publicado el: 14 noviembre 2022 - 14:52
¿Elecciones o Nombramientos en Baréin?

Segundopaso - Las elecciones parlamentarias de Baréin se llevaron a cabo el 12 de noviembre de 2022 y la participación de la gente en estas elecciones estuvo por debajo del 28%.

Las elecciones de Baréin se celebran cada cuatro años; el parlamento de Baréin fue establecido en 2002 por la constitución y consta de 40 representantes que son elegidos directamente a través de elecciones.

El papel del parlamento en Baréin es formal y el propósito de su formación es servir a las políticas de la monarquía Al-Califa; este parlamento no tiene autoridad en el campo de las decisiones estratégicas e importantes, la rendición de cuentas de los funcionarios y el manejo del caso de otorgar ciudadanía política a Al-Califa.

El gobierno de Baréin no presta atención a las aprobaciones del parlamento y solo el presidente del parlamento tiene derecho a comentar; durante las reuniones secretas del parlamento, se toman los teléfonos móviles y los sistemas de los representantes, y los representantes no tienen derecho a revelar lo que está sucediendo en esta reunión secreta.

El pueblo de Baréin inició protestas contra Al-Califa el 14 de febrero de 2011; protestas que tenían demandas ciudadanas y el pueblo exigía reformas en la construcción del poder.

Lo extraño de las protestas del pueblo de Baréin es que el régimen de Al-Califa pidió ayuda al régimen de Al-Saud de Arabia Saudita para reprimir las manifestaciones populares, y Al-Saud también marchó a este país el 14 de marzo de 2011, exactamente un mes después de que comenzaran las protestas pacíficamente populares en este país árabe.

Por el ataque de Al-Saud a Baréin comenzó la marcha de los militares en las calles de este país y así se profundizó la brecha entre el pueblo y el régimen de Al-Califa.

Al-Califa cerró el camino a cualquier reforma en Baréin y, a cambio, violencia como represión de manifestaciones, asesinatos y heridos, arresto de manifestantes, juicios militares, privación de la ciudadanía a activistas civiles y líderes religiosos, exilio de religiosos y políticos de Baréin.

El resultado de estas violencias no solo fue detener las manifestaciones populares contra Al-Khalifa, sino que también hizo que aumentara la brecha entre el régimen y el pueblo de Baréin, de modo que la demanda de "reformas" se convirtió en "cambio" de gobierno en este país.

Con el paso del tiempo, no sólo no ha disminuido la intervención extranjera en los asuntos de Baréin, sino que también ha aumentado de tal manera que ahora el régimen sionista está ayudando a Arabia Saudita y al régimen de Al-Califa a reprimir el levantamiento popular en Baréin.

El régimen de Al-Califa, que tenía relaciones secretas con el régimen sionista, firmó los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca en septiembre de 2020 con la ayuda de expresidente estadounidense, Donald Trump, para normalizar las relaciones con el régimen de ocupación de Al-Quds.

Esta acción de Al-Califa fue recibida con protestas generalizadas por parte del pueblo de Baréin; al declarar su oposición a este acuerdo, el pueblo de Baréin dijo que este acuerdo significa una crisis de legitimidad para el régimen de este país debido a que este régimen está tratando de reprimir más levantamientos populares fortaleciendo las relaciones con Israel.

Elecciones sin votantes

Las elecciones en Baréin pueden llamarse elecciones sin votantes; revolucionarios bahreiníes y organizaciones de derechos humanos intentaron boicotear las elecciones del 12 de noviembre de 2022 hace meses, y finalmente lo lograron, porque consideran que estas elecciones carecen de los mínimos de transparencia y estándares democráticos.

Esta no es la primera vez que la oposición de Baréin decide boicotear esta elección y la describe como una elección inconstitucional y falsa. En las elecciones de 2018, la tasa de participación de las personas no superó el 35%, y esto indica que la mayoría optó por la opción del boicot.

Opositores políticos en Baréin debido a la política hegemónica del régimen de Al-Califa, la implementación de la política de aislamiento político por parte de Al-Califa y, al mismo tiempo, el arresto continuo de líderes de la oposición y el exilio de muchos líderes religiosos y políticos del país, así como el compromiso y la normalización de las relaciones con el régimen sionista y otorgar la ciudadanía política a los extranjeros para cambiar la estructura demográfica de este territorio con el apoyo de Arabia Saudita y la complicidad de los Estados Unidos e Inglaterra, a la sombra del silencio de las instituciones internacionales y de las Naciones Unidas respecto a estos crímenes, están boicoteando la participación en las elecciones.

Los sancionadores ven la participación de Baréin en las elecciones parlamentarias como una luz verde y un acuerdo con la política de normalización de Al Califa con Tel Aviv.

En un informe reciente, Yamiat al-Vefaq de Baréin enumeró 139 razones diferentes para boicotear las elecciones parlamentarias en este país.

En este informe, el aumento de las políticas discriminatorias, los problemas en la constitución, el incumplimiento de los derechos de los ciudadanos, la falta de un marco correcto y justo para la celebración de elecciones se declararon entre las principales razones para boicotear las elecciones parlamentarias en Baréin.

Al-Califa se formó sobre la base de la política de discriminación tribal, étnica y religiosa, y un sistema real no surgirá de este tipo de política.

El temor de Al-Califa a la intensificación del levantamiento popular en Baréin

Activistas bahreiníes han revelado recientemente un documento emitido por el Tribunal del Reino de Baréin el 3 de noviembre de 2022, en el que solicitaba el envío de fuerzas especiales saudíes para hacer frente a cualquier manifestación popular tras el anuncio de los resultados de las elecciones, y Riad accedió a esta solicitud.

Esto a pesar de que si el gobierno de Baréin hubiera escuchado el llamado de su pueblo desde el principio, no habría tenido que aceptar humildemente la ayuda del gobierno saudí y apresurarse a normalizar las relaciones con el régimen sionista.

Está muy claro que las elecciones parlamentarias formales e ineficaces celebradas por el gobierno de Al Califa son un intento de ocultar al mundo las fallas estructurales del sistema político en Baréin.

Las elecciones parlamentarias del 12 de noviembre de 2022 son también un intento de ocultar la verdad con el objetivo de escapar del predicamento en el que se encuentra atrapado el gobierno de Manama, debido a acciones represivas, autoritarias y sectarias. Esto es mientras el gobierno del reinado de Al-Califa obedece ciegamente al gobierno saudí en el extranjero y se apresura a normalizar las relaciones con el régimen sionista.

Código para noticias 2825

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 10 =