Aceptación de la sucesión por octavo Imam (P) (Parte III)

Islamaldia - Como dijimos en la parte anterior, el Imam Reza (P) aceptó obligatoriamente ser el sucesor de Mamun bajo una serie de condiciones. Pero, este hecho tuvo consecuencias que revisaremos en el presente artículo.

Lo que sigue son las consecuencias de la sucesión, en resumen:

1. Realización objetiva ignorando el gobierno

Al negarse aceptar el califato y luego ser sucesor y finalmente al imponer condiciones para no interferir en ningún trabajo gubernamental, el Imam (P) demostró que no quería gobernar y por ello dijo: "Este gobierno para mí no tiene ningún valor más que de estos zapatos rotos."

2. Visualización práctica del ascetismo por encima de las manifestaciones materiales del mundo

Uno de los puntos de Mamun era infectar al Imam con los placeres terrenales y así difamar anunciando a los demás que el ascetismo de los Imames y su vida simple y espiritual fue por la falta de propiedades y si ellos también tienen el poder como cortesanos y la vida lejos del pueblo, vivirán también como los califas y cortesanos.

Pero lo que estaba haciendo el Imam, les mostró lo contrario. Por ejemplo, aunque el Imam había venido de un largo viaje en muestra de protesta contra el gobierno de Mamun no llevó a su familia. Eso además demostraba su insatisfacción con este viaje, fue una especie de ascetismo y lucha con el alma. Por otro lado, el Imam ayunaba la mayoría de los días frente a esos manteles coloridos que estaban extendidos por Mamun. Cada vez que se extendía un mantel, el Imam pedía un plato vacío y seleccionaba la mejor comida puesta en el mantel, indicando que se lo debía dar a los pobres, y el Imam después de dárselo a los pobres solo comía un poco de lo que sobraba en el mantel junto a ellos. Por otro lado, el Imam dio todos los regalos de los abasíes a los pobres y necesitados y no usó ninguno de ellos. La gente comparaba este noble comportamiento con el de los califas y decía que este comportamiento era similar al comportamiento del Profeta, y el Imam era el preferido como sucesor del Profeta, y esto era algo muy malo para Mamun.

3. Teniendo la honestidad y fidelidad al pacto incluso contra el enemigo

El Imam, como el Profeta (P), mantenía su pacto con los politeístas mientras ellos no lo traicionarían, el infalible Imam ni siquiera traicionó a alguien que sabía que sería su asesino en un futuro.

4. Utilizando todas las oportunidades para explicar las realidades de la religión

Mamun desconocía sobre la profundidad del conocimiento y sabiduría del Imam. Por esta razón, decidió invitar a los grandes eruditos de la época, tanto musulmanes como no musulmanes, para tener un debate con el Imam. Con esta acción pensaba que podía desprestigiar al Imam desde un punto de vista científico y reducir su valor ante la gente. Sin duda alguna, esta invitación fue para probar y demostrar la alta posición del Imam Reza (P) en varios temas como la ciencia. En estas reuniones, el Imam era tan fuerte en proporcionar las razones y su gran conocimiento, que estos eruditos aceptaban su sabiduría, se rendieron ante él y abrazaban el islam, y al fin Mamun no tuvo más remedio que confesar la superioridad y perfección del Imam.

Sensación de peligro de Mamun ante la popularidad del Imam

La oración de Eid al-Fitr y la oración de la Lluvia fueron dos puntos muy importantes que ocurrieron durante la sucesión del Imam Reza (P). Viendo Mamun que el Imam no quería interferir en diferentes asuntos, le pidió que realizara la oración de Eid al-Fitr, porque eso era una orden del gobierno, y así podía mostrar al Imam dentro del gobierno.

Al principio, el Imam se lo negó, pero después de mucha insistencia de Mamun, el Imam lo aceptó, pero con una condición dijo: "Realizaré la oración de tal manera que mi abuelo, el Mensajero de Dios (P), y el Imam Ali (P) lo realizaban”; y Mamun tuvo que aceptar.

El día del Eid, a diferencia de los califas, que cabalgaban a caballo y se iban con el ejército, él salió a pie, con su turbante diciendo Takbir. Al ver esto, los soldados se vieron obligados a dejar sus adornos, quitarse los zapatos, bajar de los caballos e ir con la gente a pie diciendo Takbir para realizar la oración fuera de la ciudad. Esta noticia llegó a Mamun. La gente estaba tan afectada que, si el Imam ordenaría un ataque a su palacio o hablaría en su contra en el sermón de la oración, la gente lo obedecería y su gobierno sería destruido.

Rápidamente, Mamun se asustó y muy pronto con el pretexto de que la vida del Imam estaba en peligro, obligó a retornar al Imam desde la mitad del camino, y pidió que la oración lo realizara otra persona. El Imam aceptó fácilmente y dijo que no quería realizar la oración desde un principio. Esta aceptación del Imam muestra que no tenía ningún interés en tomar el mandato. Por supuesto, la gente se dio cuenta de que el Imam ni siquiera tenía la autoridad para realizar una oración.

Otro tema fue la oración de la Lluvia, que según a lo narrado esta oración fue una solicitud de Mamun para que el Imam lo realizara. Mamun quería deshonrar al Imam por no ser respondidas sus suplicas y oraciones. El Imam y la gente realizaron la oración de la lluvia. Cayeron rayos y relámpagos, luego aparecieron varias nubes en el cielo, pero el Imam dijo: "Estas nubes no son para ustedes, sino para otra tierra". En reiteradas ocasiones las nubes aparecieron en el cielo y el Imam dijo que no les pertenecía. Hasta que finalmente apareció la última nube y el Imam dijo: “¡Oh gente! Esta nube fue enviada por Dios. Denle las gracias y vayan a sus casas. Esta nube estará sobre sus cabezas hasta que entren a sus casas y luego lloverá”. Después el Imam bajó del púlpito y la gente hizo caso al Imam y retornaron a sus hogares. Luego cayo una fuerte lluvia que llenó todos los desiertos, pozos y valles. La gente dijo al unísono de su voz: "Dios bendiga al hijo del Mensajero de Dios".

Esta acción del Imam aumentó el temor de Mamun y los abasidas por la posición del Imam ante la gente. Después de eso, Mamun entendió que dar la sucesión al Imam fue un grave error y dijo: "Ahora que lo hemos dado esta posición cometimos un error, y al levantarlo nos haremos destruir a nosotros mismos, ahora debemos tenerlo bajo control, y tenemos que ver la forma de derrocarlo poco a poco para que la gente vea que este cargo no se lo merece. Luego pensaremos en cómo podemos separarlo y deshacernos de él".

Finalmente, después del levantamiento abasida en Bagdad, que se opuso a Mamun, siendo una de las razones de su revuelta otorgar la sucesión al Imam Reza (P), Mamun con mucho temor y rencor asesinó al Imam envenenándolo de camino a Bagdad, para que los seguidores del Imam no se diesen cuenta de este vil crimen cometido.

Tras esto Mamun consiguió la eterna desgracia de su gobierno martirizando al noble Imam.

NM/ FE/ RN

Código para noticias 765

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 8 =