Atentado a la Libertad de Expresión

Segundopaso e Islamaldia - En un planeta con cerca de 200 países, distintas lenguas, culturas, religiones, formas de vida, maneras de ver el mundo suele ser difícil ponerse de acuerdo. Por ello, las naciones, nuestros pueblos nos hemos dotado de ciertas instituciones y acuerdos destinados a convenir algunas reglas básicas.

Una de estas reglas es la libertad de expresión, que indudablemente conlleva deberes y responsabilidades especiales, pero, que en esencia, se reconoce como un derecho humano fundamental. Esto, en virtud de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su artículo N.º 19 establece que Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Una libertad que además se reconoce en el derecho internacional de los Derechos Humanos, a través del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en su artículo 19 al señalar que nadie deberá ser molestado a causa de sus opiniones Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección” Es evidente que el ejercicio de este derecho conlleva deberes y responsabilidades y por ello se afirma que puede estar sujeta a ciertas restricciones que deben estar expresamente fijadas por ley.

En este marco de definiciones y derechos resulta también evidente que el cierre de las páginas de redes sociales de  www.segundopaso.es e islamaldia.com, específicamente Facebook e Instagram violan claramente este derecho a la libertad de expresión.

Interfiriendo en el libre ejercicio de dar a conocer las ideas y el trabajo que este portal de comunicación entrega a la comunidad de habla castellana. Segundo Paso es un medio de comunicación que se ha ganado un espacio de reconocimiento en el mundo de las comunicaciones, de la difusión de contenidos de gran variedad en el ámbito social, político, cultural, en temas de salud y religión, dirigido a un público esencialmente latinoamericano.

En el caso de Islamaldia, es una sección de SegundoPaso que dedica sus esfuerzos de comunicación a programas religiosos, sin limitarse a programas islámicos, sino que también ofrece sus páginas y creaciones a los vínculos interreligiosos, para familiarizarse y ofrecer información acerca de diferentes religiones. Una sección que nos adentra en la filosofía religiosa, especialmente en el islam.

El cierre de las páginas de Facebook y de Instagram de segundopaso.es y de islamaldia.com debe ser rechazado rotundamente, es inaceptable el uso arbitrario, que los propietarios de las plataformas donde se ubican estas redes sociales ejecutan sin mediar explicación ni razón valedera alguna. Es un atentado al libre derecho de informar, de difundir ideas que evidentemente son distintas a las de otros medios. De eso se trata la libertad de expresión, donde sea la persona que recibe la información, la que con su libre albedrio, defina la justeza de los planteamientos expresados. No puede alterarse este tránsito de emisario, mensaje y receptor simplemente porque a una empresa o a alguien en particular no le gusta o cree amenazado algún derecho, que además no se explicita cuando la página de la red social sufre alguna sanción.

Estas medidas arbitrarias requieren terminar. No las ha sufrido exclusivamente segundopaso también otros medios que difieren de la visión de mundo de aquellos, que tienen una responsabilidad también, en el mundo de las comunicaciones, al ser propietarios de plataformas donde se alojan estas redes sociales, pero se convierten en juez y parte, en censores y castigadores si así lo deciden.

Esa conducta debe cesar. Tal comportamiento abusivo va dejando cada vez menos espacios a la diversidad de opiniones, llevándonos a lo que se visualizaba como un peligro en nuestras sociedades “el pensamiento único”. Así, la cultura, la diversidad, las diferencias y nuestros estilos de vida socavan sus propios fundamentos.

Al aceptar la censura y los ataque a nuestra libertad de informar las sociedades dejan cada vez menos espacio a la diversidad de opiniones y va hacia una peligrosa unificación del pensamiento.

Así, nuestra humanidad socava sus propios fundamentos de respeto, tolerancia y libertad.

Código para noticias 784

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 8 =