publicado el: 7 abril 2023 - 08:28

Especial Islam al Dia

Ascensión de Jesús al cielo

Historias coránicas - Episodio 6
Ascensión de Jesús al cielo

Islam al día - Leer las historias de naciones anteriores siempre es instructivo para nosotros. El Corán, el libro sagrado de los musulmanes, a veces usando la historia de naciones pasadas, nos ha traído nuevos puntos. Leer estas historias puede cambiar nuestras vidas. En este episodio, leemos parte de la historia de un hombre que ahora tiene la mayor cantidad de seguidores en el mundo...

Uno de los sacerdotes que estaba frente a Pilatos dijo: "Él destruyó la seguridad de la ciudad". “Perturbando la tranquilidad del pueblo." Pilatos sonrió y dijo: "¿La tranquilidad del pueblo o de ti?" Y luego le dio un fuerte mordisco a la manzana roja que tenía en su mano.

El segundo sacerdote dijo: "Ha causado división entre la gente".

Pilato sonrió con la boca llena y asintió.

El tercer sacerdote dijo: "Ha paralizado la ciudad y la ha sumido la ciudad en el caos.”

"¡Pero no parece…!", dijo Pilatos. y le dio otro mordisco a la manzana.

El sumo sacerdote dijo: “Creednos que su existencia es un gran peligro; Tanto para usted como para el emperador César" y esperó a ver el efecto de sus palabras.

Pilatos dio otro mordisco a la manzana y miró por unos momentos al sumo sacerdote y luego a los demás sacerdotes. De repente se levantó del diván y comenzó a caminar. Se detuvo frente a cada sacerdote. Giró la cabeza hasta quedar frente al sumo sacerdote: "Entonces dijiste que es un gran peligro para nosotros y para el emperador César".

"Sí, señor", dijo el sumo sacerdote.

Pilatos dijo con una sonrisa: "¿Y no hay peligro para ti?"

"Bueno... por supuesto..." dijo el sumo sacerdote.

Pilatos comenzó a caminar de nuevo hacia los sacerdotes: “Ustedes, judíos… cada vez que traté de explicarle a César qué tipo de criaturas son ustedes, no pude. ¡Significa que el lenguaje no puede describirlos!"

De repente se volvió hacia los sacerdotes: "¿Hay alguien que los conozca y los reconozca exactamente cómo son?" y se rió. El sumo sacerdote se sonrojó. Uno de los sacerdotes se mordió el labio. El otro se frotaba las manos y el tercero abría y cerraba la boca como si quisiera decir algo.

Después de unos momentos, Pilato, que todavía se reía, continuó: "Y qué… de ese nazareno que dijiste; nuestros oídos y ojos están en todas partes y nos traen las noticias de ustedes y con más precisión. Por supuesto, he visto y escuchado sus palabras desde lejos. No entiendo algunas de sus palabras, como sumisión y monoteísmo; pero las que entiendo son cosas buenas: ayudar a los pobres, ser amable, no oprimir, no mentir, asistir a los débiles. Tampoco vi maldad en su rostro, al contrario, vi una extraña y santa pureza. De todos modos, no tengo nada que ver con su religión, lo que trae o invita. Según nuestro acuerdo, no tengo nada que ver con sus creencias. La seguridad y comodidad de Jerusalén es importante para el Emperador romano y para mí. Y contrariamente a su informe, no se observó caos en la ciudad. La gente, incluso los seguidores de Jesús de Nazaret, están ocupados trabajando y viviendo con más energía que antes, y esto no es malo.

Pilatos fue hacia su diván, se sentó y dijo con una sonrisa que aún no había desaparecido de su rostro: "Si les molesta que la gente se vuelva hacia él en grupos y se reúna a su alrededor y les den la espalda, bueno, hagan algo para que se interesen en ustedes como antes y les traigan sacrificios y votos. Miren lo que dice… ¡Ustedes dicen lo mismo!" y volvió a reírse.

***

Mientras tanto…

El hombre miró hacia arriba y dijo: “Hijo, solo por esta vez. Lo prometo. Ya no te avergonzarás más adelante de la gente. Ya no hay necesidad en absoluto, si..."

"Aún no ha venido", dijo el niño. "¿Por qué tienes tanta prisa, padre?" Tal vez él vino hacia ti por sí mismo. Como en otros pueblos..."

El hombre dijo: "Si tú también hubieses sido humillado durante años como yo... No, iré solo. Soportaré esto por última vez. Después de esto, seré como todos los demás. Dios quiera que haya dicho la verdad". Se cruzó de brazos y se tiró al suelo.

El joven rápidamente sujetó los brazos de su padre alrededor de su cuello y le dijo: "Agárrate fuerte para que pueda levantarme" y se levantó del suelo con dificultad. Se detuvo por unos momentos. Luego dio algunos pasos y con problema comenzó a caminar. Fuera de la casa, vieron a un hombre que corría hacia ellos y gritaba: "Creed en Dios, creed en Jesús, el gran profeta de Dios. Él hace posible cada imposibilidad con el permiso de Dios... Oh pueblo, miren, yo soy el ciego Simeón. Ahora veo como tú, Jesús me sanó..."

El hombre se detuvo cuando llegó hacia el padre y su hijo. Tenía una sonrisa en su rostro. Le dijo al padre: "Tú debes ser Shemai y este debe ser tu hijo. ¿no es así? Porque solo tenemos un parapléjico de tu edad en este pueblo".

Tocó sus ojos y sonrió.

Shemai también sonrió y dijo: "Sí, sí, te has curado, Simeón el cie..."

Simeón dijo: "Ahora ya no soy Simeón el ciego; soy Simeón el vidente". Volvió a sonreír y levantó las manos al cielo y susurró algo para sí mismo. Shemai preguntó: "¿Dónde está? ¿Dónde está Jesús"

Simeón dijo: "Ya debe haber entrado en el pueblo. Fui donde él y sus compañeros a las afueras del pueblo."

Shemai no esperó. Le dijo a su hijo: "¡Date prisa, hijo mío, date prisa! Que Dios te bendiga abundantemente". Simeón el vidente se puso de pie, los miró y dijo suavemente: "Tienen razón, tenían prisa.” Sonrió y volvió a levantar la voz: “Oh pueblo, creed en el Dios de Jesús y de Moisés…” y corrió.

***

Shemai puso una mano en sus piernas. Primero levantó la pierna derecha y luego la izquierda. Él rió de emoción… Podía caminar sin ayuda. Escuchó a alguien decir: "¡Oh Mensajero de Dios! Cuéntanos cómo es el fin del mundo y cuándo será".

Shemai levantó la cabeza y miró el amable rostro de su médico. Jesús dijo: "Les informo que un profeta vendrá después de mí, cuyo nombre es Ahmad (P), uno de sus descendientes demostrará la prueba de Dios ante la humanidad. Después que la tierra se llene de opresión, él se levantará y llenará el mundo de justicia. Descenderé del cielo en su debido tiempo, y mi aparición será la señal de la aparición del Día del Juicio".

***

Mientras tanto en el templo…

El sumo sacerdote que estaba sentado frente a la mesa dijo: "¿El Mesías descenderá de Ismael?" Y golpeó la mesa con el puño: "Es un incrédulo. Ha dejado la religión de Moisés. Todos sabemos que el profeta del último tiempo viene de la generación de Isaac. Pero dice que será descendiente de Ismael. Quiere destruir a los hijos de Isaac".

El sacerdote que estaba sentado a su derecha preguntó: "¿Qué pasa si los hijos de Ismael ganan poder?"

Otro sacerdote dijo: "Incluso ahora, los ingresos del templo han alcanzado una décima parte del anterior. La gente ha perdido su confianza en nosotros. Ya nadie sacrifica ni hace votos para el templo".

El sacerdote dijo: “Jesús nos ha vuelto mendigos”.

Uno de los sacerdotes que estaba sentado en el lado izquierdo de la mesa dijo: "La gente ya no necesita hacer votos por nosotros. Obtienen lo que quieren de Jesús de Nazaret. Cura la ceguera congénita, cura la lepra, cura la parálisis e ¡incluso revive a los muertos!"

Otro dijo: "Sus milagros invalidaron nuestros hechizos mágicos".

Sonaron unos golpes en el templo y fue seguido por unos momentos de silencio. El sumo sacerdote rompió el silencio: “Debemos destruir su poder y quebrantar su majestad y santidad. Deberíamos calumniarlo tanto como podamos y llamar magia a su trabajo. Llámenlo incrédulo y atribuyan sus milagros al poder de Satanás. Incluso, incluso acerca de su madre, María, la hija de Imran..."

Entró un hombre. Cuando oyeron sus pasos, todos voltearon la cabeza. Este se inclinó y sonrió. El sumo sacerdote lo miró por unos momentos y dijo: "¡No hiciste nada, Judas Iscariote!"

Uno de los sacerdotes dijo a quién estaba a su lado: "¡Qué extraño parecido entre este hombre y Jesús de Nazaret!" Él asintió con la cabeza.

Judas volvió a sonreír: "¡Acordamos que me daría una oportunidad, Sumo Sacerdote!"

***

Y en la ciudad…

El hombre tocó el cuerpo del joven tendido en la cama. El joven tembló, alzó la cabeza, se levantó y se sentó. Hubo una aglomeración y un alboroto. Levantó la cabeza al cielo. Sonrió y dijo algo en voz baja, luego se volvió hacia la multitud y levantó la mano. Todavía se escuchaba la algarabía entre la gente. El joven dijo en voz alta: "¡Oh gente, la curación es de Dios y con el permiso de Dios!"

El segundo hombre tomó un paño de la cara de quien estaba frente a él. Algunos giraron la cabeza y otros fruncieron el ceño. El hombre tocó el rostro carcomido del leproso: "En el nombre de Dios Todopoderoso..." Fue como si la piel del rostro del leproso se desprendiera. Su color volvió, como si hubiese estado sano desde el principio. La gente se acercó lentamente a los dos. La conmoción se hizo más y más fuerte. El hombre se dio la vuelta y dijo: "Crean sólo en Dios". Somos los compañeros de Jesús; el ¡Profeta de Dios!"

El primer hombre dijo: "Las palabras de Jesús son: ¡Oh pueblo! Dios es mi Señor y el suyo, adórenlo a Él, no a mí ni a nadie más. Esta es la manera correcta."

El segundo agregó: "Su Señor es Uno. No tiene padre, ni madre, ni hijos".

El primero enfatizó: ¡Y no tiene hijos!

***

El sacerdote gritó: "Es un hechicero y les advierto a los que lo siguen que han dejado la religión de Moisés y se han vuelto incrédulos".

Un hombre de la multitud gritó: "Si es un hechicero, ¿por qué no pide algo para sí mismo?"

Alguien confirmó: "Está diciendo la verdad".

Y los demás lo confirmaron.

El rostro del sacerdote se frunció. Gotas de sudor brotaban de su sien. "Quiere vuestros corazones", gritó. "¡Él es el mismo Satanás!"

Una joven gritó entre la muchedumbre: "¡El diablo no usa su poder en el camino de la buena salud y la bendición de las personas!"

Otro dijo: "¡Satanás no continúa hablando de Dios!"

Una mujer de la multitud añadió: "Satanás no resucita a los muertos con el permiso de Dios. No cura a los enfermos".

"¡Tú eres el diablo!", vociferó un hombre y tiró una piedra directo al sacerdote. El sacerdote gritó y puso sus manos sobre su frente. Los otros dos sacerdotes se retiraron. Los guardias del templo dieron unos pasos hacia adelante. Llovió piedras. Los sacerdotes y los guardias corrieron al templo, entraron y cerraron la puerta detrás de ellos. El templo fue apedreado.

***

“¿Todavía no dudas de sus intenciones, Su Señoría Pilatos?” dijo el sumo sacerdote.

Uno de los sacerdotes dijo: "Se llama a sí mismo el Rey de los judíos".

Pilatos se golpeó la frente y dijo: "¿Realmente hizo tal afirmación?"

El sacerdote no pudo responder… mientras el sumo sacerdote acudió en su ayuda: "Entonces para qué crees que son estos milagros ...?, ¿cuál es la razón para estos trucos de magia y hechizos?"

Otro sacerdote dijo: "Para que la gente acepte su reino".

"Él ha hechizado a todos", dijo el tercer sacerdote.

El primer sacerdote agregó: "Sus seguidores aumentan cada día…"

El sumo sacerdote dijo: "En cualquier momento, en algún lugar de la ciudad, comenzará el caos".

"Entre los seguidores de Jesús y sus oponentes", dijo el segundo sacerdote.

"Y pronto", dijo el sumo sacerdote, "con el aumento de sus seguidores tomará la ciudad". Y prosiguió más despacio: "Y no creo que este incidente sea agradable al emperador César. Aunque Su Excelencia Pilatos trata de restarle importancia con risas y bromas".

El otro sacerdote dijo: "Y no pensemos que en un país caben dos reyes".

Pilato respiró hondo: "¡No entiendo tus palabras y la razón de toda esta enemistad!"

El sumo sacerdote respondió: "¡Pero tal vez Su Alteza César lo entienda!"

El primer sacerdote añadió: "¡También, la razón de toda tu bondad hacia Jesús!"

Pilatos miró a los sacerdotes por unos momentos, inclinó la cabeza y pensó por un momento. Luego la levantó y dijo: "Considero santo a este hombre y no me mancharé con su sangre".

Los sacerdotes gritaron juntos: "¡Nosotros lo haremos!" Y el sumo sacerdote continuó: "¡Solo no impidas la ejecución de la sentencia para matarlo!"

Pilatos miró de nuevo a los sacerdotes y se mordió el labio. Luego ordenó al sirviente que estaba parado en la esquina del salón: "¡Trae un vaso de agua!"

El criado salió y volvió unos momentos después con un vaso de agua y lo colocó sobre la mesa frente al gobernador de Jerusalén. Pilatos se levantó y metió las manos en la copa. Levantó la cabeza y dijo a los sacerdotes: "Me lavo las manos en esta agua y me limpio del pecado de matarlo. Ahora depende de ti hacer lo que quieras con un hombre de tu religión a quien consideras un criminal y una mala persona que merece morir".

Los sacerdotes se miraron y sonrieron. El sumo sacerdote asintió y dijo: "Su muerte pesará en nosotros y nuestros descendientes".

***

Los apóstoles estaban sentados juntos y había un recipiente lleno de agua junto a ellos. Jesús (P) dijo: "Tengo algo que encomendarles, háganlo".

Todos dijeron: "Dilo, maestro. Estamos listos para hacerlo".

Jesús se levantó y lavó los pies de sus discípulos uno por uno.

San Pedro dijo: "Ojalá hubiera muerto antes y no hubiera visto este día".

Juan el Apóstol dijo: "¡Maestro...!"

Mateo dijo: "¡Oh Espíritu de Dios! Nosotros podemos hacerlo".

Judas Iscariote sintió un temblor en todo su cuerpo. Miró a los demás y no dijo nada. Jesús dijo: "La persona más merecedora de ser humilde es el sabio. Yo me doblegué de esta manera, para que después de mí, ustedes se dobleguen ante la gente de esta forma".

-¡¿Después de ti?!- repitió Bartolomé el Apóstol involuntariamente.

Jesús continuó: “El fundamento de la sabiduría se construye con humildad, no con arrogancia; Y la planta crece en tierra blanda y llana, no en montañas y lugares duros".

***

El sacerdote sentado a la derecha dijo: "Hemos arrestado a muchos de los seguidores de Jesús".

El sumo sacerdote dijo sin mirarlo: "No sirve de nada. La raíz debe secarse. Jesús debe ser eliminado. Debemos terminar el trabajo antes de que las cosas cambien".

Otro sacerdote dijo: "Quizás sería mejor aumentar la recompensa por encontrar a Jesús".

"No tiene mucho efecto", asintió el sumo sacerdote. "El que quiere vender a Jesús no es más que un hambriento que se saciará con menos que esto".

Hubo un sonido de golpes en el templo. Todos giraron la cabeza. Momentos después, entró Judas Iscariote. Con una sonrisa en su rostro, dijo: "¡Cumple tu promesa y yo cumpliré mi promesa, Sumo Sacerdote!"

“¿Esta noche?” preguntó el sumo sacerdote.

Judas Iscariote respondió: "Esta noche".

"¿Dónde está?" preguntó el sumo sacerdote.

“¡Primero las monedas!”, dijo Judas.

El sumo sacerdote volvió la cabeza y señaló al otro sacerdote. Este se puso de pie y le entregó una bolsa. El sumo sacerdote abrió la bolsa y le dijo a Judas Iscariote: "¡Acércate!"

Judas así lo hizo. El sumo sacerdote metió la mano en su bolsa y sacó un puñado de monedas. Judas Iscariote levantó la mano. El sumo sacerdote arrojó las monedas una por una en la mano de Judas Iscariote y las contó. Contó hasta treinta. Cuando entregó la última moneda, el sumo sacerdote se alejó. Judas preguntó: "¿Eso es todo?"

El sumo sacerdote respondió: "¡Además de garantizar tu vida después del arresto de Jesús y de sus compañeros!" Una sonrisa apareció en el rostro de Juda. Levantó la cabeza, metió el puño en los bolsillos y dijo: "Estoy listo".

El sumo sacerdote sonrió y miró a los demás. Todos estaban sonriendo. Le dijo a Judas Iscariote: "Espera fuera del templo".

***

La noche estaba tranquila. Pero había un rumor silencioso en la ciudad. Dos guardias se pararon al lado de cada casa que tenía una luz encendida. Los soldados custodiaban cada callejón. Los sacerdotes, Judas Iscariote y algunos comandantes romanos salían de la ciudad frente a tres grupos de soldados. Los soldados iban a un jardín fuera de la ciudad. Cuando llegaron al jardín, un grupo de soldados se separó por la derecha y otro por la izquierda. Unos momentos después, el jardín estaba sitiado. Judas Iscariote se acercó al sumo sacerdote y le dijo: "Señor, déjame entrar primero en el jardín y luego tus soldados atacarán".

"Date prisa", dijo el sumo sacerdote.

Judas se pegó a la pared y miró hacia atrás. Él sonrió. El comandante que estaba de pie junto al sumo sacerdote preguntó: "¿Cuántas otras personas hay en este jardín además de Jesús de Nazaret?"

"No debe haber más de diez o doce personas", dijo el sumo sacerdote.

El comandante dijo: "Hice esta pregunta porque no conocemos a Jesús de Nazaret. Debes mostrárnoslo para que no escape en esta oscuridad y se pierda en la multitud".

Judas Iscariote saltó con un movimiento rápido y se agarró al borde de la pared.

El sumo sacerdote asintió y dijo: “Ordena a tus soldados que sean más cuidadosos. No dejes que nadie escape".

Judas saltó al otro lado, se levantó del suelo y se sacudió. Miró a su alrededor y caminó hacia el edificio en medio del jardín.

Todos estaban dormidos. Judas primero trató de encontrar tranquilamente a Jesús entre la gente dormida. Pero no importó cuántos rostros miró, no encontró a Jesús. Examinó a cada uno de los apóstoles varias veces. Jesús no estaba entre ellos. Agarró su cabello y gruñó por lo bajo: "Entonces, ¿dónde está? ¿Dónde está Jesús…?"

Regresó a la puerta principal para comenzar de nuevo con Simeón. De repente un dolor apareció en su rostro. Se cubrió la cara con la mano. Su cara parecía estar temblando. No podía ver bien. Inconscientemente golpeó con su pie a Andrés el Apóstol. Este se movió y se levantó. Miró a su alrededor. Judas se quitó la mano de la cara. "¿Dónde está Jesús?", preguntó Judas.

"¡Tú eres el mismo Jesús, Maestro!", dijo Andrés.

"¿Estás bromeando, idiota?" gritó Judas.

El resto de los apóstoles se despertaron y se sentaron. Judas Iscariote gritó: "¡¿Dónde está Jesús?! ¿Dónde escondieron a Jesús?"

Pedro dijo: "¿Qué pasó, Maestro?"

“¿Estás burlándote de mí?” gritó Judas.

Un ruido terrible los alertó. Judas se acercó a la ventana. Los soldados romanos estaban saltando por la pared. Se escucharon más sonidos terribles, y por fin los soldados entraron en el jardín. Judas volteó la cabeza y dijo: "Está bien, no hay problema, no me digan dónde está Jesús..."

Judas Iscariote se acercó a la ventana, miró hacia afuera y dijo: "Los romanos saben cómo sacar la información".

Bernabé volvió la cabeza y dijo: "¡Soldados!"

Entraron en pánico. Pedro fue el primero en abrir la puerta y salir corriendo, seguido de otros. Judas agarró el cuello de Bartolomé: "¿Dónde? ¿A dónde estás huyendo? ¿Dónde está Jesús?"

Bartolomé lo empujó. Alguien dijo: "¡Huye también, maestro!"

No entendía de quién era la voz. Los gritos de los soldados se acercaban cada vez más. Cuatro hombres se refugiaron detrás de una roca en el jardín. Atacaron desde varios lugares del jardín. Una conmoción sorda se podía escuchar. Un grupo de soldados estaba de pie fuera esperando. Juan dijo: "¿Así que han arrestado al Profeta de Dios?"

"Lo traicionamos, lo dejamos solo", dijo Pedro. Y poco a poco empezaron a llorar. La conmoción en el jardín se hizo más y más clara. Algunas personas llamaron a la puerta. La distancia no estaba clara. Era como si alguien estaba llevándose a una persona. Juan dijo: "Parece que arrestaron a alguien".

"¡No, Dios mío!", dijo Pedro.

"¿Quieres decir que...?" dijo Mateo.

"No lo creo..." dijo Bernabé.

La multitud de soldados se alejó más y más, junto con la persona que la arrastraban por el suelo. Todos estaban callados hasta que los soldados se fueron por completo y el silencio volvió a reinar en la noche. Finalmente, Pedro rompió el silencio: "¡Qué frío hace!" Se abrazó y se dio cuenta de que solo llevaba ropa interior.

Juan expresó: "Qué noche más extraña…" y miró al cielo.

Bernabé dijo: "No sé por qué siento que no pudieron atrapar al profeta de Dios".

Mateo preguntó: "¿Pero, acaso no viste que el maestro estaba entre ellos?... Pero sinceramente, yo también lo dudo... Después de todo, estaba diciendo cosas raras. Era como si no se conociera a sí mismo. Entonces dijo: ¡¿Dónde estaba Jesús?!"

Juan dijo: "Él no tenía el encanto del maestro en absoluto. Era como si solo su rostro se pareciera al maestro".

Pedro añadió: "El maestro nunca dijo nada sobre su arresto o ejecución, solo habló de dejarnos".

"¿Eso significa que no volveremos a ver a Jesús?", dijo Mateo desalentado y comenzó a llorar.

Bernabé dijo: "El cielo también se ha vuelto extraño. Parece como si levantara a una persona".

Pedro miró al cielo y vio cinco pájaros volando… subiendo más y más.

Mateo también miró al cielo. Era como si viera el rostro de su maestro con la sonrisa amable que le encantaba. Parpadeó para que las lágrimas no empañaran su vista: "¡Oh Jesús, hijo de María!"

Pedro miró a Mateo y se fijó en el mismo lugar que estaba mirando. Él también sonrió. Bernabé y Juan miraron hacia los dos y lo que ellos estaban viendo.

Bernabé dijo: "Oh nuestro Señor, solo estamos contentos con lo que nos dijiste: "Te doy buenas nuevas, de que después de mí vendrá un gran mensajero, cuyo nombre en mi ‘Libro’ es Ahmad, y con su Corán iluminará el mundo con conocimiento y sabiduría".

Mateo murmuró en voz baja: "El Evangelio, el Evangelio de Jesús". Levantó la vista del cielo y dijo: "Debemos proteger este legado del Maestro con todas nuestras fuerzas, de lo contrario se perderá… los sacerdotes impíos cometerán el mismo desastre con el Evangelio, así como lo hicieron con la Torá."

Nadie respondió. Bajaron la cabeza uno por uno y miraron al suelo pensativamente.

Código para noticias 3068

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 14 =