas.

Con la sociedad de masas no sólo se alude a una cuestión de masividad, de números, sino también de organización. La sociedad comienza a tener una intensidad mayor con el desarrollo de la revolución industrial en occidente, que masifica la producción trayendo aparejado el desarrollo tecnológico de enormes proporciones y donde capas cada vez más amplias de la población entran a participar en asuntos antes vedados, ya seas en el campo político, económico o cultural. La relación objeto-necesidad comienza a darse con mayor intensidad en la sociedad capitalista. Grosso modo, en la medida en que aparecen objetos, esta sociedad abierta siente la necesidad de esos objetos, aunque sean no creados para satisfacer necesidades concretas.

Proceso de Industrialización de la Sociedad capitalista (Parte II)

Producto de lo que hemos llamado sociedad de masas es la llamada Cultura de masas. En general, los autores críticos de la sociedad y cultura de masas consideran a esta última como una degradación, una mala forma de llamar cultura a algo que en esencia no lo posee lo que nos hace preguntar… ¿Qué es cultura? En la respuesta a esta interrogante podemos distinguir dos grandes paradigmas.

  1. Cultura como un concepto afirmativo – cultivare – o sea el de labrar las artes nobles del espíritu y que en su aspecto de materialismo suele denominarse Civilización.
  2. Cultura como concepto antropológico. Todo lo hecho por el hombre en tanto ser humano es cultura. Una opinión sostenida por autores como Karl Marx y Bronisław Kasper Malinowski.

El concepto de cultura de masas devino en un elemento de importancia, en la legitimación de la ideología capitalista moderna. Vista en forma histórica, es la respuesta de la aristocrática inteligencia burguesa, al movimiento obrero y el dominio de los valores el capitalismo. La cultura de masas es así una forma o a lo menos implica una forma especial de sociedad industrial, donde las estructuras clasistas han sucumbido bajo una explosión de igualitarismo en la mayoría de los planos de la vida: política, educacional, cultural, entre otros.

La cultura de masas sitúa a los mass media en su propio interior, están estructurados en su seno. Existe un discurso homogéneo para toda la sociedad, donde se conjuga una experiencia de sincretismo, trasmitiéndole a un público igualado y homogenizado, una diversidad de elementos, que en apariencia son definiciones para un público determinado. Pero…en el fondo esos elementos se sincretizan, se amalgaman para todos. Por ello, no existe, exclusiva y excluyentemente una revista destinada enteramente “a la mujer” sino más bien un medio que reúne, como una gran torta amalgamadora una serie de elementos femeninos y masculinos dirigidos, bajo otro ropaje, se supone, exclusivamente a la mujer.

Es innegable, que toda la eficiencia de la tecnología capitalista, aplicada rigurosamente en el proceso productivo se realiza también en la Cultura de masas. Las tecnologías de punta, lo más sofisticado se aplica en ésta, también llamada cultura de prótesis. Nos dice jean Baudrillard “De nada sirve jugar el ser contra el ser, la verdad contra la verdad: esta es la trampa de una subversión de los fundamentos, mientras basta una ligera manipulación de las apariencias” (2) En el campo de lo audiovisual, en las telecomunicaciones es enorme el despliegue de recursos donde se tiende a la universalidad del discurso, donde la tarea principal es concretar que ese discurso se dirija a un conjunto amplio de personas.

En la etapa comprendida entre la década del 40 del siglo XIX a la segunda década del siglo XX, en el mundo occidental se desarrolla un paulatino y sostenido crecimiento de la clase obrera, que se va dotando de una más amplia conciencia de clase. Un origen vinculado estrechamente a la Revolución Industrial y los orígenes del capitalismo, cuando la sociedad occidental – en Europa – da un salto hacia la industrialización y la manufactura masiva de los productos de consumo, dejando atrás el modelo agrario de la Edad Media. Clase obrera entendida como aquella parte d ela sociedad que aporta al mundo en el cual se desarrolla mano de obra para la producción, construcción y manufactura recibiendo a cambio una contraprestación económica en forma de remuneración de aquellos que son los dueños de los medios de producción en los cuales laboran (3)

Pablo Jofré Leal

Artículo para SegundoPaso ConoSur

Permitida su reproducción citando la fuente

  1. Como pone de manifiesto Salvador Giner en Mass Society (1976), las nociones de “masa” y de “sociedad masa” expresan, desde sus orígenes, una actitud aristocrática frente a la gente común. La noción de “masas” o de “sociedad de masas” aparece y desaparece. Se trata de una concepción obsoleta y ya superada que, sin embargo, se resiste a desaparecer especialmente en el ámbito de los estudios de comunicación. https://core.ac.uk/download/pdf/39028978.pdf
  2. https://repository.upb.edu.co/handle/20.500.11912/7732
  3. El nombre clase obrera proviene de su equivalente en inglés, working class, y se empezó a utilizar desde el siglo XIX, pero adquirió su importancia sociológica y política a partir de los estudios de Carlos Marx y Federico Engels, fundadores de una teoría crítica social del capitalismo que hoy en día se conoce como marxismo, y que es de enorme importancia para los movimientos políticos y sociales de izquierda, como el comunismo, socialismo y anarquismo. Se trata de un término que se distingue de la burguesía o clase capitalista, quienes son los dueños de los medios de producción y que, de acuerdo con la lógica marxista, explotan a los trabajadores para acumular la plusvalía o excedente de producción, sin tener que ejercer ellos mismos el trabajo productivo. https://concepto.de/clase-obrera/#ixzz7hulcV4yi
Código para noticias 2802

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 9 =