publicado el: 19 abril 2020 - 23:51
Los dibujos de Elena

SP - Estaba pensando en porqué a nosotros, los adultos, nos cuesta reemplazar las cosas, tan fácil como lo hacen los niños y porqué cuando crecemos más, nos atrapamos en nuestros dolores y sufrimientos.

Puse la alarma de mi teléfono a las 4 de la tarde en punto y me acosté en la cama.

Tengo que estar frente a la clase de pintura de mi hija a las 5 para recogerla y  traerla a casa.

Recién estaba a punto de dormir cuando sonó la alarma.

Quería cortarla y volver a dormir, pero no tuve más remedio que levantarme de la cama e irme.

Apenas alcancé con mi mano el teléfono móvil y apagué la alarma.

Me desperté a la fuerza, desearía que mi esposa llamara ahora y dijera que iría a llevar a Elena.

Pero no...

Sabía que tenía una reunión y definitivamente no ha terminado hasta ahora.

Encendí la cafetera de inmediato, para que estuviera preparada y caliente mientras me vestía.

Bebí dos sorbos de café muy rápido y salí de casa;

Mientras caminaba por las calles de la ciudad vi a la madre de una de las amigas de Elena y comenzamos a hablar.

Al igual que Elena, su hija ha estado muy interesada en la pintura desde que era niña, y ahora que tiene 8 años, ha progresado mucho. Es por esto que le cae tan bien a Elena.

Elena es la persona más querida que tenemos en nuestras vidas. Su padre y yo hicimos todo lo posible para hacer crecer sus talentos y llevarle a avanzar en el arte para que ella pudiera lograr lo que quisiera.

Cuando llegue frente a la clase, los niños acababan de salir. Elena sonrió cuando me vio y rápidamente se arrojó a mis brazos. En ese momento sonó mi celular.

Era Javier, el papá de Elena, mi amado esposo:

- ¿Hola! ¿Cómo estás?

- Gracias. ¿Cómo estás?

- Estoy genial... firmé un muy buen contrato, prepárate, iré a recogeros en dos horas para celebrar esta noche.

Elena preguntó con placer: “Mamá, ¿qué dijo papá?”

Me reí y dije: “¿Cómo sabías que era papá?”

Ella se rió y dijo que solo lo adivinó.

Ella se puso tan feliz cuando le conté la historia. Regresamos a casa muy rápido y nos preparamos.

Los tres pasamos muy bien esa linda noche, pero la pregunta de Elena me mantuvo despierta toda la noche.

Ella me preguntó si conocía a una reconocida mujer que era pintora y si había visto alguna de sus obras.

Yo la conocía poco, pero, había visto sus pinturas, e incluso sabía que tenía muchos admiradores, y muchas personas se inspiraron en sus pinturas, pero no sabía lo suficiente sobre ella para explicarle bien a Elena.

Por la noche, antes de acostarme, mientras yacía en la cama, hice una breve búsqueda sobre ella.

Javier y yo hemos estado juntos con todo el amor y la pasión desde que nos conocimos, y con el nacimiento de Elena, miles de veces más de esperanza y alegría ha llegado a nuestras vidas.

Pero al leer la historia de la vida de esta artista, sentí lo duro y cruel que puede ser el mundo.

Una niña que resulta herida en un accidente y pierde su capacidad de convertirse en una madre.

Las pinturas representaban su propio útero y corazón... con sus pinturas ella describió sus dolores y sus sufrimientos también... Tenía una capacidad sin igual para transmitir sus sentimientos y estados de ánimo a sus espectadores, y este es una de las características más importantes de estaa pintora… Ella solía mostrar sus autorretratos a muchos amantes del arte.

Y tal vez el daño psicológico que tuvo en su vida la llevó a un punto de permitir a otros hombres llegar a su vida a pesar de estar en un matrimonio...

Seguí imaginando a Elena en mi mente pensando en sus pinturas que no representan ningún daño y solo reflejaban la alegría y la dulzura de una niña que siempre estuvo bajo la protección de sus padres; pero Elena, a medida que vaya creciendo, un día definitivamente estará fuera de nuestra protección.

Estaba preocupada, a la mañana siguiente empecé a revisar qué pinturas ha estado pintando Elena hasta ahora.

De repente recordé el día que su muñeca preferida cayó a la calle y fue arruinada y destrozada por un carro. Ese fue el peor día de la vida de mi hija... Fue como si hubiera perdido el elemento más importante de su vida, y esto la llevó a dibujar por un tiempo, algunas pinturas tristes que mostraban su duelo.

Pensé en lo miserable que somos los seres humanos.

Pero, también recordé que Elena reemplazó su muñeca con otras cosas, e incluso con el paso del tiempo su apego a las muñecas en general disminuyó... Fue como si se diera cuenta de que eran cosas mortales y perecederas.

Estaba pensando en porqué a nosotros, los adultos, nos cuesta reemplazar las cosas, tan fácil como lo hacen los niños y porqué cuando crecemos más, nos atrapamos en nuestros dolores y sufrimientos.

No quiero que mi hija, como lo experimenté yo o lo experimentaron muchas de las personas que conocemos, pierda su esperanza en el poder que es capaz de protegernos de todo. No quiero que ella se sienta perdida en este mundo. No quiero que los dolores le impidan seguir adelante.

Creo que ha existido un propósito para cada uno de estos eventos, sufrimientos y pérdidas que experimentamos en nuestras vidas, y tal vez el propósito es acercarnos a los valores que son muy importantes y que pueden ser la razón de nuestra vida.

Cuando Elena se levante, definitivamente le diré que tiene un Dios que organiza todas las cosas buenas y malas para que esté más cerca de ella.

Código para noticias 473

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 1 =