Me quedaré contigo

La Dama Jadiya amaba a un hombre que quería llenar todo el mundo de justicia... Un hombre cuyo deber era destruir la opresión en el mundo...

El calor era tan intenso que molestaba a cualquier ser vivo.

Tranquilamente y con dignidad caminaba entre las cargas que había preparado para su nuevo negocio, cuando de repente vio a un joven que se había vuelto letárgico debido al calor extremo, entonces ella rápidamente ordenó que le dieran agua y lo llevaran a la sombra.

Le ordenó a uno de sus sirvientes que reuniera a todos bajo la sombra y les pidió que hicieran unas bebidas para que se recuperaran y después de un rato continuaran con su trabajo.

A medio camino hacia la casa, vio a una mujer que había visto a la caravana de Jadiya y lo que había pasado entre ellos. Ella también era una de las mujeres ricas de la ciudad.

Por supuesto, la digna Dama Jadiya había ganado y expandido su riqueza sólo a través del trabajo duro y con mucho esfuerzo, y no dudaba nunca en ayudar a los demás... Era como si cuanto más ayudaba a los pobres, más y más su riqueza crecía.

La mujer con una cara enojada se acercó a la Dama Jadiya…

La Dama Jadiya la conocía...

Código para noticias 551

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 2 =