El ayuno y la paciencia (Parte II)

ID - En la parte anterior, hablamos sobre la relación entre el ayuno y la paciencia y respondimos la primera pregunta común sobre esta relación. Ahora, continuamos hablando sobre este tema.

Anteriormente mencionábamos que cada vez cuando hablamos acerca de la relación entre los dos conceptos de "ayuno" y "paciencia", nos enfrentamos a dos preguntas fundamentales:

¿Cómo se puede soportar la dificultad del ayuno?

¿Qué efecto tiene el ayuno en el aumento del poder de la tolerancia humana?

Respondimos la primera pregunta en el artículo anterior. Y ahora, la respuesta a la segunda pregunta:

La segunda pregunta era,

¿Qué efecto tiene el ayuno en el aumento del poder de la tolerancia humana?

Ahora les explicaremos dos de sus efectos:

Uno: Ayunar Es una Práctica de Paciencia

Quien puede controlar las necesidades naturales básicas de sí mismo es decir como comer, beber y mantener relaciones sexuales, puede tolerar otro tipo de privaciones que ocurren en la vida. La persona en ayunas soporta dificultades voluntarias para que sea fuerte cuando surgen dificultades involuntariamente como un atleta preparándose haciendo ejercicios intensivos para enfrentar a su rival.

En el Sagrado Corán, se recomiendan la paciencia y la oración; en algunas narraciones la paciencia se interpreta como el ayuno, lo que indica la importancia del papel del ayuno para aumentar la paciencia. El Gran Profeta (que la Paz y las bendiciones de Alá sean con él y sus descendientes) cada vez que algo lo molestaba, buscaba ayuda del ayuno y la oración.

Esto es el efecto de la paciencia en las adversidades y dificultades; además, el ayuno fortalece la paciencia en otros dos tipos, a saber, la paciencia fortalece en obedecer otros deberes divinos. Por lo tanto, se puede entender la relación bidireccional entre el ayuno y la paciencia: por un lado, el ayuno requiere paciencia y perseverancia, y por otro lado, uno de los frutos del ayuno es fortalecer la paciencia y la tolerancia.

Dos: el Ayuno Es una Forma Especial de Comunicarse Con Dios

El ayuno, como una acción de adoración, es un medio para acercarse a Dios y comunicarse con Él. Además, la persona que ayuna no solo se evita acciones que son licitas (Halal) durante el día, sino que también trata de evitar todo tipo de  acciones que sean desaconsejables o prohibidas (Haram). Junto a estos dos, no se debe ignorar la situación especial del mes sagrado de Ramadán, que se ha nombrado el mes de la paciencia. Este mes es un mes en que las acciones más simples, como respirar o dormir, se consideran como adoración. Todo esto muestra que la comunicación con Dios a través del ayuno, durante el mes sagrado de Ramadán, es una comunicación profunda y fuerte, pues sin duda, quien se comunica con Dios de esta manera puede soportar cualquier dificultad fácilmente. Debido a que se vincula un poder limitado a la fuente de poder infinito, aumentará su capacidad de soportar cualquier problema. Él ayunante cree en que Dios lo ve, oye su voz y lo protege. ¿Qué mejor manera de elevar la capacidad de enfrentar las dificultades ya que el ser humano puede verse apoyado por los más altos poderes?

Código para noticias 645

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 15 =