EL SEIS DE ENERO CON SABOR A CHOCOLATE

Para mí, el 6 de enero siempre ha estado lleno de bellos recuerdos. Desde los chocolates que nos daban nuestros abuelos y abuelas, hasta los obsequios que recibíamos ese día y, finalmente, el 6 de enero era un “día de rey” para todos nosotros.

Mi padre abría el libro de “Las aventuras de Marco Polo” y comenzaba a leer desde el capítulo sexto: los recuerdos de Marco Polo en Irán. Mi padre decía que Marco Polo en el transcurso de su viaje por Irán, atravesaba la ciudad de Tabriz, en el noroeste del país persa, en dirección al Golfo Pérsico, y por el camino de Zanyan y Abhar arribó a la Ciudad de Save, ubicada en el centro de Irán.

En esta última ciudad, Marco Polo cuando habló con el pueblo, escuchó la historia de los tres Reyes Magos, y así se dio cuenta de que estos tres habían salido de la Ciudad de Save, rumbo a Belén para ver a Jesús, el recién nacido.

Gaspar, Melchor y Baltasar fueron los tres reyes que sus nombres quedaron grabados en la historia, por el respeto que mostraron al Niño Jesús. Esta visita registrada en la historia como adoración a Cristo provocó que incluso el célebre italiano, Leonardo Da Vinci se inspirara en el tema para su famosa pintura.

¿Pero de dónde viene el término Rey Mago?

Según las historias del pueblo de Save, estas tres personas eran enviados del rey de Persia.

Por otro lado, según el diccionario Real Academia de España, la palabra Mago se define de este modo: “En la religión zoroástrica, persona de la clase sacerdotal”.

En aquella época, en el país persa, los reyes iraníes para mostrar el respeto hacia alguien o alabar la posición de alguien, enviaban a los hombres más educados y cultos del país, a quienes se les llamaban Mog en el idioma persa, para dar la salud de parte de la monarquía.

Esta acción de los tres reyes o tres enviados del rey persa, gozaba de tanta importancia que a finales del primer siglo del calendario Gregoriano y cuando fue registrada e inscrita la Biblia, se registró esta historia en la Biblia de Matías.

Hoy, que he dejado atrás mi niñez y he adquirido mucha experiencia, he leído o leo diversas y diferentes historias al respecto de este acontecimiento histórico. Pero si pasamos por alto todas estas diferencias, la acción de estos tres sabios y eruditos orientales, podrá ser considerada como el “origen de la formación de los derechos del niño”.

Cuando tres individuos de alto rango desde cualquier país y por supuesto en este caso desde Irán viajan cientos de kilómetros para honrar a un recién nacido y le rinden homenaje, este movimiento y esta acción son calificadas como el “origen de la formación de los derechos del niño”.

Para mí, en la actualidad el 6 de enero no significa solo el sabor del chocolate y los obsequios, sino que ha sido una causa del desarrollo de mis reflexiones respecto a los derechos del niño.

En todos los países del mundo, junto a celebrar el viaje de los tres Reyes Magos, se puede conmemorar el acto de los tres enviados iraníes para reconocer “el derecho del niño”.

Recordando estas cosas, algunas veces me pregunto:

¿Dónde se fueron los Reyes Magos después de su viaje a Belén?

Y la única respuesta que se me ocurre, es:

¡Pues, a casa!

Pero, de todos modos, lo más interesante es que hay alguna gente que sabe el destino final de estos tres Reyes Magos, quienes dieron inicio a la formación de los derechos del niño.

A continuación y en el siguiente podcast, se encuentra la respuesta de esta pregunta sobre el paradero y el destino final de los Reyes Magos.

Daniel Vazquez Ribas
Montevideo

Enero, 2020

Código para noticias 327

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 13 =