La importancia de la transmisión del conocimiento por el Imam Sadiq (P)

SP - En la tradición islámica nos encontramos con innumerables narraciones que nos exhortan a la transmisión del conocimiento.

Cuando realizamos una revisión de las fuentes del conocimiento islámico (el Sagrado Corán y la tradición profética), nos encontramos que entre las recomendaciones más importantes y más relevantes para la Ummah islámica, está el ejercicio de la transmisión del conocimiento; teniendo como señal de ello el primer evento de la misión profética, en el cual el Ángel Gabriel (la paz de Dios sea con él) le pide al profeta Muhammad (la bendición de Dios sea con él y la Gente de Su Casa) que lea lo escrito sobre un texto; sumado a que el mismo hecho en sí encierra la transmisión del conocimiento, pudiendo decir entonces que la religión del Islam se mueve absolutamente en torno a la transmisión del conocimiento.

En la tradición islámica nos encontramos con innumerables narraciones que nos exhortan a tan honorable labor:

Dijo el Mensajero de Dios (P):

A quien es preguntado sobre un conocimiento que domina y lo

esconde, le serán colocadas bridas de fuego. (Aquéllos que saben lo que

un hombre consternado debiera hacer y tienen la capacidad de

orientarle de forma que cambie el rumbo de su vida, si aún así hacen

silencio habrán cometido un gran pecado).

Iznâ ‘Ashariiah. P.11.

Dijo el Mensajero de Dios (P):

El Corán es un ofrecimiento de Dios, así pues, aprended de Su

ofrecimiento todo lo que puedan.

Bihâr Al-Anwâr, t.92, p.19.

Dijo el Mensajero de Dios (P):

Por cierto que entre aquellos hechos y buenas acciones que

alcanzan al creyente después de su muerte están: un conocimiento que

haya aprendido y difundido, un hijo probo que haya dejado, y un

Corán que haya dejado como herencia.

Sunan Ibn Mâyah, t.1, p.88.

Narró ‘Abdussalâm que escuchó al Imam Ar-Ridâ (‘Alî Ibn

Mûsâ, con él sea la paz) decir:

Que Dios se compadezca de un siervo que haya vivificado nuestros

asuntos. Le dije: ¿Y cómo vivifica vuestros asuntos? El inmaculado Imam Respondió (P):

Aprende nuestros conocimientos y enseñalos a la gente, que por cierto

 si la gente conociera las bondades de nuestras palabras nos

seguiría.

Ma‘ânî Al-Ajbâr, p.180.

Y toda esta lógica celestial se ha transmitido desde el profeta Adán (la paz de Dios sea con él, hasta nuestro querido y amado profeta Muhammad (la bendición de Dios sea con él y su familia purificada), llegando en plenitud a los 12 Imames de la buena guía (la paz de Dios sea con ellos).

De conformidad a la teología islámica, y realizando una revisión de la historia, se puede confirmar que las funciones de los 12 imames de la buena Guía nunca variaron, siempre fueron las mismas, al igual que sus posiciones inmaculadas, pero por factores sociales y de realidad de las épocas en las que se desarrolló su misión divina, cada uno de estos tuvo un tipo de desempeño especial en alguna de estas funciones (aclarar los conceptos del Sagrado Corán y solucionar sus complejidades; aclarar las normas de la ley islámica; evitar cualquier tipo de desviación; responder a las preguntas doctrinales y sobre religión; educar a los individuos de la sociedad mediante sus palabras y accionar; establecer la equidad, la justicia y la seguridad publica en la sociedad islámica; la defensa de las fronteras y las riquezas del Islam frente a los enemigos; etc.), claro está, nunca dejando de lado el resto de sus obligaciones. Es ahí cuando nos encontramos en la historia de estas doce iluminadas vidas, en relación a la transmisión del conocimiento, con nuestro querido y amado Imam Sadiq (la paz de Dios sea con él).

Después del fallecimiento del Profeta (PBD), aunque el califato fue usurpado por otras personas, los compañeros del Profeta (PBD), incluso los califas se referían al Imam Alí (la paz de Dios sea con él) para resolver cuestiones religiosas. Luego del martirio del Imam Alí (P), los oponentes de Ahlul-Bait (P) crearon una brecha entre la gente y los Imames infalibles (P). Ellos empezaron a fabricar narraciones falsas para justificar sus hechos; y así fue que se hizo difícil distinguir entre los hadices auténticos y los fabricados.

Se puede afirmar, que a partir del año 40 de la hégira, nadie conocía las verdaderas enseñanzas del Islam">Islam a excepción de pocas personas como los íntimos compañeros de los Imames (P). Sin embargo, durante el Imamato del Imam Baqir (la paz de Dios sea con él) y del Imam Sadiq (P), se creó un ambiente idóneo para difundir las enseñanzas de Ahlul-Bait (la paz de Dios sea con ellos), y fue en el mismo período que la jurisprudencia shiíta floreció entre los musulmanes. 

Las narraciones transmitidas del Imam Sadiq (P) constituyen una gran colección en diversos temas de la Jurisprudencia islámica y la Teología; y es por lo tanto que la Escuela Shi'a se llama la Escuela Ya'fari. Ibn Hayar al-Haisami escribio al respecto: "La gente narraba tanto de su conocimiento, que su fama llegó a todas las ciudades. Incluso, los grandes líderes sunitas como Malik Ibn Anas y Abu Hanifa narraban hadices de él".  En comparación con los otros Imames Infalibles (P), el Imam Sadiq (P) tuvo una mejor oportunidad para educar alumnos. El número de sus discípulos alcanzó a ser de 4.000 personas, y la mayoría de los hadices que están disponibles actualmente en la Escuela Shiíta, se han trasmitido de él.

Imam Sadiq (P):

“Mi Hadiz es el Hadiz de mi padre, el Hadiz de mi padre es el Hadiz de mi abuelo, el Hadiz de mi abuelo es el Hadiz de su padre, el Hadiz de su padre es el Hadiz de ‘Alî Ibn Abî Tâlib, el Hadiz de ‘Alî es el Hadiz del Mensajero de Allah, y el Hadiz del Mensajero de Allah es palabra de Allah, Poderoso e Imponente.”

Biharul Anwar, tomo 2, pág. 178, Hadiz: 28.

Abdulhakim Aguilar

Código para noticias 698

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 0 =