Sonó la campana de la tercera guerra mundial

SP - La tercera guerra mundial acontecerá de tal forma que ni tan siquiera la detonación de un solo proyectil será necesaria.

Sonó la campana de la tercera guerra mundial; guerra biológica sin tan siquiera la detonación de un solo proyectil.

Al presentar este asunto preguntas muy profundas vienen a la mente de los habitantes del globo terráqueo. Pensando en el sentido de que se dé respuesta a sus preguntas o que pueda contestar correctamente a las preguntas que se realizan, pero que mientras tanto se ve obligado a plantear las siguientes preguntas, en una nueva campaña del milenio:

● ¿Acaso las potencias mundiales quieren destruir el planeta Tierra y el futuro de la humanidad?

● ¿Acaso las potencias mundiales han descubierto un lugar en el que puedan habitar ellos mismos, y están en búsqueda de destruir el planeta Tierra?

● ¿Acaso la humanidad, en este punto de su existencia, llego a la conclusión que todos debemos ser destruidos?

● ¿Acaso ha sonado la campana del peligro de una futura tercera guerra mundial?

● ¿Cómo se le puede hacer frente a la catástrofe del siglo XXI “brote del coronavirus”?

● ¿Es la catástrofe actual del siglo XXI el resultado del deseo de supervivencia humana, o es por un grupo que busca perturbar el futuro de la humanidad y lograr enormes ganancias?

Bueno, ahora con la exposición de las anteriores preguntas, muchos de los analistas deben de ocuparse en dar respuesta a las mismas, y hacer consciente al mundo respecto a la realidad con la que la humanidad está obligada a enfrentarse en un futuro cercano.

En primer lugar debemos manifestar que la geopolítica es un mapa del futuro del mundo. Pero debemos manifestar que muchas miradas han definido que la tercera guerra mundial, será una guerra por el agua. Pero lo que se puede concluir con el acontecimiento del brote del “coronavirus” que tiene ocupada a toda la humanidad en hacerle frente al mismo, es de que: la tercera guerra mundial es una guerra biológica, no una guerra para tener control sobre los recursos hídricos. 

Lo mejor sería que en este escrito en relación a ello plantee algunos ejemplos, un ejemplo humano, un barco de transporte de pasajeros, el cual tiene capacidad hasta para un promedio de 100 personas; el barco está navegando sobre el mar pero, de repente las personas se dan cuenta de que el barco esta averiado. En este barco hay dos botes, los cuales tienen capacidad hasta un promedio de 5 personas. Por tal motivo entre estas 100 personas se subirán al bote aquellos que tengan más poder respecto al resto de pasajeros, de esta forma un promedio de 10 personas se salvaran y 90 personas serán sacrificadas. Esto indica que naturalmente el ser humano tiene instinto de supervivencia y para su mayor supervivencia entran en competencia con el resto de los seres humanos, y de esta manera todo aquel que tenga más poder podrá permanecer más que el resto.

Presentamos otro ejemplo en relación a los animales, en un pantano nacen un promedio de 1000 sapos, pero el pantano no tiene la capacidad para albergar esta cantidad de sapos, y estos sapos que son hermanos y hermanas entre sí, llegan a la conclusión de que 500 hermanos y hermanas se coman a los otros quinientos, para que los 500 restantes hermanos y hermanas puedan sobrevivir en el pantano.

Estos dos ejemplos nos quieren indicar, que el auge del planeta Tierra en el cual nos encontramos, nos quiere anunciar, con señales, que la humanidad está en una situación de eminente peligro de supervivencia, sin que le brindemos la más mínima atención a ello, y por otro lado no hacemos ningún esfuerzo para organizar este globo terráqueo.

Pero retornando al tema principal, enfocado en la guerra biológica, que desde este momento se puede denominar como la tercera guerra mundial, presentamos y anunciamos nuevamente una alerta de peligro para todas las personas del mundo. Una amenaza que muy probablemente la humanidad no vea cerca de sus puertas. Es de recordar que hace 150 años la población del planeta Tierra era de un promedio de tres mil millones de personas, que en el año 2020 llegó a un promedio de ocho mil millones de personas. Pero en relación a esta estadística hay un punto muy importante en relación al cual no debemos de estar desatentos, y es el que tiene que ver con el hecho de que ninguna de las tres mil millones de personas que habitaron el planeta Tierra hace 150 años están ahora con nosotros, y por ende se concluye que de igual manera ninguna de las ocho mil millones de personas que hoy habitamos la Tierra estaremos presentes en el futuro, luego de pasados 150 años. Esta situación nos da a entender que los habitantes del planeta Tierra se preocupan por la Tierra durante el tiempo que están habitando la misma, luchando por como en este periodo pueden mejorar su propia situación en su competencia con los demás por ello. Pero esta búsqueda de mejor estar no es una señal de mejora en el estado del globo terráqueo sino de una mejora en la vida y en el lujo que los seres humanos hacen de la vida, llevando el ecosistema de la Tierra a la destrucción.

Es apropiado mirar hacia atrás en el pasado de la humanidad, para expresar el desastre del nuevo milenio. La Primera Guerra Mundial aconteció entre enero de 1914 hasta el 11 de noviembre de 1918, guerra en la cual muchos países del mundo se vieron involucrados. Cabe señalar que los números y las cifras de muertes de la Primera Guerra Mundial están de alguna manera lejos de la realidad. De esta manera se puede decir que de conformidad a las cifras establecidas el número de bajas entre los militares estuvo en un promedio de 10 millones de personas, y de igual manera el estallido de la guerra tomó la vida de un promedio de 10 millones de civiles. Pero la Segunda Guerra Mundial, fue una guerra que empezó desde el año 1939 y continuó hasta el año 1945. Esta guerra tuvo un promedio de 50 millones de víctimas y ochenta millones de conformidad a otras investigaciones, y ha sido la guerra más sangrienta en la historia de la humanidad, en la cual un promedio del 2.5% de la humanidad perdió su vida. De las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, entre 38 y 55 millones eran civiles y el resto eran militares.

Los puntos en común entre la Primera y la Segunda Guerra mundial, fueron que algunos países buscaban expandir sus territorios y asegurar su supervivencia, y en segundo lugar que, usaban armas químicas y en últimas hasta utilizaron bombas nucleares.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los científicos manifestaron que si la humanidad usase bombas atómicas en la próxima guerra, sería imposible para la humanidad continuar habitando la Tierra, debido a la magnitud de la destrucción que iría a sufrir el planeta Tierra y las condiciones en que quedaría el hombre, por lo cual las potencias mundiales estuvieron en la búsqueda de otro lugar en el cual poder vivir, para que en caso tal de que la Tierra sea destruida, estos puedan tener un lugar apropiado hacia el cual poder trasladar una parte de la población, que el resultado de ello fue la invención de una nave espacial para explorar los demás planetas, si hay señales de vida en otros planetas, para trasladar a la raza humana después de la destrucción de la Tierra, para continuar la supervivencia humana en los mismos, ejercicio en el que se encuentran países como Estados Unidos, Rusia y China que están en búsqueda de encontrar su  salvación.

Pero hoy en día nos encontramos con otro escenario, un escenario que indica que no hay vida en otro planeta, en el cual el ser humano pueda habitar, y erigir la continuación de su vida en el mismo. En ese momento las centrales de pensamiento de las potencias mundiales se sentaron para idear la manera de asegurar la supervivencia del hombre sobre el planeta Tierra e idearon el escenario para reducir la población mundial “muerte silenciosa” sin que haya necesidad de tan siquiera disparar un solo proyectil; lo que se puede ver en los acontecimientos actuales. En otras palabras muchas de las personalidades poderosas del mundo están en búsqueda de preservar el planeta Tierra para ellos mismos, y en relación a este asunto hacen uso de mochos de los científicos del mundo para, reducir la población del planeta Tierra, de manera inclusiva poder reducir la población mundial, no que una parte de la población mundial se reduzca y la otra aumente, No, Sino de manera inclusiva. Porque estos entendieron que el planeta Tierra no tiene la capacidad para sostener 8 mil millones de personas y esta población debe llevarse a la mitad y puedan salvar la Tierra de la destrucción; que quizás el uso de enfermedades infecciosas como armas biológicas es la única solución según estos poderosos para reducir la población del planeta, sin percatarse del hecho que la propagación general de esta enfermedad puede llevar a la humanidad a la destrucción, cuando realmente existe una conexión entre la vida de todos los humanos en la Tierra y la naturaleza en la que vivimos.


Para concluir debemos decir, que si la situación continúa de la misma manera, el coronavirus representará un serio desafío para la humanidad. De manera tal que la situación económica, política y social de todos los países se verá interrumpida, y los demás países no podrán controlar esto, y este virus se extenderá por todo el planeta Tierra y dejará sus efectos en los cuerpos de los habitantes de la Tierra (durará en el cuerpo humano), de manera que podríamos decir, si no nos ocupamos en encontrar la cura para esta enfermedad, la catástrofe del siglo estará en manos del hombre mismo para destruir al mismo hombre; y un promedio del 50 por ciento de la población del planeta Tierra se verá sacrificada, y el resto que puedan sobrevivir permanecerán con los efectos de esta enfermedad en sus cuerpos, mientras vivan. Pero si hay la posibilidad de que inicie una tercera guerra mundial con el uso de armas bilógicas, debemos saber que un número muy reducido de la población mundial sobrevivirá, y los que sobreviran serán aquellas mismas personas que iniciaron ésta guerra del milenio en el planeta Tierra.

Por lo tanto la humanidad podrá destruir y controlar este virus, en el momento en que ayuden los poseedores a los desposeídos y los conocedores a los ignorantes, hasta poder detener la tercera guerra mundial: “la guerra biológica”.

Código para noticias 462

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
7 + 2 =